Diario y Radio Universidad Chile

Año XVI, 16 de junio de 2024


Escritorio

La UDI y Carabineros

Columna de opinión por Eric Palma
Domingo 3 de mayo 2015 12:27 hrs.


Compartir en

La UDI ha organizado la campaña “No más abusos contra Carabineros”. Una campaña política de alcance nacional en que se despliega  la bancada  parlamentaria y el logo del partido. Con ello pretende constituirse en el bastión de la defensa de carabineros frente a lo que califica como “abusos” de los que son objeto.

No le bastó a la UDI con la contribución significativa a la actual crisis del sistema político, abre ahora un nuevo flanco implementando una campaña política (agenda pro carabineros) que amenaza con politizar a la institución Policial. La acción mediática “No más abusos”, puede entenderse como un intento de aminorar la estrepitosa caída de su popularidad y de su influencia sobre una parte de la población nacional, usando para ello a Carabineros de Chile. Se trataría de una burda operación destinada a generar dividendos políticos.

El uso de la voz “abusos” muestra que no ha habido una reflexión de fondo en cómo colaborar con la Institución, y por el contrario, deja patente el interés en usar los peligros a que están expuestos los uniformados para allegar agua al propio molino. En efecto, el abuso se relaciona con una conducta injusta, excesiva e impropia. La RAE lo vincula con las siguientes figuras: abuso de confianza, abuso de autoridad, abuso de fuerza, abuso de derecho ¿De cuál de estos abusos es objeto la institución policial? ¿Cuando los delincuentes atacan a carabineros incurren en abusos? ¿A quién pretende amedrentar la UDI para que deje de abusar del personal policial? ¿Esconde la campaña de la UDI una crítica a las instituciones de las cuales depende Carabineros? ¿De ser así, no sería esto un caso de cuestionamiento del mando civil y la instalación en el generalato de una actitud que le lleve a desconfiar de la autoridad política a la que debe subordinación? ¿O no será que todo esto es únicamente, la iniciativa de un “creativo publicista” que creyó que se podía usar a Carabineros de Chile para obtener ventajas políticas?.

Cabe tener presente que la acción de la UDI corre paralela al movimiento “No más carabineros muertos”: loable en sus objetivos, pero, plagado de lugares comunes e informaciones incompletas o derechamente erradas. La suma de ambas acciones no permite una reflexión seria sobre la política pública en materia de seguridad. Menos todavía avanzar en la comprensión de la relación entre represión estatal legítima de la delincuencia y derechos humanos.

Ha sido difícil el reencuentro de Carabineros de Chile con la población civil, pero, también ha sido exitoso: según las encuestas la policía uniformada está dentro de las instituciones confiables. La población parece distinguir entre su labor común y corriente, en que aparece apoyando el desarrollo de la vida cotidiana, de su tarea represiva como Fuerzas Especiales.

¿Cómo interpretaría la ciudadanía que el General Director se reuniera en visita protocolar con la bancada parlamentaria de la UDI, para recibir las firmas que se juntaron en esta campaña política? Es de esperar que el General Director de Carabineros entienda: 1. Que Carabineros necesita ser perseverante en la política de reencuentro con toda la sociedad civil. 2. Que la doctrina policial y las normas constitucionales le obligan a mantenerse alejados de las maniobras de los partidos políticos. 3. Que sólo perjudica a la Institución, aparecer vinculada con un partido que atraviesa una grave crisis moral y de credibilidad. 4. Que no puede retroceder en todo lo avanzado en el reencuentro con la civilidad: seria un retroceso hacerse parte de una campaña que recurre a la oscura figura del abuso. 5. Que es el afecto de la población por Carabineros de Chile como institución honesta al servicio de todo el país, de su seguridad y del Estado Democrático de Derecho, la mejor defensa de la integridad de los funcionarios policiales.

El contenido vertido en esta columna de opinión es de exclusiva responsabilidad de su autor y no refleja necesariamente la posición de Diario y Radio Universidad de Chile.