Diario y Radio Universidad Chile

Año XVI, 23 de mayo de 2024


Escritorio

La distracción perfecta


Jueves 10 de diciembre 2015 10:13 hrs.


Compartir en

Yo puedo entender   que los medios de comunicación manejen la información , haciendo que   la mayoría crea que lo más importante es la “rosca” que se armó entre barristas del Wanderito y el Colo Colo, y que lo que se ha dicho desde concejales hasta el mismísimo bailarín de cuecas, hoy senador de la República, tratando de aparecer como “ duro “en la prensa como inicio de sus campaña a la reelección y , aprovechando de paso sacar al gobernador Omar Jara del ruedo electoral, acusándolo de inoperante y ofreciéndole  las penas del infierno por su desafortunado desatino.  Sin embargo,  cuando una música suena tanto y tan fuerte, es porque algo no se quiere que se escuche.

Los lectores iniciados coincidirán conmigo que es muy raro que carabineros siempre sea un veloz y activo represor cuando los jóvenes piden derecho a la gratuidad de la educación o cuando nuestro pueblo originario exige sus tierras, sin embargo cuando unos pocos jóvenes (y algunos no tanto) se toman un estadio y la ciudad   , aquella activa fuerza represora no actúa.  Pruebas sobran : decenas de filmaciones recorren las redes; la noticia se hace internacional…Carabineros no actuó…algunos dirán en su defensa que ellos también tienen derechos y estaban en colación…

Como corolario al día siguiente del gran show en tribunales de justicia salen los barristas agarrándose  las “huevas” con la prohibición de no entrar a los estadios por dos meses. Medida suficientemente justa para algunos e injusta para  otros,  porque claramente la gran mayoría cree  que a  esos tipos debiesen  metérseles en la  cárcel, o al menos debiesen recibir castigo físico “apalearlos a lo menos”, para compensar en algún grado esa sensación de impunidad que nos refuerzan diariamente los medios de comunicación.  Pero esa mayoría que  critica y pide castigo es la misma  que vive pensando y sintiéndose   ganadora porque su equipo salió campeón,  o que es mejor porque la copa no se entregó en Valparaíso; es la misma mayoría que  no tiene idea que los que se han robado medio Chile, los que han privatizado hasta el agua, los que reciben dinero ilegal para hacer leyes, leyes que profundizan  y perpetúan su ignorancia , convirtiéndoles en pobres “ giles”,  y ninguno de ellos está preso, ninguno ha renunciado, ninguno de ellos ha sido expulsado de su partido, ninguno ha recibido castigo físico…es más, ninguno de ellos siente el menor remordimiento.

Jóvenes políticos han opinado sobre el  tema del combate de la idiotez del futbol y han argumentado diversas teorías sociológicas, incluso coincidiendo con los curas, que también opinan, para ver si con sus “acertadas y oportunas intervenciones” la gente es capaz de olvidar la cantidad de pedófilos que milita con sotana.  Y claro es fácil caer en la trampa… hay que dar crédito y admitir que  la producción es casi creíble y  hasta convincente, pero los cabos sueltos fueron muchos;  solo un botón de muestra: la primera trifulca no fue en el estadio, fue en plena plaza patrimonial de Valparaíso y no se pusieron en acción los protocolos de seguridad  (raro ¿no?).

Lo concreto  ( y triste ) es que todavía se habla que  los barristas debiesen haber sido apaleados por tal brutal acción… en fin,  los desquiciados  y tontos útiles están libres; los políticos y los empresarios corruptos también, la diferencia es que nadie habla de ellos.

Para meditar …

Jorge Bustos

El contenido vertido en esta Carta al director es de exclusiva responsabilidad de su autor y no refleja necesariamente la posición de Diario y Radio Universidad de Chile.

Envíanos tu carta al director a: radio@uchile.cl