Diario y Radio U Chile

Año XII, 6 de abril de 2020

Escritorio MENÚ

Central Neltume de Endesa: comunidades indígenas celebran retiro de proyecto

La transnacional confirmó la decisión, informando que explorarán nuevos horizontes para el establecimiento de la central. Para las comunidades de la zona, el retiro del proyecto es un triunfo, pero no se muestran conformes con la política energética que se desarrolla en Chile.

Paula Campos y Patricio López

  Jueves 31 de diciembre 2015 13:19 hrs. 





Satisfecho por la decisión de Endesa de desistir en la instalación de una central hidroeléctrica en Neltume, se manifestó el werkén del Parlamento de Koz Koz, Jorge Weke.

De acuerdo al werkén, la unidad de las comunidades organizadas en el Parlamento, además de los aportes de la sociedad civil, permitieron esta victoria ante una empresa multinacional que atenta contra la vida de quienes habitan el sector.

Por ello, reconoció estar bastante satisfechos: “Hemos ganado una batalla y, seguramente, vamos a seguir fortaleciéndonos para seguir expulsando empresas extractivas como esta, tan nociva para la vida y la población de la zona”.

Ademas, Weke denunció la inoperancia de los mecanismos de consulta a los pueblos originarios que no alcanzan los estándares adecuados, motivo por el que las comunidades se han restado de participar.

En este sentido, para el werkén del Parlamento Koz Koz, más que consultar, el Estado busca utilizar esta herramienta para ofrecer medidas de compensación o tendientes a mitigar el daño causado, lo que desnaturaliza el sentido de la consulta indígena: “Eran once comunidades, y al final quedaron nueve comunidades que no hicieron el proceso de consulta, por lo tanto era muy vergonzoso para el Estado presentar un proceso donde las comunidades no participaron activamente. También hubo otras comunidades que no quisieron participar desde un principio, porque consideraron que no habían los estándares internacionales que debiera tener la consulta”.

El werkén criticó el amparo que a su juicio provee el Estado chileno a las transnacionales que invierten en generación eléctrica, indicando que la discusión sobre la matriz energética no se está planteando para beneficiar a los pueblos, sino que para poner al aparato estatal al servicio del interes de corporativos.