Diario y Radio Universidad Chile

Año XIV, 7 de agosto de 2022

Escritorio

Los Orpis


Jueves 14 de enero 2016 18:26 hrs.


Compartir en


Jaime Orpis fue desaforado por cohecho, lavado de activos, boletas ideológicamente falsas y fraude al Fisco. Consolida así su condición de “niño símbolo” de una práctica que supera ampliamente los márgenes de aquello que nuestros especialistas jurídicos asocian a responsabilidades estrictamente individuales. Por supuesto que las hay. Pero no son únicas. Jaime Orpis es él y muchos otros.

Haciendo un parangón con la frase de Fernando Pessoa “viven en mí innumerables otros” lo ocurrido con el ex militante UDI es la demostración pública de un modo de hacer política enquistada y característica de esta falsa democracia. No es ni ha sido tal. Es una discursividad hegemónica impuesta por una elite acostumbrada a dominar los medios de producción en todas sus expresiones. Los otros Orpis se parecen a él aunque ninguno de ellos o ellas quieran reconocerlo. Menos ahora, cuando el desprecio ciudadano tiene una cabeza para el festín.

Pero necesariamente nosotros/as, los que formamos parte del equipo llamado “los carne de cañón”, debemos ver a través de Orpis a todos los de su estampa. Si usted aprecia el currículum del susodicho considere realizar su propia evaluación acerca de la intelectualidad, carrera política y vínculos de este servidor público. Aquí una síntesis: sus estudios secundarios los realizó en el connotado Colegio The Grange School, para continuar su formación universitaria en la respetadísima Pontificia Universidad Católica de Chile en un respetadísimo período: en 1981 fue presidente del Centro de Alumnos de Derecho, para al año siguiente constituirse en el flamante presidente de la Federación de Estudiantes. Un proceso formativo que tuvo sus frutos en él y en otros/as, en ese hermoso edificio resguardado por el Cristo de piedra que abre los brazos para recibirlos. Entonces, ¿dónde están los fariseos del templo?

Con el retorno a lo que ellos acordaron llamar democracia, Orpis, al igual que los otros Orpis, cambió de emprendimiento para recalar en la actividad parlamentaria, iniciando ininterrumpidamente una brillante carrera desde 1990 en adelante y que está culminando con su espléndido desempeño como doble agente funcionario de Corpesca y el Senado ¿Es posible comprender el accionar de tan notable hijo de esta patria, que tan buena formación tuvo, disociándolo de la práctica política de la Alianza, la Nueva Mayoría y sus conglomerados antecesores? Orpis se ha transformado en el embajador de un modo de hacer política sustentado en la entrega de los recursos al poder del capital, las elites y la consolidación de un país diseñado para ricos (los otros Orpis) y donde todos nosotros, la verdadera y enorme mayoría, tributa para continuar enriqueciéndolos. Eso es lo que hacemos diariamente, siendo el actual sistema de AFP el ejemplo más grosero de aquello.

¿O usted cree los Orpis están pensando en qué hacer un vez que sean jubilados? Esa preocupación es sólo nuestra; una interrogante para los financistas molestos.

El contenido vertido en esta Carta al director es de exclusiva responsabilidad de su autor y no refleja necesariamente la posición de Diario y Radio Universidad de Chile.

Envíanos tu carta al director a: radio@uchile.cl