Diario y Radio Universidad Chile

Año XVI, 12 de abril de 2024


Escritorio

La ciudadana Bachelet


Lunes 6 de junio 2016 9:01 hrs.


Compartir en

La Presidenta se ha despojado de las prebendas que pudiese otorgarle su alto cargo para presentar, como simple ciudadana, una querella en defensa de su honor y dignidad ante una injuriante publicación de la revista Que Pasa.

El hecho en sí es que dicha revista publicó un artículo basado en una escucha telefónica desechada por la Fiscalía del caso Caval, pues quedó en evidencia que su autor, el señor Juan Díaz, sabía que lo estaban escuchando y aprovechó la ocasión para tratar de involucrar a la Presidenta como beneficiada en dicho caso. Por esta razón, aquí no se trató de divulgar una verdad sino una falsedad injuriosa con la evidente intención de dañar en primera persona el prestigio de la Presidenta, dejando en el aire la sospecha que estaríamos siendo gobernados por una potencial delincuente.

Con este tipo de acciones se busca, de frentón, hacer caer en las encuestas la figura presidencial hasta tal grado que sea fácil impulsar un “golpe blando” al estilo Roussef aduciendo, por ejemplo, una supuesta incapacidad para gobernar, como es posible que ya lo estén maquinando ciertos sectores de la derecha fascista.

Se han sumado a esta campaña no pocos Tartufos de todos los pelajes que rasgan vestiduras en la fácil defensa de la libertad de expresión y de prensa.

Por otra parte, parece ser una obviedad que no es posible presentar querella alguna contra los medios de expresión porque ello implica un ataque imperdonable contra dichos medios. Ello hace que la libertad de expresión, de información y de prensa pase a ser sinónimo de libertad absoluta para injuriar, difamar o atentar contra la honra de cualquier persona sin defensa alguna, porque de inmediato ella es considerada un atentado directo contra dicha libertad de expresión.

También urbi et orbe se ha dicho, incluso editorialmente,  que la querella amedrenta a los periodistas e inhibe a los medios en el cumplimiento de su labor.

Es justo y necesario recordar aquí que hubo un tiempo en que revistas tales como APSI, Hoy y Análisis debían llevar sus ediciones antes de su salida a DINACOS, quien censuraba sin límites artículos completos, por lo que dichas publicaciones debían circular con varias de sus páginas en blanco. Sin embargo, a pesar de la represión los periodistas no se amedrentaron ni los medios dejaron de cumplir con su labor; menos los va a amedrentar una simple querella en democracia. José Carrasco Tapia no se amedrentó y por dicho atrevimiento fue vilmente asesinado por agentes del Estado; menos se van a amedrentar periodistas que no corren el riesgo de perder sus vidas en democracia. Por lo tanto, dicho argumento es exagerado y carece de veracidad.

Veamos ahora a este moderno y pobre David que es la revista Que Pasa amenazada por el Goliat presidencial. La revista Que Pasa no es una frágil publicación independiente; ella pertenece al holding COPESA, que junto con El Mercurio, medios de televisión privados y  grandes empresas editoriales forman parte del llamado cuarto poder que es, a la vez, uno de los poderes fácticos que pretenden dirigir este país desde las sombras.

A todas luces, esta fue la razón para judicializar la defensa de Michel Bachelet mediante el impopular expediente de presentar una querella contra la revista en vez de intentar solamente una defensa política, del gusto de Tartufos tales como Escalona, Correa Sutil y otros.

Todos contra la Presidenta parece ser la consigna al centrar ahora directamente en ella el canalla ataque de prensa. Por eso, ha hecho bien la NM en sacar una declaración pública de apoyo a la ciudadana Michel Bachelet.

 

Santiago, junio de 2016.

El contenido vertido en esta Carta al director es de exclusiva responsabilidad de su autor y no refleja necesariamente la posición de Diario y Radio Universidad de Chile.

Envíanos tu carta al director a: radio@uchile.cl