Diario y Radio U Chile

Año XII, 31 de marzo de 2020

Escritorio MENÚ

Las AFP y la desintegración del país

Iván Cardemil Cartas al Director |

  Viernes 19 de agosto 2016 6:52 hrs. 




Señor Director:

Lo sucedido con las AFP muestra con mayor nitidez, la presencia de dos Chile, la de los ricos y los oprimidos, como el poder se ha configurado para que unos disfruten de las riquezas de este país en desmedro de las mayorías.

En efecto se ha colocado a las FFAA. derechamente al lado de los poderosos, su pensión no se paga con el bolsillo de los uniformados sino con el fisco o sea todos nosotros, ni menos tampoco se piensa en aumentar su edad de jubilación; todavía se rigen por leyes emanadas de la Junta Militar a pesar de que fueron derrotadas por su propio pueblo; de este modo las AFP conducen hacia la desintegración del país ya que incuban el odio hacia los uniformados por sus inmensos privilegios.

Cuando se instauraron las AFP se buscaba terminar con los privilegios que existía en algunas cajas, sin embargo se instauro privilegios para las FFAA. que no son sostenibles en el tiempo y se les entrega la ingrata misión de ser gendarmes de su propio pueblo, manteniendo un modelo económico que condena a la miseria a millones de jubilados.

Las AFP vulneran hasta el derecho de propiedad, si bien se insiste en que uno es el dueño de los fondos, cumplidos los 65 años todavía tienen los fondos cautivos, ellos pueden hacer y deshacer con nuestros fondos;  nosotros que estamos acostumbrados a mirar por sobre el hombro a los hermanos peruanos, tenemos que avergonzarnos porque ellos si pueden disponer de los fondos hasta un 95 % cumplidos los 65 años.

Es evidente que con los actuales políticos no se van a lograr los cambios que desea el país, es más por unanimidad ungen al fiscal Abott quién desea la impunidad a corto plazo acompañada de una nueva ley mordaza, imponen un tribunal constitucional que bloquea la mayoría alcanzada en el parlamento, instalan en el Servel a un representante de la UDI, partido que más ha vulnerado la ley electoral, lo mismo en Televisión Nacional para acallar lo que el pueblo necesita informarse, ante estos hechos al pueblo solo le cabe anular si o sí, basta de legitimar a estos pretendidos defensores del pueblo.

El pueblo está despertando y ojala este próximo 21 de Agosto sea una demostración maciza de que a un país no se le puede burlar eternamente, ojala que la violencia no enturbie las aspiraciones de justicia, aunque es sabido que los poderosos con tal de proteger sus intereses recurren a la violencia en connivencia con quienes deben preservar el orden.