Diario y Radio U Chile

Año XII, 23 de febrero de 2020

Escritorio MENÚ

Julio Pinto Vallejos recibe el Premio Nacional de Historia 2016

El académico de la Universidad de SAntiago (USACh) fue galardonado con esta distinción por su trabajo en temas como la construcción de Estado en Chile, el movimiento obrero y popular y las crisis políticas del siglo XX. Pinto ha realizado numerosas publicaciones en publicaciones nacionales y extranjeras. “Hay una labor de rescate y de justicia histórica", señaló el historiador al explicar su obra.

Diario Uchile

  Lunes 22 de agosto 2016 20:14 hrs. 

Este lunes, el Ministerio de Educación entregó la versión 2016 del Premio Nacional de Historia, el cual recayó en el académico de la Universidad de Santiago (USACh) y doctor en Historia por la Universidad de Yale, Julio Pinto Vallejos.

Durante su trayectoria profesional y académica, Julio Pinto se ha destacado en la investigación de temas como la construcción de Estado en Chile, el estudio del movimiento obrero y popular y las crisis políticas del siglo XX.

Pinto es Bachelor of Arts con mención en Historia (1978), Master of Arts con especialidad en Historia de América Latina (1979), Master in Philosophy, con especialidades en Historia del Cono Sur; América Latina Colonial y Francia entre 1789 y 1914 (1983), además de Doctor of Philosophy, mención Historia (1991) por la Universidad de Yale.

Al referirse a su labor historiográfica, Julio Pinto sostuvo que su objetivo desde un principio fue “recuperar la historia de los sin voz”, y que no eran tomados en cuenta por la historiografía tradicional chilena, por lo mismo calificó su trabajo como “una labor de rescate y de justicia histórica”.

“Esta es una apuesta que nosotros hicimos por los años 80 de recuperar la historia de los y las sin voz, de aquellos actores que no habían tenido un reconocimiento historiográfico por no formar parte de los círculos de poder. Y nuestro deseo era ampliar la mirada hacia otros sectores de la sociedad, mayoritarios, cuyas vidas han aportado tanto o más que esos otros actores al desenvolvimiento de nuestro país. Por lo tanto, yo diría que hay una labor de rescate y de justicia histórica”.

Entre los libros que ha publicado y editado, como autor y coautor, destacan “Trabajos y rebeldías en la pampa salitrera” (1998); los cinco tomos de “Historia Contemporánea de Chile” (1999-2002) en coautoría con el también Premio Nacional de Historia Gabriel Salazar; “Revolución proletaria o querida chusma” (2001); “Cuando hicimos historia” (2005); los dos tomos de “Su revolución contra nuestra revolución” (2006 y 2008); “Desgarros y utopías en la pampa salitrera” (2007); “¿Chilenos todos? La construcción social de la nación (1810-1840)” (2009); “Luis Emilio Recabarren. Una biografía histórica” (2013); y “El orden y el bajo pueblo” (2015).

El profesor Julio Pinto se refirió además a la situación política actual que atraviesa nuestro país, en particular al proceso constituyente que se está llevando a cabo. Valoró la realización de los cabildos comunales, durante los cuales quedó sorprendido de la alta convocatoria que generaron.

Pinto, además se declaró partidario de una asamblea constituyente como mecanismo de creación de una nueva Constitución para Chile.

“A mí me pareció que la reacción que hubo a los cabildos ciudadanos fue mucho más masiva e importante de lo que yo esperaba. De hecho, yo participé de un cabildo con colegas historiadores de la USACh y de la Universidad de Chile, que fue muy provechoso (…) y me parece que hubo una mayor receptividad de parte de la sociedad a esta invitación de lo que, al menos, yo había esperado. Eso fue un síntoma positivo y del cual me congratulo (…) Ahora, mi opción personal es que yo soy partidario de una asamblea constituyente”.

El jurado que entregó el premio estuvo integrado, además de la ministra Adriana Delpiano, por el rector de la Universidad de Chile, Ennio Vivaldi; el rector de la Universidad de Playa Ancha, Patricio Sanhueza, en representación del Consejo de Rectores; Santiago Lorenzo, por la Academia Chilena de Historia; y el Premio Nacional de Historia 2014, Sergio González.