Diario y Radio Universidad Chile

Año XV, 2 de junio de 2023

Escritorio

11 de septiembre: A propósito de los 43 años


Domingo 11 de septiembre 2016 14:54 hrs.


Compartir en


Señor Director:

Para muchos fue la cuestión ideológica el primer motivo del golpe militar. De economía nada se sabía, ni Reagan ni la Thatcher lo sabían. Ellos solo iniciaron el experimento, usándonos como conejillos.

El refrán dice “por el camino se arregla la carga”.

Después de los 80 la economía agarró formas desproporcionadas, asimétricas, con resultados macros falseados y tergiversados, que con el tiempo han resultado ser el fiasco que es hoy.

Se nos habló de futuro en dictadura, no pudimos rebatir tales argumentos, hacinados como cucarachas en callejas oscuras, buscando la forma de deshacernos del dictador.

Era la versión de José Piraña y sus cuatro generales, no hubo más.

Tales argumentos los sostienen aun gente del Gobierno y la centro izquierda. La derecha como serpiente marina se parapeta en el fondo, ofreciendo masticadas para engolosinar a sus victimas, nosotros.

Todas las lacras del modelo están a la vista. Lo más grave es que la izquierda tradicional adopta el modelo como algo propio en lo ideológico, a fuerza de haberlo administrado durante 25 años. La izquierda tradicional, la centro izquierda exceptuando a la DC, ya no es tal.

¿Pueden los políticos neoliberales ser de izquierda? En esto se nos viene a la memoria la leyenda del Caballo de Troya.

Así han pasado 25 años en donde la indefinición, y ambigüedad política de la centro izquierda han quedado al descubierto. Desde esa premisa ya no hay izquierda en este país.

Se habla de una “izquierda” pero ésta no existe aun, que no se consolida, y es posible que no sea ni siquiera marxista, y menos aún tenga alguna ligazón con la clase trabajadora, lo cual parece ser el problema fundamental del resurgimiento.

La desigualdad siempre existió, sólo que en el antiguo modelo era la pobreza para todos, excepto latifundistas y terratenientes. Aunque como casta feudal su crisis empieza en los 60, al tener problemas de liquidez. Tenían sus blasones, pero poca plata, cuando era necesario reformar todo el sector agrícola, eso ellos lo vieron, solo que nunca quisieron soltar los blasones, e iniciaron la aventura del golpe.

Y si es que hoy se les amenaza el modelo, volverán a intentarlo, aunque como excusa no tendrían al comunismo, sino a la ciudadanía propiamente tal, y eso no es muy decoroso, emprenderlas contra la gente por eso de las pensiones, o lo del cobre, o la constitución. En eso de la desigualdad este modelo se asemeja a la sociedad egipcia de hace 4 mil años.

Los neoliberales de la izquierda, nos dicen que el modelo no sería objeto de críticas si este se pudiera regular, que las instituciones y las leyes, jugaran su rol.

Los analistas dicen que eso es comulgarse con ruedas de carreta, que el modelo desatado es el del capitalismo salvaje. Que está en su ADN la eliminación del Estado, y de las instituciones. Que para eso están las fundaciones y corporaciones, o sea que se corporativiza la sociedad en un ente económico. Léase la propuesta del Mineduc de acabar con la enseñanza de filosofía en las escuelas, más claro echarle agua.

Nos quitan la propiedad de pensar, y ¡esta propuesta viene de la Presidenta!…

En lo de las AFPs, se juega gran parte de la capitalización del modelo. La cúpula elitista jamás va a soltar eso, en ello descansa el pacto que hicieron con la dictadura cuando se abrió esta transición, se acaba esto, se acaba la transición. ¿Que viene después?…

El actual modelo vino como consecuencia paulatina e inevitable de la barbarie represiva desatada por la dictadura.

Es justo que más aun que los propios afectados por la dictadura, salgan hoy de su neutralidad el resto la mayoría, al constatar que también son afectados por algo que ellos consideraron que no les concernía, que también han perdido sus derechos previsionales.

Se les dijo que no era un derecho en sí, sino un ahorro; Que las pensiones eran un ahorro, que el que no ahorraba, mejor que no siguiera viviendo, así de facil.

Al final se culpa al Estado por ineficiencia, lo cual es un subterfugio pues el Estado no sigue como tal, es un mercado, y en el no existen derechos; o se compran, o se venden productos, y algunos de estos productos son las pensiones, la educación, la salud, y el país en su totalidad. Somos, o materia prima, o un producto sin IVA.

A propósito del modelo y el Estado, se podría hacer la comparación de los ex países socialistas que han devenido a economías de mercado como la nuestra, pero que ellos han adoptado el modelo de bienestar, el que antiguamente nos regía a nosotros. Si el Estado es tan ineficiente como se nos ha dicho, entonces China ni Rusia habrían superado las crisis de sus transformaciones. Éstas se han hecho ante el rígido control del Estado, que los oligarcas intentaron apoderarse del país de la mano con el capitalismo foráneo. Vano intento, muchos fueron a la cárcel, pues era ilegal intentar apoderarse de las pertenecías del Estado, un crimen, y que como tal fueron juzgados. Por lo tanto ellos siguen exitosamente desarrollándose con el antiguo modelo, el de reparto solidario de las riquezas estatales.

Eso no significa que el capitalismo sea prohibido, al contrario, China es uno de los países mas rentables medido con la vara del capitalismo, pero con el control estatal impulsado por el PC, la policía y el Ejército. Ahí no tienen cabida los neoliberales por ahora, y el país se sigue desarrollando sin estos. Eso es algo que no da que pensar acerca de como reemplazar el nefasto modelo de José Piraña….

El contenido vertido en esta Carta al director es de exclusiva responsabilidad de su autor y no refleja necesariamente la posición de Diario y Radio Universidad de Chile.

Envíanos tu carta al director a: radio@uchile.cl