Diario y Radio Universidad Chile

Año XIV, 7 de diciembre de 2022

Escritorio

Empresas violan los derechos humanos en territorio mapuche

De acuerdo a un listado dado a conocer por la Red por la Defensa de los Territorios, empresas forestales como CMPC y Celco, así como Endesa y Colbún en materia de generación de energía, con parte del grupo de compañías que “son parte de la nueva invasión y saqueo que intensifican los atropellos a los derechos humanos individuales y colectivos de quienes habitamos estos territorios, como asimismo, la depredación de la naturaleza”.

Gonzalo Castillo

  Martes 22 de noviembre 2016 19:52 hrs. 
forestales2

Compartir en

La Red por la Defensa de los Territorios dio a conocer un extenso listado en el cual plantean cuáles son las empresas que en las regiones del Bío-Bío, La Araucanía, Los Ríos y Los Lagos que mantienen conflictos territoriales y “que intensifican los atropellos a los derechos humanos individuales y colectivos de quienes habitamos estos territorios, como asimismo, la depredación de la naturaleza”.

Empresas forestales como CMPC ligada al Grupo Matte, Celco del Grupo Angelini, entre otras, son parte del grupo de empresas que genera estos impactos en la vida de las personas que habitan los territorios en los que se despliega la labor de dichas compañías.

“Los territorios donde vivimos mantienen las últimas reservas de vida, aun así continúan siendo saqueadas a favor del lucro, del extractivismo, del capital y la mercantilización de elementos de la naturaleza, indispensables para nuestra existencia”, señala la declaración realizada por el organismo, y que fue leída en una manifestación en el centro de Temuco.

Además de las empresas forestales, también se mencionan compañías del área de hidroelectricidad, salmoneras, desarrollo energético, en general que se dedican a labores extractivas de recursos naturales.

“Nuevas amenazas se asoman y otras se siguen consolidando. Proyectos mineros y gasíferos se vienen, junto con el avance de los impactos permanentes de las forestales en todo el largo y ancho del centro sur, como también sucede con la industria inmobiliaria, la industria salmonera y sus pisciculturas, los cientos de proyectos de energía, incluyendo las hidroeléctricas a diversas escalas, las termoeléctricas, los mega parques eólicos, entre otros, realidades que son parte de la nueva invasión y saqueo que intensifican los atropellos a los derechos humanos individuales y colectivos de quienes habitamos estos territorios, como asimismo, la depredación de la naturaleza”, señala el escrito.

Desde el Observatorio Ciudadano José Araya, coordinador del Programa de Ciudadanía e Interculturalidad, plantea que las empresas deberían ceñirse a los principios que Naciones Unidas ha diseñado para el cumplimiento de los DDHH, “pero lamentablemente son directrices que son voluntarias”, y que dependiendo del país y de la presión ciudadana o estatal que se haga, es cuando se respetan o no.

Araya plantea que para el caso de Chile, la legislación actual tiene serios déficits en materia de evaluación medioambiental “porque no tiene una mirada desde los DDHH, y es una institucionalidad que si bien ha sido mejorada, todavía tiene un fuerte componente de arbitrariedad política, principalmente, que favorece a las empresas”.

El integrante del Observatorio Ciudadano confirma que este tipo de empresas presenta un riesgo para los derechos humanos, así como generan la exclusión de las poblaciones locales en el desarrollo de sus proyectos.

“Aquellos proyectos tanto de inversión forestal como de inversión energética, y algunos de inversión minera (…) nosotros podemos afirmar que, efectivamente, el nivel de impacto en derechos humanos de proyectos de inversión en Chile son bastante altos, no solamente por el impacto que generan en lo que se conocen ahora como derechos de la naturaleza, donde se involucran el derecho a la tierra, el agua u otros recursos naturales, sino también en los efectos perniciosos que generan al interior de los territorios, básicamente de afectación de derechos de participación, que lo más conocido tiene que ver con la participación indígena en los proyectos, pero también hay una serie de limitaciones con la participación de la población no indígena”.

El listado completo, que forma parte de la declaración de la Red por la Defensa de los Territorios,  de empresas sindicadas como trasgresoras de los derechos humanos y la naturaleza es el siguiente:

I.-FORESTALES:

1.- CMPC – Forestal Mininco del grupo Matte con más de 750.000 hectáreas de plantaciones forestales en centro sur de Chile  /  2.- CELCO – Forestal Arauco del grupo Angelini  con más de 1.200.000 hectáreas en el centro sur de Chile / 3.- FORESTAL Bosques Cautín, miles de hectáreas en la Araucanía / 4.- MAGASA, del empresario Mario García Sabugal, con miles de hectáreas forestales en la zona cordillerana de Cunco y Melipeuco.

II.- ENERGÍA:

1.- ENDESA – ENEL, transnacional española – italiana con proyectos y centrales en todo el centro sur de Chile  / 2.- COLBÚN, del Grupo Matte, Chile, con proyectos y centrales en todo el centro sur de Chile  / 3.- RP GLOBAL, transnacional austriaca con proyectos en Curarrehue y Panguipulli / 4.- GTD Negocios, socia de la transnacional española ENHOL, con proyecto aprobado en Curarrehue, Añihuerraqui, lugar sagrado Lof Trankura  / 5.- ENACON – Manuel Madrid de Chile y Transnacional Latin America Power (LAP) transnacional con capitales del multimillonario brasileño Andre Esteves y capitales estadounidenses, con diversos proyectos en Melipeuco, Cunco y Freire, incluyendo el lugar sagrado Truful Truful /  6.- Electro Austral – Agua viva del empresario Isidoro Quiroga con proyecto hidroeléctrico en Collipulli / 7.- Salto de Los Andes, con capitales españoles y proyecto hidroeléctrico en lugar sagrado Karilafken, comunas Freire y Pitrufquén / 8.- RAKUN SPA con capitales chileno-canadienses y proyecto aprobado termoeléctrica biomasa en Freire / 9.- Hidroeléctrica Doña Alicia S.A, de capitales españoles, con proyecto aprobado sobre río Cautín, comuna Curacautín / 10.- Energía Llaima – Hueñivales de los empresarios Juan Claro y Said  con proyecto hidroeléctrico sobre río Cautín, comuna Curacautín / 11.-  CONPAX y sus intentos hidroeléctricos en Cunco / 12.- Comasa, termoeléctricas en comuna Lautaro  / 12.-Y las diversas empresas con mega parques eólicos, entre ellas Consorcio eólico-Relmu Spa, Endesa, Los Trigales spa, Piñon Blanco spa, San Gabriel Spa, Ener-Renova (español),  que hoy invaden diversas zonas de la Región como Collipulli, Renaico, Ercilla, entre otras.

III.- ACUÍCOLAS – PISCICULTURAS SALMONERAS:

Novatec S.A., Aquasmolt Limitada, Landcatch Chile Sa, Captren S.A., Aquasur Fisheries Soc., Troutlodge Chile S.A., Los Fiordos (Agrusuper – SUPER SALÓN) Limitada., River Salmon S.A., Cultivos Marinos Chiloé S.A.,  Compañia Salmonifera Dalcahue Limitada, Salmones Antártica S.A, Inversiones Aqua Spa, Salmones Bio Bio S,A., Invertec Pesquera Mar DE Chiloé, Aquachile S.A., Marine Harvest Chile S.A, Salmones Multiexport S.A., Salmones Multiexport Ltda., Gentec S.A.; Y Trusal, entre varias otras que mantienen más de 80 centros de pisciculturas en la Araucanía y varias son parte de la grave contaminación en la Región de Los Lagos – Chiloé.

La misma Red dio a conocer la situación de otras regiones, en las cuales también se ha verificado la trasgresión a los derechos humanos y la naturaleza.

Región del Bio Bio:

El Conflicto del mega proyecto Octopus y sus derivados que involucra refinerías, gaseoductos, puertos, termoeléctricas, etc. Y que afecta  a varias comunas como Tomé, Lirquén, Penco, Bulnes, entre otras. También la situación en río Ñuble, San Fabián de Alico y la amenaza hidroeléctrica de Puntilla que se pretende imponer.  Cañicú del Alto Bio Bio, frente a la invasión de hidroeléctricas de Blanco Spa de los empresarios Esquerré y Matthei. Tirúa y Arauco con graves conflictos causados por las  empresas forestales. Cobquecura y varias otras zonas del Bio Bio bajo el asedio de Pisciculturas de la industria salmonera, como los de la empresa del grupo Stengel.

Región de Los Ríos y Los Lagos:

Las amenazas hidroeléctricas en Panguipulli como: Neltume de la transnacional Endesa.  En Tranguil, la transnacional austriaca RP Global. En Río Bueno – Pilmaiken y la amenaza hidroeléctrica de la empresa noruega STATKRAFT. Las diversas amenazas hidroeléctricas transnacionales en Rio Bueno; Maihue – Rupumeica. En San Pedro – Los Lagos, y el proyecto hidroeléctrico de la empresa Colbún. Asimismo, también se ha dado cuenta de diversos hechos causados por la depredadora industria salmonera en la Región de Los Lagos – Chiloé o las amenazas mineras en San Juan de la Costa y también en Chiloé y en este último caso, sumándose de manera activa a las exigencias del no más extractivismo en el archipiélago, respeto por la vida, la cultura, el patrimonio y las economías locales familiares y comunitarias en los territorios.

Síguenos en