Diario y Radio U Chile

Año XII, 26 de octubre de 2020

Escritorio MENÚ

Las posturas presidenciales de cara a la gratuidad universal en educación superior

El comando de Alejandro Guillier condicionó los avances de la cobertura en gratuidad al estado financiero fiscal. A raíz de eso, consultamos a los diferentes comandos de los candidatos y candidatas con más opciones de figurar en la papeleta de noviembre qué pensaban respecto de esta materia. Mientras que el programa de Sebastián Piñera plantea no seguir avanzando en gratuidad, las candidaturas del Frente Amplio lo fijan como una prioridad intransable. La DC prefiere no pronunciarse.

Martín Espinoza

  Domingo 30 de abril 2017 11:54 hrs. 
gratuidad





“Las condiciones de la gratuidad tendrán que ser examinadas en su momento, de acuerdo a la holgura del gasto fiscal y a las otras prioridades que se vayan definiendo en el conjunto de la campaña”. Con esas palabras Osvaldo Rosales, jefe del equipo programático de campaña de Alejandro Guillier, daba cuenta de cuál es la postura del candidato respecto de la gratuidad en educación.

Así, el comando de Guillier ya esclareció la postura del presidenciable del PS y los radicales respecto de la gratuidad. Pero ¿qué piensan las demás cartas a La Moneda sobre la materia?

El candidato de la oposición, Sebastián Piñera, ha señalado públicamente su postura al respecto. El exmandatario afirmó hace un mes que ningún estudiante que hoy goza de gratuidad la perderá, siempre y cuando el estudiante “cumpla con sus deberes”. Piñera ha sido crítico con el proyecto del Gobierno. A su juicio, la promesa “fue un gran engaño”, porque del 70% de cobertura que se anunció, hoy sólo existen 200 mil beneficiados con la gratuidad.

“A los demás le vamos a dar una beca que se va a acercar cada vez más al monto del arancel, y en eso llegamos a 400 mil. Al resto le vamos a dar un sistema que me parece justo, un financiamiento que la persona lo va a pagar en la medida que le vaya bien en la vida. Si le va a bien, que devuelva a la sociedad. Si le va mal, entonces no va a significar una mochila en sus espaldas. Y a los 15 años el saldo de deuda termina”, aclaró en marzo el empresario.

Raúl Figueroa, miembro del equipo de educación del candidato de Chile Vamos y director ejecutivo de la fundación Acción Educar, da cuenta de las razones por las cuales la gratuidad no avanzará en un eventual gobierno del ex Jefe de Estado. “Lo que ocurre con la gratuidad universal es que desde un punto de vista económico es inviable para las condiciones del país y, además, genera una serie de distorsiones en la calidad del sistema que hacen que no sea un mecanismo conveniente. Es importante diseñar una política que, cumpliendo con el objetivo de que las barreras económicas desaparezcan y que los jóvenes meritorios puedan acceder, se haga respetando sus posibilidades de escoger y promoviendo el máximo desarrollo de las instituciones. La gratuidad universal no es compatible con ese ideal”, señala.

Lo que importa, según Figueroa, en un buen sistema de becas y créditos para que el estudiante, mientras estudia, no tenga desembolsos que hacer. El programa de Piñera postulará que, en la medida en que el estudiante tiene ingresos futuro, vaya reembolsando lo que ha recibido.

En el Frente Amplio se parte de una base clara y absolutamente contraria: la gratuidad universal debe ser una garantía. Sebastián Depolo, coordinador de la candidatura de Beatriz Sánchez y expresidente de Revolución Democrática, no deja espacios para la interpretación. Es de la postura que consolida a la educación como un derecho social, por lo que no debe hablarse de gratuidad, ya que no se está hablando de un bien de consumo: “La construcción de la educación universal como derecho supone reformas mucho más profundas que las que se han podido implementar hasta ahora. La gratuidad universal como principio a construir y no en función del crecimiento económico de los próximos 70 años como propone este gobierno. No vamos a poder dar gratuidad pensando en cuál es la forma de financiar los aranceles. Hay que salir de la lógica de los aranceles, estamos tan mercantilizados que estamos pidiendo ‘gratis’ algo que en realidad es un derecho”.

Radio y Diario Universidad de Chile intentó contactar al equipo programático de Carolina Goic quienes, al cierre de la edición, aún no manifestaban su voluntad de esclarecer la postura de la candidata demócratacristiana respecto a la materia.

En el escenario descrito, la gratuidad pende de un hilo y su vida depende, en gran parte, de quién se haga del sillón de La Moneda.