Diario y Radio Universidad Chile

Año XVI, 21 de julio de 2024


Escritorio

Qué bueno que no soy alumna de Fernando Villegas


Jueves 22 de junio 2017 7:41 hrs.


Compartir en

Señor Director:

Leí un comentario -que no me dejó indiferente-, de una joven en un medio sobre Fernando Villegas, de Tolerancia Cero. Ella, luego de las comparecencias de Beatriz Sánchez y Sebastián Piñera, expresa algo así como qué bueno no ser alumna de Villegas.

Yo estudié en el liceo Juan Antonio Ríos, de Quinta Normal. Me acuerdo de la entonces rectora del establecimiento. Nunca saludaba a los alumnos. Las únicas veces que le dirigía la palabra a algún estudiante era para llamarle la atención. En estos casos, ella vociferaba.

Sobre mi corta experiencia en la Escuela de Derecho de la U. de Chile . En primer año, el señor Alberto Baltra impartía el curso de Economía Política. En una clase, el profesor Baltra hace una pregunta y un alumno responde y su respuesta es correcta. En otra ocasión, el señor Baltra pregunta y el mismo estudiante responde. Esta vez, la respuesta es incorrecta. El señor Baltra le dice a este alumno: parece que usted funciona con corriente alterna.

Estas dos anécdotas -la del liceo y la de la escuela de Derecho- tuvieron lugar hace mucho tiempo atrás. Pudiera pensarse que después de tantas décadas algo haya cambiado en este país en la forma de tratar a las personas y de expresarse de ellas. Pero pareciera que no.

Quien haya seguido el programa Tolerancia Cero, habrá podido advertir el trato disímil que Fernando Villegas da a algunos invitados. Él dice que se trata una crítica que viene de uno y otro lado. Él no tiene razón.

Recuerdo la visita de Daniel Jadué, el alcalde de Recoleta. En esa ocasión, Villegas se mostró molesto e incluso agresivo (llega a decirle a Matías del Río que hacía de conductor: déjame terminar, poh hueón), porque el alcalde le retrucó algunas de sus opiniones-preguntas, lo que lo sacó de sus casillas. Pero, cuando la invitada, tiempo después, fue Evelyn Matthei, la actitud de Villegas con ella fue claramente meliflua.

Cuando Beatriz Sánchez fue la invitada a Tolerancia Cero, Villegas le hizo una pregunta llena de mala leche, porque le exigió dar una cifra –no recuerdo- exacta o aproximada. Beatriz vaciló e inmediatamente él le comentó: como yo sé que no me va a poder responder…

Comparece Sebastián Piñera a Tolerancia Cero. Le toca el turno de preguntar a Villegas: Buenas noches, señor Piñera, lo que me gustaría preguntarle es cómo usted se imagina el futuro si usted es elegido presidente… O sea, una pregunta para que el candidato Piñera pudiera lucirse.

Hay un video -tengo desprecio por los estúpidos-, que recoge entrevista a Fernando Villegas acerca de un nuevo libro de términos suyo. El entrevistador lo sorprende –porque lo deja sin respuesta- cuando le pregunta si incluyó en el libro el término colusión.  Más adelante, a propósito de una reflexión de Villegas sobre la inteligencia de las personas, el entrevistador le pregunta si acaso lo que acaba de decir, “no es como un desprecio un poco por la gente”  Villegas responde: es un desprecio por los estúpidos.

Sí, la joven del comentario tiene que estar agradecida de no tenerlo como profesor. Fernando Villegas se cree, intelectualmente, mucho más de lo que es. Esto, en parte, explica sus exabruptos y desprecios. Es un mal ejemplo.

El contenido vertido en esta Carta al director es de exclusiva responsabilidad de su autor y no refleja necesariamente la posición de Diario y Radio Universidad de Chile.

Envíanos tu carta al director a: radio@uchile.cl