Diario y Radio U Chile

Año XII, 22 de septiembre de 2020

Escritorio MENÚ

Educación parvularia: la apuesta de las candidaturas presidenciales

A menos de una semana de las elecciones, revisamos las propuestas en educación de los ocho candidatos. Independiente del sector político que representan, cinco de los ocho abanderados a La Moneda enfatizan en impulsar medidas en educación inicial. Mientras que desde la sociedad civil, exigen mayor participación de las comunidades educativas y avances que educación técnico profesional.

Karina Palma

  Miércoles 15 de noviembre 2017 20:30 hrs. 





Una de las principales promesas de campaña de Michelet Bachelet en las elecciones pasadas fue generar cambios en educación. Sin embargo, las reformas impulsadas no dejaron completamente satisfecho al movimiento estudiantil.

De este modo sigue pendiente la reforma de educación superior, el proyecto de universidades estatales y la propuesta del mecanismo que reemplazará al CAE. Mientras que en materia escolar se aprobó la Ley de Nueva Educación Pública (NEP) que terminará con la municipalización de los colegios y Ley de Inclusión Escolar que pone fin al copago en las escuelas.

Dafne Concha, de la Coordinadora de Padres y Apoderados por el Derecho a la Educación (Corpade), valoró los cambios que se han realizado hasta el momento, pero advirtió que se mantiene el financiamiento por asistencia promedio y que los plazos para llevar a cabo la medida son muy extensos, ya que se plantearon hasta el 2030.

A su juicio, la gran deuda es establecer mecanismos para asegurar la participación vinculante de las comunidades. “Hasta ahora hemos discutido sobre presupuesto y financiamiento, pero pensamos que en todas las reformas hay algo con lo que estamos topando y eso tiene que ver con cómo van a participar las comunidades. Por ejemplo, nos preguntamos cómo se van a gestionar, en el nuevo escenario de la educación general, los consejos que finalmente serán los que darán cuerpo a las decisiones de los Servicios Locales”, comentó.

Sara Robles, vocera de la Asamblea Coordinadora de Estudiantes Secundarios (ACES), es crítica con las reformas actuales, ya que no cumplirían la promesa de hacer cambios estructurales al sistema. Además, indicó que siguen pendientes políticas públicas que terminen con la violencia de género en las instituciones.

“Los manuales de convivencia tienen un déficit sumamente grande porque no tipifican la violencia. También hay que avanzar en permitir que las escuelas sean capaces de elaborar sus proyectos con las comunidades educativas, que no sea una política elaborada desde la institucionalidad del Ministerio de Educación”, sostuvo.

Cristián Miquel, abogado de Educación 2020 y miembro de la plataforma Tareaspendientes.cl, dijo que existen cuatro temas que no se han resuelto en esta materia: Educación Parvularia, Justicia Educativa, que se traduce en  equidad e inclusión, Educación Técnico Profesional y el desarrollo de nuevas habilidades.

Sobre el primer punto, enfatizó en la necesidad de ampliar la cobertura. “En general, en la educación escolar y superior hay buenas cifras de cobertura, el problema es que esto no ocurre en educación preescolar. Los candidatos se refieren al tema, pero nosotros nos quedamos con gusto a poco, porque a este tema hay que ponerle cifras y plazos”.

¿Qué proponen los candidatos?

El programa de Carolina Goic, candidata de la Democracia Cristiana, enfatiza en una “Nueva formación técnico profesional”, medida que contempla garantizar el 100 por ciento de gratuidad en carreras cuatro a cinco semestres impartidas en CFT. Además, apuesta por aumentar en un 20 por ciento la cobertura para el nivel preescolar (25 mil nuevos cupos).

José Antonio Kast propone derogar la reforma actual y la Ley de Inclusión, priorizar la libertad de enseñanza y asegurar la asignatura de religión en las escuelas públicas. De igual forma, destinará los recursos de la gratuidad universitaria a la educación preescolar e impulsará una política de créditos para las instituciones públicas y privadas de la educación superior.

Mientras que entre las propuestas más concretas de Sebastián Piñera, abanderado de Chile Vamos, está aumentar a 300 los Liceos Bicentenarios, impulsados durante su administración, y crear una nueva subvención para jardines infantiles, a partir de los dos años.

Alejandro Guillier, del pacto Fuerza de la Mayoría, contempla en su programa avanzar hacia un financiamiento basal para la educación inicial, crear 400 jardines infantiles y abrir 70 mil nuevos cupos en este sector. Tanto en educación escolar como superior se apuesta por profundizar las reformas de Michelle Bachelet, avanzando principalmente en gratuidad.

Para la candidata del Frente Amplio, Beatriz Sánchez, la educación forma parte de uno de los cinco ejes fundamentales de su programa. En ese sentido, plantea modificaciones en el currículo actual y la medición de la calidad, al mismo tiempo que propone acelerar el proceso de desmunicipalización, un nuevo sistema de financiamiento basado en costos fijos (sueldo de profesores y asistentes de la educación) para los colegios, aportes basales en educación superior, avanzar hacia la gratuidad universal y condonación de las deudas educativas.

Marcos Enríquez Ominami, del Partido Progresista, también postula avanzar en gratuidad para la educación superior, sacar a los bancos del financiamiento estudiantil y mejorar la infraestructura de los liceos públicos.

Por su parte, Alejandro Navarro, del plantea una nueva Constitución que garantice este derecho. Así plantea dar prioridad a la educación inicial alcanzando el 70 por ciento de la cobertura de los niños menores de seis años. Además, de establecer la gratuidad universal en la educación superior pública en 2020.

Finalmente, el candidato del Partido Unión Patriótica (UPA), Eduardo Artés, no detalla medidas específicas, pero promete una educación pública y gratuita, asumiendo que es un derecho que se debe ser garantizado y asumido por el Estado.

Es así como para cinco de los ocho candidatos la educación inicial parece uno de los temas principales, independiente del sector político que representen. En cuanto a cambios profundos, las iniciativas carecen de planteamientos que apunten a modificaciones en esta línea.