Diario y Radio Universidad Chile

Año XVI, 23 de mayo de 2024


Escritorio

Debates televisivos


Martes 12 de diciembre 2017 17:36 hrs.


Compartir en

Señor director:

¡Cómo extraño los foros televisivos de los tiempos anteriores a la dictadura! Cuando la televisión no era comercial y estaba en manos de las universidades. Cuando los participantes tenían un tiempo asignado para exponer un tema y su tiempo era respetado escrupulosamente. Cuando el moderador se limitaba a poner el tema y no era protagonista. Cuando existía un derecho a réplica real, que se ejercía con orden y respeto. Y que para hacerlo efectivo los participantes tomaban notas que eran utilizadas posteriormente para replicar usando su propio tiempo.

Todo eso se perdió. Los debates de ahora, muy al estilo gringo, son guiados por un tipo que es contratado por el medio de difusión y que está obligado a seguir lo que llaman la “línea editorial” del medio que le paga su sueldo. El conductor pone el tema, muy acotado, y fuerza al entrevistado a decir lo que es conveniente a la línea editorial. Si el interpelado trata de poner en contexto la pregunta para luego fundamentar su respuesta, la labor del conductor será interrumpir a como dé lugar, para que la respuesta pierda coherencia y el mensaje no llegue al espectador. Mejor aún, si el contrincante del interpelado es el que interrumpe, lo deja hacer. Y para completar el cuadro, el periodista interrumpe cuando hay una explicación convincente del entrevistado diciendo “suficiente, me quedó claro”, como si importara que EL haya entendido, cuando el que realmente importa es el público.
En fin, así es como se trata de instalar en el público la idea que conviene a la línea editorial del medio.

Después del debate los medios se encargan de “analizarlo”, destacando todo lo superficial: gestos, actitudes o vestuario. Y por supuesto que tiene que haber un ganador (que siempre será quien esté de acuerdo con su línea editorial). De ese modo el color de la corbata, el número de veces que el candidato miró de frente a la cámara con cara de inteligente, etcétera, es más importante que las estupideces que este haya dicho. O que el candidato de la otra vereda haya defendido bien sus posturas.
Así es como los medios han logrado instalar durante todos estos años de post- dictadura la noción de que la política EN GENERAL es una cosa complicada, irracional, incoherente y sucia  en la que más vale no meterse. Así es como los medios de difusión han ayudado a alejar a la ciudadanía de los asuntos públicos, para que los empresarios puedan manejar el país como les plazca.

 Atentamente,

El contenido vertido en esta Carta al director es de exclusiva responsabilidad de su autor y no refleja necesariamente la posición de Diario y Radio Universidad de Chile.

Envíanos tu carta al director a: radio@uchile.cl