Diario y Radio Universidad Chile

Año XIV, 20 de mayo de 2022

Escritorio

Empresa termoeléctrica se compromete a erradicar carbón para 2030

Los distintos países del mundo están poniéndose de acuerdo en cómo se hará frente al problema del cambio climático producto de la contaminación mundial. Durante la cumbre One Planet la matriz de Engie,con filial en el norte de Chile, suscribió un acuerdo en favor del medioambiente, lo que llevó a algunos dirigentes a pensar cuáles serán los efectos reales y si es que esto no es más que una distracción de la discusión principal.

Nicolás Massai D.

  Lunes 18 de diciembre 2017 7:22 hrs. 
termoelectias-tocopilla-claudia-poo-26

El martes de esta semana se desarrolló la cumbre One Planet, instancia que reunió a más de 50 jefes de Estado; algunos de ellos tomaron medidas concretas para hacerle frente al cambio climático. Por ejemplo, las naciones europeas de Francia e Inglaterra, y en América un grupo encabezado por Canadá y México, decidieron conformar una Alianza para la Salida del Carbón y fijar para el 2030 el plazo máximo para erradicar por completo esta fuente de energía.

A esta coalición, de la que Chile no forma parte, se sumaron también algunas empresas que se propusieron una agenda interna que vaya en el mismo sentido. Fue el caso de Microsoft, Unilever, Virgin Group y otras. Lo que llamó la atención en suelo nacional, fue la incorporación de la trasnacional Engie, que en el sector del norte tiene un fuerte trabajo termoeléctrico, sobre todo en la comuna de Tocopilla.

Así lo informó Chile Sustentable, organización que se mostró optimista ante esta noticia que llegó desde París. Sara Larraín, directora de la ONG, indicó a este medio que se genera una expectativa grande, puesto que ya es conocido el tipo de trabajo que tiene esa empresa en el país.

“En el caso de Chile también es muy relevante, porque todo el parque de Engie Chile es con energía fósiles y, dentro de ellos, tienen las centrales más antiguas en Tocopilla, las unidades 11 12 13 y 14 que nosotros hace tiempo que estamos diciendo al Estado que tiene que coordinar el cierre porque tienen más de 57 años y son súper contaminantes”, dijo.

“Eso va a ser un desafío importante para Engie Chile, porque tiene una parte importante de inversionistas vinculados a las AFP, por lo tanto Engie internacional no es el dueño total, sino que tiene un porcentaje mayoritario. Ahí hay un tremendo desafío que los chilenos le digamos a las AFP que no inviertan más en carbón”, agregó Sara Larraín.

Por su parte, Fernando San Román, ex alcalde de Tocopilla y dirigente de la zona, declaró en conversación con Radio y Diario Universidad de Chile que esta es una noticia que perciben como positiva, sin embargo, afirmó que la filial en Chile no ha dicho nada hasta el momento sobre la erradicación de la generación termoeléctrica. Además, se mostró preocupado de que esta decisión tenga una letra chica, algo que sucedería si es que la compañía, en lugar de cerrar las centrales, se las venda a un tercero.

“Por lo tanto, perfectamente, esta empresa para cumplir con esa meta, puede deshacerse de sus empresas; y al no tenerlas está cumpliendo, está dejando esas unidades muy viejas y contaminantes para que la compre otra empresa que use carbón y la siga utilizando”, expresó.

El ex alcalde de Tocopilla aseguró que Engie Chile colabora todos los días para que permanezca la contaminación en la comuna, aportando con un 60 ó 70 por ciento de las emisiones totales del sector, acorde a sus datos.

En ese sentido, Fernando San Román recomendó qué es lo que debería hacer esta empresa si es que quiere ayudar realmente a tener un medio ambiente cada vez más libre de contaminación. “Lo que debería hacer la empresa es dejar de utilizar energía de este tipo, contaminante, y cambiar a otro tipo de producción”, termina.

Cabe recordar que Tocopilla es una ciudad que está declarada como zona saturada por la contaminación.

Diario y Radio Universidad de Chile intentó comunicarse con la filial de Engie en el país para consignar su visión sobre los hechos de esta nota. Hasta el cierre de esta edición no hubo respuesta.