Diario y Radio U Chile

Año X, 9 de diciembre de 2018

Escritorio

Evoluciona conciencia ambiental en chilenos

Según los resultados de la encuesta publicada este martes por el Ministerio de Medio Ambiente, los chilenos incluso estarían dispuestos a limitar algunas libertades en favor del ecosistema. Por otro lado, el ministro de la cartera, Marcelo Mena, dijo no estar seguro de la responsabilidad de la industria salmonera en los casos de marea roja.

Camilo Villa J.

  Martes 20 de febrero 2018 16:30 hrs. 
mena

Este martes se dieron a conocer los resultados de la Encuesta Nacional del Medio Ambiente 2018 que reveló que el 88 por ciento de la población en Chile cree que el cambio climático es producido, principalmente, por la actividad humana, mientras que el 93 por ciento dice estar consciente de que este fenómeno ocurre actualmente.

De acuerdo con el sondeo, el 95 por ciento de los encuestados está a favor de eliminar las bolsas plásticas y un 89 por ciento a favor de aplicar restricción a vehículos contaminantes.

Por otra parte, la contaminación del aire se mantiene como el principal problema ambiental para los chilenos, con un 32 por ciento, seguido de la basura, que se eleva hasta un 29 por ciento en el último sondeo.

Con resultados en mano, el ministro de la cartera, Marcelo Mena, mostró su satisfacción con la cada vez mayor concientización de los ciudadanos en cuanto a su relación con el ecosistema.

“Lo interesante de esta encuesta es que evidencia la evolución de algunas preocupaciones ambientales, de actitudes con respecto a los temas ambientales y de la posición de los chilenos frente a conflictos y políticas en este ámbito”, expresó la autoridad.

En ese sentido, según la encuesta el 96 por ciento de los chilenos aseveró que emprender acciones para cuidar el medio ambiente es un deber moral; el 95 por ciento está de acuerdo con que cuidar el medio ambiente puede crear nuevas fuentes de trabajo; el 94 por ciento cree que puede hacer muchas acciones concretas para cuidar el medio ambiente; el 84 por ciento que sí se deben limitar algunas libertades para el cuidado del medio ambiente; y el 78 por ciento está de acuerdo con que incorporar más vegetales y menos carne en la alimentación ayuda a cuidar el medio ambiente.

La encuesta se realizó a 7 mil 601 personas en todas las regiones del país y tiene un margen de error de 1 por ciento.

El cambio climático como excusa

Otro interesante dato que arrojó el sondeo es que el 69 por ciento de los encuestados está en desacuerdo o muy en desacuerdo con la afirmación “las empresas están haciendo el mejor esfuerzo para cuidar el medio ambiente”.

Con este dato, Radio y Diario Universidad de Chile planteó al Ministro cuál es el actuar del gobierno en relación con las empresas, sobre todo por la situación de marea roja que se vive en las regiones de Aysén y Los Lagos, donde pescadores y ecologistas sindican a las salmoneras como principales responsables del fenómeno.

Ante esto, Mena indicó que nuestro país cuenta con una Superintendencia del Medio Ambiente encargada de sancionar y fiscalizar a las empresas que incumplan las normativas vigentes, fiscalizaciones que ya se han concretado en la zona afectada.

Sin embargo el secretario de Estado, dijo no tener la certeza de que la marea roja sea un problema producido por las empresas salmoneras, sino que tiene que ver más con fenómenos globales de cambio climático.

“En el hemisferio norte no había salmonicultura y hubo una ola de marea roja intensa. Hay que seguir investigando, para eso el Instituto de Fomento Pesquero (IFOP) tiene un centro de investigación específico con respecto a la marea roja. Yo no enjuiciaría previamente a las empresas sin tener los antecedentes de si han incumplido o no, y eso lo dictamina la Superintendencia del Medio Ambiente”, afirmó.

Frente a ello, Estefanía González, vocera de Greenpeace, dijo que el aporte de la industria salmonera al desarrollo de la marea roja está comprobado científicamente. “Una cosa es hablar de que en algunos lugares puede haber marea roja de manera natural, que efectivamente ocurre, y otra es negar el impacto que tiene la industria salmonera en hacer mucho más persistente y promover el desarrollo de estas mareas rojas”, indicó.

En ese sentido, referenció una mesa redonda desarrollada en Estados Unidos el año 2003 por la Agencia de Protección Ambiental, donde se llegó al consenso científico de que la degradación de la calidad del agua debido al aumento de la contaminación por nutrientes como el fósforo y el nitrógeno –nutrientes que la industria salmonera aporta a diario- promueve el desarrollo y la persistencia de muchas floraciones algales nocivas, que terminan por producir la marea roja.

“Entonces, hoy tener eventos de floraciones algales nocivas tan agresivas, con niveles de toxicidad históricos, no están explicados solamente por elementos naturales. Los hay, claro, pero también la ciencia nos ha entregado las herramientas para poder ver que la contaminación de las aguas con los nutrientes producidos por la industria facilita el desarrollo de marea roja”.

Siguiendo esta línea, González expresó que si la gente -según el sondeo- tiene una visión tan negativa de las empresas, es justamente porque en su mayoría no se preocupan por temas medioambientales, pese a que la gente así lo exige.