Diario y Radio U Chile

Año XI, 20 de marzo de 2019

Escritorio

Por primera vez se acreditan los “vuelos de la muerte” de la dictadura

El medio digital El Dínamo tuvo acceso al testimonio de un suboficial de Ejército (r) que participó de un vuelos con destino al mar para arrojar los cuerpos vivos de militantes de izquierda.

Camilo Villa J.

  Viernes 18 de mayo 2018 19:18 hrs. 
Krassnoff

Los vuelos de la muerte no fueron un invento. Por primera vez pudo comprobarse, desde que se investigan las violaciones de derechos humanos de la dictadura militar de Augusto Pinochet, que personas vivas fueron lanzadas al mar.

El medio digital El Dínamo, tuvo acceso exclusivo al testimonio de Juan Guillermo Orellana Bustamante, suboficial en retiro del Ejército, que para fecha del Golpe de Estado ejercía como mecánico de helicópteros militares.

Fue precisamente esta función la que le permitió estar presente al momento en que los cuerpos de opositores a la dictadura eran arrojados al océano, a principios de octubre de 1973.

“Al subir a la aeronave me encontré en el piso con tres personas vivas, que estaban atadas de pies y manos y con la vista vendada. Recuerdo que los tres sujetos eran varones. El primero de estos era un señor adulto de pelo canoso, de 45 a 55 años, de contextura gruesa. La segunda persona era más joven, era de tez morena. Calculo que debió tener entre 30 y 40 años, y la tercera persona la recuerdo como de 25 a 30 años, tez morena, delgado”, se lee en su testimonio.

“Las personas iban amarradas de pies y manos y con los ojos vendados y con un pedazo de fierro amarrado a los pies, por lo que nunca escuché sus voces”, declaró el siete de agosto del 2014.

Las tres víctimas eran Ceferino Santis, Luis Norambuena y Gustavo Farías. Los victimarios: el capitán Richter Nuche, el mayor Emilio de la Mahotiere, y el brigadier Miguel Krassoff. Fue precisamente este último quien arrojó a los tres militantes de izquierda al mar.

“Quiero hacer presente que el oficial de Ejército que lanzó a las personas que se encontraban amarradas, vendadas y vivas, dentro del helicóptero, me parece que correspondería a Miguel Krassnoff”, testimonió Orellana.

Además, reconoció que él mismo estaba a cargo de abrir la puerta, mientras el capitán del Ejército lanzaba a los tres militantes de izquierda al Pacífico.

El pasado 9 de mayo, Krassnoff, De la Mahotiere y Nuche fueron sometidos a proceso como autores del secuestro calificado de Santis, Norambuena y Farías.

El ministro en visita Jaime Arancibia agregó a este delito, también como autor, a Carlos Oscar Evaristo Gregorio Mardones Díaz, quien se desempeñaba como comandante del Comando de Aviación del Ejército, en Tobalaba.