Diario y Radio U Chile

Año XI, 17 de noviembre de 2019

Escritorio

Cierre del Liceo Amunátegui: ¿una medida intencionada?

El alcalde de Santiago, Felipe Alessandri, ha avaluado en más de 300 millones de pesos las pérdidas a causa del incendio en el establecimiento, sin embargo, desde la comunidad alegan que esa cifra contempla reparaciones que debieron hacerse hace mucho tiempo, pues el siniestro fue en la sala de profesores y, la sala de profesores, no es el recinto completo.

Camilo Villa J.

  Viernes 22 de junio 2018 17:46 hrs. 
erhgreg

Luego del incendio que afectó al Liceo Miguel Luis Amunátegui el pasado sábado, el alcalde de Santiago, Felipe Alessandri, anunció el cierre del semestre y el fin del funcionamiento del establecimiento por lo que resta del 2018.

Según la máxima autoridad de la comuna, los daños en el recinto ubicado en pleno Barrio Yungay ascienden a 336 millones de pesos. Además, destacó que la sala de profesores –lugar en que comenzó el siniestro- quedó completamente destruida. Para Alessandri, el estado en que quedó el Liceo Amunátegui justifica su cierre.

Es este punto el que ha generado un conflicto entre la comunidad y la municipalidad. Fuentes del establecimiento han indicado que la cifra en que Alessandri estimó los daños del incendio no es tal, sino que es mucho menor, lo que pasa, es que dentro de los 336 millones están considerados arreglos que debieron hacerse mucho tiempo antes, como los relacionados al sistema eléctrico o a la estética.

Misma línea sigue la concejal por Santiago Centro, Rosario Carvajal, pues para ella el daño al recinto existe, sin embargo, no impide que se dejen de impartir clases. La autoridad explicó a nuestro medio que el incendio ocurrido durante la toma del liceo afectó solo a una sala, la que, evidentemente, no es la única que hay en el Amunátegui.

“Él está justificando el incendio como que aquí se quemó todo el colegio, cosa que es falso. Se quemó una sala, que debe medir como 20 metros cuadrados, y que era una sala provisoria y destinada a los profesores. Sí, es grave, condenamos los hechos, pero lo siniestrado son 20 metros cuadrados aproximadamente. Además, es un edificio que tiene varias alas que están separadas, a lo sumo se puede decir –cuando es muy extremo- que hay un ala inhabilitada, pero hay otras dos alas habilitadas”.

Un posible cierre del establecimiento conlleva necesariamente a la discusión del qué pasará con profesores, trabajadores y alumnos del liceo. En una primera instancia, el alcalde de Santiago planteó distribuir al alumnado en los distintos establecimientos de la comuna.

El problema, es que los estudiantes del Amunátegui son 779, alumnos que si se integran al resto de los colegios de Santiago Centro provocarían un colapso, pues no están dadas las condiciones estructurales para dar abasto.

El alcalde Alessandri ha dicho que son más de 40 los establecimientos educacionales en Santiago Centro para acoger a quienes pertenecían al Amunátegui, sin embargo, este liceo cuenta con cursos de séptimo a cuarto medio, los que, en la comuna, son menos de la mitad.

Alguien que curse segundo medio, no podrá irse a una escuela que solo imparta enseñanza básica, por tanto, el número de recintos que puedan acoger a los estudiantes del Amunátegui disminuye considerablemente.

Ante la presión de la comunidad del Liceo Amunátegui y algunas autoridades comunales, el alcalde se ha abierto a la posibilidad de trasladar el liceo a otro edificio, con todos sus estudiantes y trabajadores, lo que sin embargo no es seguro, por falta de presupuesto.

Ante el eventual cierre del establecimiento –que cuenta con 267 estudiantes extranjeros- el Colegio de Profesores también ha alzado la voz. Su presidente, Mario Aguilar, declaró que se opone rotundamente a esta medida, porque, además, considera que es un atentado contra la educación pública.

“Nosotros como Colegio de Profesores evidentemente nos oponemos al cierre del Liceo Amunátegui, nos parece un atentado gravísimo a la educación pública. Al defender al Liceo Amunátegui no solo defendemos a esa comunidad educativa, sino que al conjunto de la educación pública, porque si es factible cerrar así, por un simple decreto exprés, un liceo de 128 años, nos parece que entonces toda escuela pública está amenazada en este tiempo”.

Según fuentes de la comunidad, existen sospechas de que hace mucho tiempo el alcalde Alessandri quería cerrar el Liceo Amunátegui, y el incendio –que solo afectó a la sala de profesores- fue la excusa perfecta para echar a andar su plan.

Algunos sostienen, incluso, que Alessandri solo quiere dejar en su comuna los liceos de “primera categoría”, dígase el Instituto Nacional o el Liceo 1 Javiera Carrera, pues los de “segunda categoría”, como el mismo Amunátegui o el Confederación Suiza, no le retribuyen “nada”.

Pese a todos los problemas, la comunidad del Liceo Miguel Luis Amunátegui se niega a perder el edificio que los cobija, y por eso, junto a autoridades comunales, han convocado para este sábado 23 a una jornada de trabajo voluntario para limpiar y reparar el establecimiento. La cita será a las 11 de la mañana, y cuenta con el apoyo de diputados, cores, y concejales.