Diario y Radio U Chile

Año XI, 14 de octubre de 2019

Escritorio

Silvana del Valle: “Hoy vamos a demandar lo que el Estado debe a las mujeres”

En conversación con Radio Universidad de Chile, la abogada de la Red Chilena contra la violencia hacia las mujeres hizo un llamado a marchar hoy por el aborto libre, y analizó el contexto actual del feminismo en nuestro país.

Andrea Bustos C.

  Miércoles 25 de julio 2018 13:47 hrs. 
IMG_9589

“No bastan 3 causales”. Esa es la consigna con la que varios movimientos feministas están invitando a marchar esta tarde para exigir el aborto libre en nuestro país, en un recorrido que comenzará en Plaza Italia  a las 18 horas y terminará en Calle Echaurren.

En conversación con nuestra emisora, Silvana del Valle, abogada de la Red Chilena contra la violencia hacia las mujeres comentó la convocatoria invitando a todas las mujeres a marchar con ánimo y usar un pañuelo verde, que será el símbolo para “demandar al estado de Chile aquello que le debe a la vida de las mujeres”. Además, señaló que actualmente existen un atentado y una violencia institucional al no reconocer que las mujeres tienen capacidad de decidir sobre sus vidas.

La abogada también comentó que la consigna de esta marcha responde a indicar que la legislación actual es insuficiente, pues las causales para decidir un aborto deben quedar sujetas a lo que la mujer considere a la hora de decidir sobre su cuerpo.

Además, comentó que el aborto es uno de los ejes de unión entre las mujeres feministas, ya que es el “punto culmine donde el patriarcado intenta dominarnos”, y es necesario el trabajo colectivo para defenderse y lograr visibilizar que el cuerpo es propio y son las mujeres quienes deben decidir, pues aunque ahora se esté discutiendo el tema, esto no es algo nuevo en la vida de ellas, ya que por años han abortado por diversas razones que van mucho más allá de las 3 causales que hoy permite la ley.

Por otra parte, la abogada analizó el contexto actual en el que se desarrolla el feminismo y los cambios que han ido dando espacio a que el movimiento se posicione cada vez con más fuerza en nuestra sociedad, e indicó que el cambio de mentalidad de la población, y en específico de las mismas mujeres ha permitido que se exijan sus derechos.

Sin embargo, explicó que en las últimas décadas los fundamentalismos han comenzado a hacer un análisis en el cual “bajo la excusa de que un conjunto de células tiene una vida diferente y propia, la vida de las mujeres ha sido desechada”.

Aseguró que el inicio de esta arremetida conservadora se relaciona con el momento en que las mujeres comenzaron a reclamar la soberanía sobre su cuerpo, viendo así la vida de las mujeres como un territorio de conquista, es decir, cuando las mujeres decidieron exigir su derecho a ejercer su vida de forma autónoma “inmediatamente nacen estos discursos que no son antiguos, son relativamente nuevos históricamente, donde se comienza a crear una narrativa pro vida pero que cae en la incoherencia cuando los grupos pro vida no respetan la vida de las mujeres y de los que ellos defienden”.

Silvana del Valle también señaló los principios claves que debe seguir una persona para considerarse feminista, ante lo que explicó que todos los tipos de feminismo deben estar en contra de toda dominación: “Quien no esté en contra de cualquier clase de presión o dominación no tendría por qué declararse feminista, y si lo hace las feministas no tendríamos por qué considerarlo como tal”. Agregó que esto aplica para todo tipo de opresión, ya sea por género, raza, clase social u otro motivo.

También indicó que quien no considere la autonomía de las mujeres como un elemento fundamental en la forma de relacionarse con otros tampoco puede considerarse feminista, y en la misma línea comentó que existe mucho aprovechamiento político con el tema, pues muchos no quieren renunciar al patriarcado y siguen empleándolo en sus vidas, mientras tratan de quedar bien con la opinión publica auto declarándose feministas.

La abogada también explicó que el feminismo es una postura política, ya que busca “politizar todos los lugares donde existen tensiones en la vida de las mujeres en relación a los varones”, y al hacerlo es inevitable que esas resistencias se sitúen en la izquierda, al igual que el análisis de la dominación, el que también se ubica de este lado.