Diario y Radio U Chile

Año X, 16 de noviembre de 2018

Escritorio

¿Economía o Ecología?

Patrick Spencer Cartas al Director |

  Lunes 5 de noviembre 2018 11:11 hrs. 

Señor Director:

La palabra “economía” nace etimológicamente del concepto griego de “oikos” cuyo significado era “hogar” – y posteriormente “oikonomia” – que significara “administración del hogar”. La palabra “ecología”, incorpora el concepto de “oikos”, agregando “logía” – derivado del término “logos” – lo cual se traduce indirectamente en “ciencia”.

Resulta paradójico entonces, que estas dos palabras hermanas hayan nacido de un mismo concepto, siendo que hoy, parecieran asumir un rol antagónico en lo que respecta al desarrollo humano. Si la Tierra es nuestro hogar, ¿Cómo la debemos administrar? ¿Desde un punto de vista económico o ecológico?

Afortunadamente, la ciencia ha permitido vincular estas dos perspectivas de desarrollo y entregarnos una visión holística sobre esta interrogante. William Nordhaus fue uno de los recientes ganadores del Premio Nobel en Ciencias Económicas. Una de las razones por las que fue galardonado, fue por lograr crear un modelo económico que fuese capaz de cuantificar de manera efectiva los impactos medioambientales – como el cambio climático – en materia económica.

La ocurrencia de eventos climáticos extremos ha aumentado considerablemente durante los últimos años, generando pérdidas del orden de $320 billones de dólares a nivel mundial durante 2017, según el Insurance Information Institute.

Esto implica, que incluso quienes aún miran con escepticismo las problemáticas medioambientales, deben comprender que existe una dependencia inevitable entre “economía” y “ecología”. Algo que ya no trata únicamente de un tema de responsabilidad moral, sino que de supervivencia social y financiera a nivel global.

Resulta crítico entonces, reconocer esta realidad tanto en sus oportunidades como en sus amenazas, para reconciliar estos dos conceptos en pos de nuestro propio bienestar. Sólo de esa forma seremos capaces de volver a administrar de manera adecuada, este mundo que llamamos nuestro hogar.