Diario y Radio U Chile

Año XI, 18 de octubre de 2019

Escritorio

Mujeres chilenas encabezan la lista de obesidad en Sudamérica

Según el último informe elaborado por la FAO, entre otras organizaciones, el 31% de la población femenina presenta esta condición. El estudio señala además que en América Latina cerca de 250 millones de personas tienen sobrepeso, mientras que por otro lado, 39 millones padecen de hambre en la región.

Diario Uchile

  Miércoles 7 de noviembre 2018 19:05 hrs. 
1069751028

Este miércoles se dio a conocer el informe Panorama de la Seguridad Alimentaria y Nutricional en América Latina y el Caribe 2018.

En él se destaca que 39 millones de personas padecen hambre en la región, lo que aumentó en tres países a partir de 2015: Argentina, Bolivia y Venezuela.

También, el informe señala que unos 250 millones de personas tienen sobrepeso en Latinoamérica, mientras que nuestro país se encuentra encabezando la lista de naciones con mayor índice de obesidad en América Latina.

De esta forma, Chile tiene una tasa de sobrepeso de 9,3 por ciento en los niños menores de 5 años, ubicándose en el cuarto lugar sudamericano y sexto en América Latina y el Caribe.

En relación a la población adulta, el informe reveló que Chile es uno de los países con mayor obesidad en la región, con un 28 por ciento, alcanzando el segundo lugar en la lista en Sudamérica, mientras que en el caso de las mujeres el panorama es aún peor: El 31 por ciento de la población femenina presenta esta condición, encabezando el listado en la región.

Según el informe, si bien estos cambios han afectado al conjunto de la población, sus efectos más adversos los sufren los sectores más excluidos como los niños, mujeres, grupos indígenas y aquellos que viven en situación de pobreza o en áreas rurales.

Al respecto, Eve Crowley, representante de la FAO en Chile señaló que “esta es una brecha persistente asociada a múltiples factores, entre ellos, limitantes económicas. Hay que reducir esta desigualdad porque implica un deterioro en la calidad de vida y riesgo de la salud”.

Las distintas organizaciones que participaron de este informe hicieron un llamado a los países a aplicar políticas públicas que combatan la desigualdad y promuevan sistemas alimentarios saludables y sostenibles.