Diario y Radio U Chile

Año XII, 22 de febrero de 2020

Escritorio MENÚ

Testigo de asalto a profesoras de Ercilla: “Yo vi el robo, nadie me va a decir lo contrario”

El testigo es el chofer del transporte escolar, identificado con las iniciales F.R.S.S., el cual realizó la denuncia a Carabineros y aseguró que lo que ocurrido con las profesoras no fue un montaje.

Diario Uchile

  Sábado 29 de diciembre 2018 11:48 hrs. 

El robo a unas  profesoras de la Escuela Santa Rosa de Ercilla fue el principio de todo lo que ocurrió alrededor de la muerte de Camilo Catrillanca. En conversación con el diario La Tercera, el chofer del transporte escolar, identificado con las iniciales F.R.S.S., el cual llamó a Carabineros, relató lo ocurrido ese día y que efectivamente el presenció el atraco. “Yo vi el robo, y el robo es”, afirmó.

“Ese día, el furgón presentó una falla de freno cuando iba a buscar a los niños por las comunidades. Entonces, ese día no hubo clases en el colegio al que pertenecían las profesoras que fueron asaltadas. La directora me acompañó a Ercilla a buscar un maestro, el único que hay en la comuna, y como no estaba, nos devolvimos”, recordó el chofer, identificado con las iniciales F.R.S.S.

Las profesoras según relata F.R.S.S. decidieron irse a sus casas después de almorzar y los tres vehículos en los cuales se movilizaban eran un Chevrolet Sail, un Great Wall y un Nissan March. “Ellas iban a sus casas, una a Ercilla, otra a Victoria y otra a Collipulli. Cuando ellas iban dando una vueltecita por un monte que hay en el camino, porque el camino estaba muy malo, los autitos, como son más bajos, se dieron la vuelta por el montecito. Entonces, en esas partes detrás del montecito, las agarraron”, relató.

Cuando los vehículos de las profesoras se detuvieron tras el monte,   F.R.S.S.  se dio cuenta de que algo pasaba. “Me adelanté por la parte mala para llegar por el otro lado del monte. Me crucé por delante de los autos, y ahí vi cuando estaba pasando todo lo que pasó”, afirmó.

El chofer describió el robo como violento porque los atacantes estaban agresivamente echándolos abajo, a las profesoras y a los niños. “Los autos los tenían atajados adelante con unas ramas y alambres de púa. Cuando llegué al lugar traté de ir a ayudarlas, me bajé, pero obviamente vi la agresividad de las personas que andaban con unas hachas en la mano y con estas escopetas como recortadas. Hice el intento de ir allá, me gritaron ‘saca esa huevá de ahí (por su auto), conchetumadre’, y cuando me lo dicen por segunda vez, me di la vuelta y lo saqué hacia un lado, y ellos arrancaron”.

¿Si creo que fue un montaje? No. Yo, que trabajo ahí, sé cómo es esto. Ahora, que a los carabineros se les pasó la mano e hicieron cosas malas es otra cosa”, aclaró.

El chofer insistió a La Tercera que está muy seguro de lo que observó ese día y de lo ocurrido. “Hay mucha gente que opina tanta estupidez y que ni siquiera sabe lo que pasó. Yo vi a las profesoras afectadas y a los niños llorando. Yo vi el robo, nadie me va a decir lo contrario”.