Diario y Radio U Chile

Año XII, 13 de agosto de 2020

Escritorio MENÚ

Sobrecarga académica y poca atención mental: la nueva crisis universitaria en Chile

En el centro del debate ha quedado la salud mental de las y los estudiantes universitarios, luego de la aparición de un estudio que afirma que el 44 por ciento ha recibido tratamiento psicológico. Al respecto, Ana Barrera, autora de dicha investigación, aseguró a este medio que a la sobrecarga académica se le debe sumar la gran deuda que el país tiene en cuanto a la salud mental.

Eduardo Andrade

  Martes 30 de abril 2019 17:03 hrs. 





Durante todo el 2018, la psicóloga y académica de la Universidad Católica de Temuco, Ana Barrera, recogió datos sobre la salud mental de estudiantes universitarios de su casa de estudios, así como de la Universidad de Tarapacá y de Concepción.

El resultado publicado el pasado lunes, a una semana de la manifestación de los estudiantes de arquitectura de la Universidad de Chile en contra de la sobrecarga académica, fue alarmante: 44 por ciento de los universitarios han recibido tratamiento psicológico.

Para la investigadora, antes de esta Primera Encuesta de Salud Mental Universitaria, solo existían estudios en universidades específicas, pero hoy el tema ha vuelto al centro del debate gracias a la protesta antes mencionada. Su encuesta, aseguró, es un reflejo del nivel de asesoría psicológica que reciben los estudiantes en sus respectivas casas de estudios.

Aunque para Barrera, la forma de exigir cambios pudo ser distinta, afirma que era necesaria para lograr el nivel de visibilización que tuvo.

“Es necesario ahora porque la exigencia académica es muy alta y no se está tomando en cuenta las otras necesidades que tiene la salud mental de los estudiantes. La universidad es un contexto donde se va a estudiar, pero los estudiantes transitan allí durante cinco o seis años y evolucionan, crecen”, explicó Barrera a Diario y Radio Universidad de Chile.

57568411_10216691565414936_5226275252706738176_o

Pero, ¿qué es exactamente lo que reclamaron los alumnos y que coletazos ha traído?

Juan Sandoval es un alumno del sexto año de la Facultad de Arquitectura y Urbanismo de la Universidad de Chile que, en conversación con este medio, aseguró que desde el año 2015 existieron este tipo de cuestionamientos en torno a la carrera, algo a lo que también se sumaron las manifestaciones feministas de 2018 y que, en esta oportunidad, dijo, detonaron en la salud mental.

“Lo que se visibiliza ahora es cómo los estudiantes alegan por estrés académico, pero lo que esconde eso son diferencias en torno a cómo la carrera está estructurada. En taller, por ejemplo, que es el ramo principal, nos están preparando para ser sumamente funcionales al modelo”, criticó Sandoval.

En el otro lado del debate, Gabriela Muñoz, directora de pregrado de la Facultad de Arquitectura y Urbanismo de la Universidad de Chile, coincidió con la valoración que los estudiantes como Sandoval hacen de la asignatura de taller, sin embargo, aseguró que su impacto en cada estudiante depende de factores muy personales.

Muñoz, en conversación con este medio, aseguró que hoy está en sus prioridades velar por la salud mental de sus alumnos y que incluso se les ha aplicado una encuesta para analizar la calidad de vida dentro de la universidad, lo que hasta el momento ha arrojado que en su facultad casi 200 alumnos ya entraron a la universidad con previa atención psicológica y que una vez adentro de sumaron 100 más.

“La manifestación no es contra nosotros, nosotros venimos trabajando con ellos desde el año pasado y este es un tema que es importante para la universidad en general y que ha sido tratado en distintas reuniones de profesores de pregrado. Es más bien una alerta hacia el país”, indicó la académica.

La investigación de Ana Barrera realizó en tres universidades del país arrojó datos alarmantes. Además del 44 por ciento de estudiantes que recibieron tratamiento psicológico, 46 por ciento tiene síntomas depresivos y ansiedad, y 54 por ciento padece de estrés.

Con esta información, dos aristas saltan a la vista. ¿Se puede hablar de programas ineficientes de salud mental en las universidades o directamente de sobrecarga académica?

Para Barrera se trataría de una mezcla de ambas situaciones y agregó algunas más.

“El estrés y la carga académica son factores desencadenantes de esta sintomatología, aunque hay otros factores personales, familiares, y por otra parte, a nivel nacional, tenemos una gran deuda pendiente en términos de salud mental. Actualmente hay un plan de salud mental, pero no hay una ley de salud mental”, indicó la investigadora.

El factor socioeconómico vulnerable, que suele ser determinante también para generar sintomatologías de este tipo, no resulta tan relevante en la investigación de Barrera. Según aseguró, les afecta a todos los estudiantes por igual.

camilarojas

Desde la trinchera política, además, algunos parlamentarios han mirado a bien la manifestación de los alumnos de arquitectura, y este es el caso de la diputada del Frente Amplio, Camila Rojas, quien aseguró que se está mirando a los estudiantes en solo un aspecto de su vida, olvidando que algunos son padres, están endeudados y tienen a cargo a otras personas.

“Me parece relevante no entenderlos como un sujeto que solo es estudiante y que lo único que necesitan tener una gran carga académica y sacrificarse. Esta discusión se pone sobre la mesa y lo que evidencia es un problema social mucho más grande de sobrecarga académica”, señaló Rojas.