Diario y Radio Universidad Chile

Año XIV, 13 de agosto de 2022

Escritorio

Cultivo medicinal de cannabis: proyecto recibe apoyo de bancada transversal

El proyecto de ley Cultivo Seguro, que se encuentra en la Comisión de Salud del Senado, recibió el apoyo de 21 diputados y 7 senadores de diversos flancos políticos. En conversación con nuestro medio, la directora de la fundación Daya, Ana María Gazmuri, se refirió al pronunciamiento del Colegio Médico contrario a este proyecto, y aseguró que desde el año 2015 muchos medicamentos a base de cannabis son legales en Chile, pero que cuestan demasiado caro.

Eduardo Andrade

  Domingo 7 de julio 2019 15:08 hrs. 
Portada

Compartir en

La iniciativa se encuentra actualmente en debate dentro de la Comisión de Salud del Senado, sin embargo, desde fundaciones como Daya y Mamá Cultiva, aseguran que no tienen las mejores expectativas para la aprobación del proyecto de ley de Cultivo Seguro.

La posición expresada por algunos miembros de dicha comisión coincide también con lo que el Colegio Médico manifestó en un informe publicado a fines de junio de este año, donde se rechaza recetar marihuana aduciendo “falta de  respaldo científico”.

En medio de la presentación, este miércoles, de una bancada transversal de 21 diputados y 7 senadores que aseguraron apoyar la promulgación de esta ley, este medio conversó con la fundadora de la fundación Mamá Cultiva, Paulina Bobadilla, quien afirmó que esta iniciativa no se enfoca en el avance de las investigaciones, sino en la criminalización de las familias que cultivan marihuana para usos medicinales.

Asimismo, Bobadilla resaltó por qué se respalda esta iniciativa desde una necesidad medicinal y no recreativa, como en otros casos latinoamericanos.

Paulina Bobadilla.

Paulina Bobadilla.

“El tema medicinal es algo urgente. Muchas personas dependen de eso para tener una mejor calidad de vida. Nosotros empezamos hace seis años con esto, con una modificación de la ley 20.000, pero no tuvo un buen proceso porque las personas que hacían un consumo recreativo no querían números de planta, no querían un registro nacional. Nosotros sí”, indicó Bobadilla.

Entonces, ¿en qué consiste este proyecto legislativo, actualmente en segundo trámite del Senado y que es impulsado por diputada Karol Cariola?

Ana María Gazmuri, directora de la fundación Daya, explicó a nuestro medio que dicho proyecto plantea solo una modificación al Código Sanitario para reconocer la prescripción médica como una herramienta para impedir la incautación de las plantas de los usuarios medicinales de cannabis.

Además, Gazmuri se refirió al pronunciamiento del Colegio Médico que rechaza recetar marihuana por falta de sustento científico.

Ana María Gazmuri

Ana María Gazmuri.

“Es confusa la aclaración del Colegio Médico. Parece obviar que el cannabis medicinal se legalizó en el año 2015, cuando se modifica mediante el decreto 84, los decretos supremos 404 y 405 del Código de Estupefacientes y Psicotrópicos. Ahí se legalizó el cannabis medicinal, por tanto esa discusión ya se dio en Chile”, indicó Gazmuri.

A pesar de esto, según Paulina Bobadilla, de Mamá Cultiva, hoy los precios de los medicamentos aprobados son altísimos. Por ejemplo, el epidiolex, un cannabinoide utilizado en casos de epilepsia refractaria, supera el millón de pesos y de ninguna forma podría ser costeado por el Ministerio de Salud.

Por esta razón, es que, desde el lado político, se ha formado una bancada transversal que apoya la legislación de este proyecto. Guido Girardi, senador integrante de la Comisión de Salud, indicó las razones de su apoyo a esta iniciativa.

“Me parece cuestionable que habiendo una indicación médica y una receta para que la persona pueda producir de manera artesanal este producto, con el uso exclusivo de la indicación terapéutica, se intente intervenir esto. Uno podría ir al mercado, pero eso vale veinte, treinta, cincuenta veces más caro”, indicó Girardi.

3

Incluso desde Chile Vamos, algunos parlamentarios han manifestado su apoyo a este proyecto. Manuel José Ossandón, por ejemplo, lo hizo pese a que no respalda el uso recreativo de la marihuana.

“Conocí el tema humano y pusimos algunas condiciones. Tiene que depender del Ministerio de Salud, no del Ministerio del Interior. Los médicos deben ser médicos certificados y no cualquier médico. Cuando nos juntamos con las mamás hablamos de hacer un registro, porque sino esto se puede transformar en tráfico”, sentenció Ossandón.

Desde la posición académica, el doctor y académico de la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile, Carlos Ibáñez, indicó a nuestro medio que considera errado el planteamiento del proyecto de ley Cultivo Seguro.

Mientras que por un lado existe poca investigación sobre los efectos terapéuticos de la marihuana, indicó Ibáñez, la ley intentaría modificar el Código Sanitario y no a la ley 20.000, que es la que combate el narcotráfico.

Sin embargo, Ibáñez aseguró que la mayoría de la comunidad médica respalda la investigación científica con cannabinoides, que son las que finalmente podrían dar con medicamentos estandarizados que puedan ser replicados.

“Si existen estos preparados farmacéuticos aprobados, lo que debiesen hacer la gente que está interesada por dar acceso a cannabinoides, es facilitar que ese tipo de fármacos sean más accesible. Esa es una discusión en la que los médicos vamos a apoyar. Si es que existen fármacos cannabinoides aprobados, el paso siguiente es que sean realmente accesibles para la gente, pero no al revés”, criticó Ibáñez.

De aprobarse la ley de Cultivo Seguro en el Senado, según datos obtenidos por las fundaciones consultadas, el impacto podría beneficiar hasta 50 mil familias. Este número considerando solamente los registros oficiales. La estimación que se hace, sin embargo, alcanzaría incluso a las 100 mil familias a nivel nacional.

Síguenos en