Diario y Radio U Chile

Año XI, 15 de diciembre de 2019

Escritorio

Ex director de la DGA acusa “desesperación” de la SNA y otros gremios frente a reforma al Código de Aguas

Luego de que la SNA y otros cinco gremios publicaran un inserto en rechazo a la reforma al Código de Aguas, en entrevista con Diario y Radio Universidad de Chile, el ex director de la DGA desmintió el comunicado y acusó una maniobra "desesperada" por parte de las asociaciones.

Tomás González F.

  Jueves 18 de julio 2019 9:23 hrs. 
jge_0580_8_1

La Sociedad Nacional de Agricultura, la Confederación Nacional de Comercio, la Cámara Chilena de la Construcción y la Asociación de Bancos, entre otros gremios, pagaron un inserto que se publicó en distintos medios impresos y que titularon como “Reforma al Código de Aguas amenaza Certeza Jurídica y Bienestar Social y de las Personas”.

En este, enumeraban en siete puntos sus objeciones al proyecto, al que acusan de que “afecta uno de los pilares del desarrollo económico y social de todo el país: el derecho de la propiedad”. 

Pero para el ex director de la Dirección General de Aguas (DGA), Carlos Estévez, la ofensiva de los gremios se debe a la posibilidad de extinción de los derechos de aprovechamiento de aguas que podrían afectar a quienes no estén aprovechándola. En entrevista con Diario y Radio Universidad de Chile, el abogado explicó que este es un proceso que dura años y del cual la Sociedad Nacional de Agricultura ha sido un férreo detractor.

“Señala el proyecto de ley, que si alguien no aprovecha el agua, no tiene sus obras de aprovechamiento, no tiene su pozo o bocatoma para sacar el agua, y pasan años, se le empiece a cobrar una patente por no aprovechamiento. Esta es incremental, cada vez va siendo mayor, y después de una cantidad de años -cinco o diez años dependiendo del caso- se le inicie un proceso de extinción”, dijo Estévez. “Eso es lo que está en la discusión del proyecto y por alguna razón extraña la SNA aparece defendiendo a aquellos que no aprovechen el agua“, criticó.

El agua en su fuente natural pertenece a la sociedad, pero el derecho a extraer una determinada cantidad de agua en un punto determinado, se les concede a las personas para que aproveche esas aguas. Por eso se le llama derecho de aprovechamiento de aguas.

El agua en su fuente natural pertenece a la sociedad, pero el derecho a extraer una determinada cantidad de agua en un punto determinado, se les concede a las personas para que aproveche esas aguas. Por eso se le llama derecho de aprovechamiento de aguas.

Respecto a cómo podría afectar la reforma al Código de Aguas en situaciones como la crisis sanitaria ocurrida en Osorno, Estévez señaló que los derechos de aprovechamiento de agua que se han concedido a industrias sanitarias no superan el cinco por ciento de los derechos de agua que se han concedido. En cambio, alrededor de un 80 por ciento de los derechos de agua están en manos de la agricultura. En términos de eficiencia, la agricultura aporta al Producto Interno Bruto de Chile aproximadamente un 2,9 por ciento.

Sin embargo, el abogado explicó que para casos extremos de esta índole, en el proyecto de ley está contemplado el derecho humano al agua.

“En una situación extraordinaria como en la que se está, los artículos que se están proponiendo en este proyecto de ley establecen que las personas pueden libremente recoger agua de vertientes y otros, porque hay un derecho humano de por medio. Y aunque estas aguas tengan propiedades de derechos, pueden hacerlo libremente para satisfacer su consumo humano, porque lo que hace el proyecto de ley es poner como centro a la persona humana“, sostuvo Estévez.

Actualmente, más de un millón de habitantes de zonas no urbanas viven una realidad paralela a las ciudades: no tienen acceso al agua para consumo doméstico y de saneamiento, con todas las repercusiones que esto acarrea en la salud, educación, y posibilidades de acceder a estándares mínimos de dignidad.

Actualmente, más de un millón de habitantes de zonas no urbanas viven una realidad paralela a las ciudades: no tienen acceso al agua para consumo doméstico y de saneamiento.

En relación a las motivaciones de estos gremios para rechazar el proyecto, el ex director de la Dirección General de Aguas explicó que se debe al fracaso del Ejecutivo cuando intentó presentar una indicación sustitutiva, cosa que no fue posible debido al reglamento interno del Senado.

Hay una suerte de desesperación de estos gremios, que se sentían tan seguros porque iba a haber una indicación que iba a borrar todo lo que se ha discutido durante ocho años y ahora eso ya no ocurrió. Están pidiendo que la mayoría no quiera ser mayoría. Que la mayoría que hay en el Senado actúe como si fuese minoría, lo que a mi juicio es absurdo”, lanzó el abogado.

Sobre la situación actual del aprovechamiento del agua en nuestro país, uno de los más ricos en términos de agua dulce, una publicación reciente de la fundación Amulen sostiene que en Chile existen 380 mil viviendas rurales y más de 1,5 millones de personas que no tienen acceso al agua potable. Además, que en los últimos cinco años el Estado de Chile se ha gastado 150 mil millones de pesos comprando agua dulce y arrendando camiones aljibes para satisfacer la demanda de agua dulce de la población, particularmente rural.