Diario y Radio U Chile

Año XII, 5 de agosto de 2020

Escritorio MENÚ

La sequía amenaza el Canal de Panamá

El cambio climático amenaza la existencia del Canal de Panamá. El país celebró esta semana los 20 años del traspaso de la vía a manos panameñas, aunque con preocupación: la falta de agua pone en peligro la actividad del canal, importante fuente de ingresos para el presupuesto estatal.

RFI

  Viernes 3 de enero 2020 8:31 hrs. 
2016-06-23t233943z_1386857467_s1aetlqlvbaa_rtrmadp_3_panama-canal





Panamá conmemoró este 31 de diciembre con bombos y platillos los 20 años de soberanía sobre el canal interoceánico, desde que Estados Unidos devolvió al país centroamericano esa valiosa vía marítima.

Sin embargo, una preocupación rodea este aniversario: el cambio climático amenaza el buen funcionamiento del canal. “En lo que va del siglo, hemos visto nuevas oportunidades y amenazas. La mayor de ellas, el cambio climático y sus efectos que claramente nos afectan”, recordó el administrador del canal, Ricaurte Vásquez, durante la ceremonia.

Desde que asumió su cargo en septiembre, Ricaurte Vásquez fijó como prioridad la elaboración de un plan para asegurar el suministro de agua, indispensable para el buen funcionamiento del canal. “Si no hay agua, no hay tránsito. El elemento más importante que utiliza el canal aparte de la gente es agua, para poder transitar”, había dicho Vásquez al iniciar sus funciones.

La autoridad del Canal de Panamá, entidad autónoma que administra la vía marítima, reporta que en 2019 las lluvias han estado un 27% por debajo del promedio.

 Además, la temperatura del lago Gatún, principal reservorio de agua para el canal, ha aumentado en 1,5 grados en los últimos 10 años, causando una pérdida significativa de agua debido a la evaporación.

¿Qué alternativas tiene Panamá?

Ante la escasez de agua, el canal adopta desde hace dos años medidas como la suspensión de generación de energía en la hidroeléctrica en el lago Gatún para no gastar agua a través de las turbinas.

A más largo plazo, la autoridad del Canal de Panamá evalúa una serie de alternativas, como la construcción de una costosa planta para desalinizar el agua del mar, lo que permitiría alimentar las aguas dulces del lago Gatún que conecta los dos océanos.

También se baraja la posibilidad de buscar fuentes de agua subterránea, la construcción de embalses y, por qué no, el trasvase de ríos.

Las incertidumbres sobre el Canal de Panamá podrían incitar a las compañías de cargo marítimo a buscar otras vías como el Canal de Suez en Egipto, alimentado por aguas del mar y no por lagos y ríos. En el polo norte, el deshielo podría abrir nuevas vías competitivas.

Para Panamá, la subsistencia del canal es un asunto serio dado que la actividad económica del canal genera ingresos que contribuyen casi al 20% del presupuesto estatal.