Diario y Radio U Chile

Año XII, 23 de febrero de 2020

Escritorio MENÚ

Derechos de filiación: los cabos sueltos en el proyecto de matrimonio igualitario

Aunque aseguró que el proyecto recientemente aprobado en general en el Senado es un avance en materia de derechos, la codirectora de Abofem, Constanza Valdés, aseguró que es necesario una reforma estructural a la figura del matrimonio.

Eduardo Andrade

  Lunes 20 de enero 2020 9:15 hrs. 
Portada

El trámite correspondiente al proyecto de matrimonio igualitario continúa en marcha. En la última semana fue la sala del Senado la instancia que dio luz verde al proyecto ingresado en el año 2017 y, en el próximo período legislativo, será discutido respecto de sus indicaciones.

Por supuesto, las organizaciones defensoras de los derechos de la diversidad sexual celebraron la noticia y resaltaron que se trata de un avance en favor de la comunidad LGTBIQ. Sin embargo, las críticas a sus limitaciones son insoslayables.

Así, por ejemplo, la codirectora de la organización de Abogadas Feministas, Constanza Valdés, conversó con nuestro medio y explicó que, si bien el proyecto regula el matrimonio entre personas del mismo sexo y permite a los cónyuges acceder a la adopción, es insuficiente en materia de derechos de filiación.

Este detalle que por años ha sido reclamado por diversas organizaciones feministas y de mujeres lesbianas. Según Valdés, afectaría a diversas situaciones concernientes a los hijos de dichas parejas fuera del ámbito matrimonial, entre otras.

Constanza Valdés.

Constanza Valdés.

“Afecta particularmente al reconocimiento voluntario por parte de una madre de crianza respecto del hijo de su pareja. Se requiere también una regulación mucho más exhaustiva en el ámbito incluso biomédico y de las técnicas de reproducción humana asistida. Actualmente, las clínicas cobran a su antojo y no existe una regulación en la materia, entonces pasa muchas veces que se cometen arbitrariedades”, precisó.

Además de esto, para Valdés, el proyecto aprobado por el Senado tiene directa relación con lógicas heteronormadas que limitarían las formas en las que la institución de la familia y del matrimonio van tomando hoy en día.

Ante esto, según señaló a nuestro medio, hace falta un cuestionamiento profundo a su figura dentro de nuestra sociedad.

“No se puede pensar en la misma institución de matrimonio en el siglo XXI, tenemos que cuestionarnos y empezar una reforma estructural en materia de su figura. Incluso hablar de matrimonio igualitario no sé si es el término correcto considerando que el día de mañana todavía va a seguir existiendo la sociedad conyugal, entonces no va ser igualitario para muchas mujeres que se casan bajo ese régimen patrimonial y que de alguna manera ven mermados sus derechos”, indicó.

Alessia Injoque.

Alessia Injoque.

En tanto, al menos en el ámbito del matrimonio, según la directora de la Fundación Iguales, Alessia Injoque, la iniciativa original del Movimiento de Liberación e Integración Homosexual (Movilh) sí tiene la intensión de regular los derechos de filiación, solo que, en este caso, esto será materia de análisis en la discusión en particular.

“El proyecto de ley está presentado con la intención de que incluya eso, pero en la parte de las indicaciones, seguramente van a tratar de impedir que se logre incluir la filiación y la adopción en el proyecto. La intención es que cualquier pareja casada tenga los mismos derechos que otra pareja casada. Sería absurdo pensar que otra pareja casada, por ser homosexual, va a tener menos derechos que una pareja casada heterosexual”, comentó.

Si bien los plazos para la continuidad de este proyecto son inciertos, desde la Fundación Iguales se mantiene la convicción de que será aprobado en su totalidad a finales del actual período de gobierno.

No obstante, desde Abofem, se ha puesto hincapié en la existencia de un proyecto paralelo enfocado en regular la filiación de los hijos e hijas de las parejas del mismo sexo y que complementaría al de matrimonio igualitario. Dicha moción, sin embargo, solo fue discutida una sola vez en el Senado y actualmente no cuenta con la urgencia que amerita.