Diario y Radio Universidad Chile

Año XV, 28 de enero de 2023

Escritorio

Fin de la PSU: el cambio que va mucho más allá de un examen

La especialista en educación y miembro de la Fundación Modelo Pionero, Nicole Cisternas, afirmó que el fin de la PSU representa "un cambio al sistema de admisión de la educación superior, de modo que se puedan reconocer mejor los talentos de los estudiantes".

Diario Uchile

  Viernes 13 de marzo 2020 17:16 hrs. 
PSU-02-L (1)

Compartir en

Después de numerosas críticas e, incluso, boicot en su contra, el Subsecretario de Educación Superior, Juan Eduardo Vargas, anunció este jueves el fin de la Prueba de Selección Universitaria (PSU).

“El sistema, que por 16 años se basó en la PSU, termina. A partir de este año se iniciará la transición a un sistema que permitirá a las universidades ponderar con mayor flexibilidad pruebas de acceso, notas de enseñanza media y ranking escolar”, enfatizó la autoridad.

En concreto, la nuevas Pruebas de Acceso reducirán a 65 el número de preguntas, actualizarán el temario a las bases curriculares y se enfocarán en medir competencias y no conocimientos como la PSU.

Así, se eliminará alrededor de un tercio de los contenidos o secciones que no eran esenciales e inquietaban a los estudiantes.

En conversación con Radio y Diario Universidad de Chile, la presidente de la Federación de Estudiantes de la Universidad de Chile, Emilia Schneider, valoró el término de la PSU, sin embargo, resaltó que la crisis de la educación en Chile y la segregación que esta produce va mucho más allá de una prueba y debe reformarse la educación superior en su conjunto.

“En el fondo el fin de la PSU es una consigna que tiene mucho más que el fin de la PSU, porque la segregación y la exclusión en la educación en Chile no se va a solucionar con una nueva prueba y hay que hacer una revisión mucho más profunda del sistema educacional chileno y de la crisis que hace un modelo que, en su mayoría, tiene a las y los estudiantes de la educación superior estudiando en instituciones privadas, de calidad sumamente cuestionable, que lucran y que de hecho, en el contexto actual, muchas veces criminalizan y expulsan a los estudiantes que se organizan”.

Schneider también criticó que los cambios hechos al examen de admisión no fueron discutidos con todos los actores implicados en el ámbito educacional, como estudiantes y profesores.

PSU

Por su parte –y a diferencia de Schneider-la especialista en educación y miembro de la Fundación Modelo Pionero, Nicole Cisternas, afirmó que se debe entender el cambio de la PSU como un proceso que va mucho más allá de la prueba en sí misma.

“El cambio de la PSU es un tema que se viene pidiendo desde el ámbito educativo, desde los estudiantes, los docentes y todos quienes trabajamos en educación hace muchos años, y de hecho quedó estipulado en la reforma a la educación superior que se aprobó en el Gobierno de la Presidenta Bachelet, y es importante entenderlo más que como un cambio a la PSU, sino como un cambio al sistema de admisión de la educación superior, de modo que se puedan reconocer mejor los talentos de los estudiantes pero también solucionar algunos ámbitos, por ejemplo, de inequidad que ocurre con los estudiantes que vienen de la educación técnica-profesional, que son evaluados bajo un currículum que ellos no tienen”.

Pese al anuncio del fin de la PSU, el cambio no será de un día para otro. El año 2020 y 2021 se rendirán pruebas de transición y ya a partir del año 2022 se deberán rendir las nuevas pruebas de acceso.

Síguenos en