Diario y Radio Universidad Chile

Año XIV, 7 de octubre de 2022

Escritorio

Vulnerabilidad económica de nuestros niñas y niños

Columna de opinión por Rodrigo Hidalgo
Jueves 4 de junio 2020 19:58 hrs.


Compartir en


Es claro que quienes tengan un grado de vulnerabilidad social y económica mayor sentirán una afectación más intensa. En este contexto, las medidas adoptadas por el ministro Ignacio Briones se encaminan correctamente, pero son (y serán) insuficientes[1].

Ante la subjetividad del término vulnerabilidad económica -¿qué es?, ¿cómo se mide?, ¿quién la certifica?- y mi desconocimiento absoluto de cuántos estudiantes hoy en Chile de enseñanza básica y media, es que formulé un requerimiento de acceso a la información pública a la JUNAEB.

El resultado de mi consulta me dejó perplejo: el índice de vulnerabilidad (IVE-SINAE) no baja de 71% en ninguna de las comunas de nuestro país, y el promedio (IVE-SINAE) de todas las comunas de Chile es 84%.

La magnitud es compleja, ya que debe tenerse en consideración que estamos hablando de un total de 2.623.665 estudiantes, donde apenas 350.106 quedan fuera de la priorizazión y 60.015 son estudiantes de los cuales no se tiene información. En este contexto es inquietante que 188 de las 344 comunas de Chile presentan un índice igual o superario a un 90%.

Creo relevante que nuestras autoridades, sobre todo aquellas que están a cargo de la dirección y coordinación de la educación pública aboguen por medidas de protección que vayan asociadas a ayuda financiera, ya que los montos comprometidos por el ministerio de Hacienda no consideran a los estudiantes del sector público en situación de vulnerabilidad.

Aquellos que estamos vinculados a la educación a través de fundaciones y corporaciones también debemos influir en aquellos que tienen posiciones de injerencia para que se comprometan recursos efectivos en los más de 2.5 millones de estudiantes, que ni siquiera considera a los niños y niñas de educación parvularia.

Todavía estamos a tiempo de lograr objetivos que sean consecuentes con una mitigación económica efectiva para nuestros estudiantes y sus familias, y cuyo índice de vulnerabilidad debiese ser razón para transparentar los montos que en la actualidad se aportan o aquellos que vendrán a su favor.

Se puede revisar la planilla de diversos años en el siguiente link: https://www.junaeb.cl/ive

*El autor es abogado y magíster en Derecho Público y Litigación Constitucional.

[1] Para mayor información acerca de las medidas económicas generales que se han adoptado para hacer frente a esta pandemia en término de consecuencias económicas revisar el link

El contenido vertido en esta columna de opinión es de exclusiva responsabilidad de su autor y no refleja necesariamente la posición de Diario y Radio Universidad de Chile.