Diario y Radio U Chile

Año XIII, 26 de enero de 2021

Escritorio MENÚ

Francisco Martínez por adjudicación del Instituto de Tecnologías Limpias a universidades de EEUU: “Es un error histórico”

El decano de la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas de la U. de Chile calificó como sorprendente la decisión de Corfo, pese a la solidez de la propuesta de las universidades nacionales: "No se confía en las capacidades de los chilenos", aseguró.  

Diario Uchile

  Viernes 8 de enero 2021 9:44 hrs. 
Decano Martínez


En conversación con Radio y Diario Universidad de Chile, el decano de la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas (FCFM) de nuestra casa de estudios, Francisco Martínez, se refirió al proceso de licitación del Instituto de Tecnologías Limpias que realizó Corfo, el cual fue adjudicado a un consorcio de universidades estadounidenses, desechando la oferta de universidades chilenas.

El decano de la FCFM recordó que la propuesta realizada por las universidades nacionales contó con la evaluación de expertos internacionales quienes la tuvieron en alta estima, valoración que luego fue revertida por Corfo en su proceso de licitación otorgando más valor a la propuesta de las universidades de Estados Unidos, lo que fue calificado como sorprendente por el profesor Martínez.

“Lo que sorprende es que se haya elegido a pesar de eso a una institución extranjera, que básicamente lo que manifiesta, claramente a todos, es que no se confía en los chilenos, en las capacidades de los chilenos, no se confía ni siquiera en cómo los evaluadores internacionales valoran el trabajo de los chilenos. Es bien grave, si uno lo piensa. El subdesarrollo está dentro de nosotros”. 

El profesor Francisco Martínez explicó que los procesos de licitaciones son una instancia competitiva de selección de proyectos financiados por el Estado y que tienen ciertos requisitos, en este caso la evaluación internacional, luego una evaluación doméstica de los técnicos de Corfo, y finalmente el veredicto de Corfo.

Además, hizo énfasis en la confianza que en general Chile genera con estos procesos, por lo mismo se explica el gran interés y despliegue a nivel internacional por este proyecto, pero que lamentablemente, desde la perspectiva del decano de la FCFM, ha evidenciado  una especie de prejuicio o subestimación hacia las instituciones nacionales, y calificó la decisión de Corfo como “un disparo en los pies”, que será muy difícil de revertir entre la población y la conciencia internacional.

“Esto es un tremendo impacto para el prestigio del país, porque una treintena de instituciones internacionales, grandes empresas mundiales de investigación, de transferencia tecnológica, de Alemania, Inglaterra, Estados Unidos, España, Europa, Australia, en fin confiaron en este proyecto, confiaron en el liderazgo de las universidades y en el liderazgo de la industria chilena que está liderando esta propuesta. Entonces todo este grupo de instituciones se ve frustrado por haber confiado en instituciones nacionales que finalmente el propio país no confía”.

Francisco Martínez señaló que la formulación de este proyecto entre las instituciones nacionales comenzó en noviembre de 2018, por lo que “ha sido un arduo trabajo” y una labor en conjunto de distintas universidades y centros de estudio que financiaron toda la preparación, además de tener todas las capacidades instaladas previamente para llevar adelante los procesos.

Respecto de la importancia del Instituto de Tecnologías Limpias tiene que ver con la explotación de recursos naturales que marcan la renovación de la matriz energética de nuestro país, por ejemplo el caso de la energía solar, para la cual Chile está dotado de un vasto potencial en el desierto de Atacama, que podría abastecer a todo el continente americano, y podríamos exportar energía.

“Tenemos un gran potencial económico que nos permite un desarrollo sustentable en esta ocasión. Se juntan objetivos nacionales de largo alcance, y es una oportunidad única de poder desarrollar entonces en base a esta energía limpia, la tecnología que tenemos que construir, inventar, desarrollar para que esto sea factible”.

El académico de la Universidad de Chile calificó como un “error histórico” no aprovechar esto y hacerlo por nosotros mismos, y focalizarse en la cadena de valor y producto, por ejemplo en la energía del hidrógeno que es un combustible que se puede transportar sin necesidad de generar estructuras de transmisión, al tiempo que recordó que este instituto y estas tecnologías se abrieron gracias a los beneficios de la minería del litio.

“Hay una cadena de productos y tecnología involucrada que es la tecnología del futuro y entonces la pregunta es si Chile va a participar en este conocimiento, y va a construir en la nueva tecnología y va a tener patentes y los beneficios de esa patente y del conocimiento, y va a tener los especialistas formados en esta nueva tecnología. Esa es la gran oportunidad que se nos abre”, concluyó.