Diario y Radio U Chile

Año XIII, 27 de febrero de 2021

Escritorio MENÚ
Ariel Ulloa

Al César lo que es del César II

Ariel Ulloa | Jueves 18 de febrero 2021 18:09 hrs.


“ISAPRE PARA TODOS”, proclamaba en 1989 el candidato presidencial de la derecha  don Hernán Büchi. Pocos lo recordarán, pero les invito a un ejercicio ¿ podemos imaginar al actual gobierno enfrentando esta pandemia contando solo con un sistema privado? Porque eso es lo que ofrecía el candidato de las fuerzas políticas que sustentan al actual gobierno.

Por suerte eso no ocurrió y hoy contamos con Sistema Público de Salud que, con todos sus problemas y deficiencias  , se ha comportado a la altura y eso ha permitido desplegar  una campaña masiva de vacunación notable. Las fuerzas destructivas de la dictadura demolieron, en 1979, el Servicio Nacional de Salud fundado en 1952 y luego del golpe de Estado cerraron la Escuela de Salubridad de la Universidad de Chile, quemaron su biblioteca y encarcelaron a su Director el Dr. Hugo Behm. El Dr. Enrique Paris ha hecho justicia a la historia de la Salud Pública chilena al recordar  a dos de sus figuras señeras,  los Doctores Salvador Allende y Eduardo Cruz-Coke.

Durante la dictadura la inversión en infraestructura de salud cayó casi a cero y baste señalar que en 1987 el gasto público en salud era equivalente al 2% del PIB.  Con los gobiernos democráticos eso cambió y el gasto público en salud se incrementó año a año, llegando, en el gobierno de Michelle Bachelet II, a un 4,3% del PIB. Es destacable recordar  que durante el gobierno de don Ricardo Lagos se incrementaron sustantivamente los recursos para la Atención Primaria de Salud de un 12% en 2000 al 30% del presupuesto asignado a salud. Este ha sido  el incremento más importante del presupuesto de la Atención Primaria de Salud (APS) si se compara con los años anteriores. Esto no es menor.

El resultado lo estamos percibiendo con claridad hoy cuando el peso fundamental de esta exitosa campaña de vacunación ha recaído en la APS. Contar hoy con 458 CESFAM de Arica a Magallanes que atienden a casi el 80% de la población y que en muchísimos lugares cubren las necesidades de salud del 100% de sus habitantes, es sin duda un gran logro del Estado. Ese mismo Estado que majaderamente se ha pretendido jibarizar pero que a la hora del bien común o de la catástrofe, está allí para ayudar al que sufre y corregir, aunque a veces solo en parte, los entuertos del modelo.

También es bueno recordar al Ministro de RREE que toda persona desvalida o inmigrante indocumentado tiene derecho a un carnet FONASA Clase A que le permite también acceder gratuitamente a nuestro Sistema Público de Salud.

 

El autor fue alcalde de Concepción y Director del CESFAM Pinares Chiguayante.