Diario y Radio Universidad Chile

Año XIII, 21 de octubre de 2021

Escritorio MENÚ
Juan Álvarez

“Nuestro amigo el computador”: A medio siglo del proyecto SYNCO

Juan Álvarez | Martes 10 de agosto 2021 7:31 hrs.


La mayoría de la gente asocia el proyecto Synco a la imagen de la “futurista” sala de operaciones, a la idea de la “Internet de Allende”, o a un sistema “totalitario” distorsionado interesadamente y ficcionado en una novela. Sin embargo, las personas en general, y los más jóvenes en particular, desconocen el propósito, el contexto y la importancia económica, social y política del proyecto.

Synco se inscribe en el marco del programa de gobierno de la Unidad Popular (UP), presidido por el Dr. Salvador Allende, que tuvo el propósito de transitar democráticamente al socialismo. De hecho, una de las 40 medidas del programa de la UP titulada “una nueva economía para detener la inflación” expresaba que “aumentaremos la producción de artículos de consumo popular, controlaremos los precios y detendremos la inflación a través de la aplicación inmediata de la nueva economía”.

Para desarrollar una nueva economía el gobierno de Allende comenzó por nacionalizar y estatizar algunas empresas estratégicas, pero la dinámica del proceso obligó a estatizar más industrias. La cantidad de empresas y fábricas del Area de Propiedad Social (APS) gatilló la necesidad de una dirección industrial eficiente y confiable. CORFO propuso aplicar un modelo cibernético de gestión y, en 1971, Salvador Allende aprobó el desarrollo del proyecto Synco (o Cybersyn) en una reunión con Stafford Beer, un asesor inglés contactado por CORFO.

CORFO diseñó entonces el proyecto Synco (Sistema de Información y Control) con una arquitectura de cuatro componentes: Cyberstride (central de procesamiento de datos), Cybernet (red de télex que conectó a las empresas con el computador central), Opsroom (sala de operaciones para el despliegue de información y la toma de decisiones desarrollada por INTEC), y Checo (para simular y proyectar la evolución de la economía chilena).

Cyberstride se desarrolló en la Empresa Nacional de Computación e Informática (ECOM) que había sido creada en 1968 para dar servicio a las instituciones del Estado y preparar personal especialista. “Nuestro amigo el computador” era uno de los tres computadores IBM/360 que disponía ECOM y que recibía datos y entregaba información a la subgerencia de CORFO, al comité sectorial de empresas, a la dirección de la empresa y a los trabajadores de la planta.

Cyberstride fue desarrollado siguiendo el “modelo de sistemas viables” de Beer contemplando distintos niveles de integración y control (CORFO, comité sectorial, empresa). Cada nivel recibía la información de los indicadores pertinentes de una manera breve, comprensible y oportuna, eliminando la información irrelevante y alertando sobre los problemas y anormalidades en el momento y lugar adecuados. Adicionalmente, se desarrolló otro sistema con el objetivo de controlar los planes operativos de las empresas del APS.

Para asegurar la operación y la continuidad, y evitar la dependencia de un único fabricante de computadores, Cyberstride fue portado en 1972 a un computador Burroughs 3500 y, en el mes de diciembre, se realizó una demostración al presidente Allende. Cabe señalar que entonces existía sólo una decena de computadores en Chile con una capacidad de al menos 128K de memoria.

Synco tuvo una prueba exitosa durante el paro de octubre de 1972 que permitió amortiguar los efectos en la producción, el transporte y el abastecimiento. Posteriormente, en mayo de 1973, se consignó que ya estaban incorporadas a Synco un 26.7 % de las empresas del APS las que representaban un 55.3 % de las ventas.

El violento golpe de Estado de septiembre de 1973 canceló el proyecto SYNCO, que había sido cuestionado con una despiadada campaña de prensa que distorsionó interesadamente sus alcances y propósitos. Parte del personal fue despedido o degradado y algunos tuvieron que exiliarse. Los computadores se mantuvieron en ECOM y la sala de operaciones fue posteriormente desmantelada.

En síntesis, el proyecto Synco fue mucho más que la espectacular sala de operaciones o la “Internet de Allende”. “Nuestro amigo el computador” es un mejor reflejo de lo que Allende aprobó en su momento: un sistema al servicio del pueblo. Todos los trabajadores que desarrollaron y utilizaron el proyecto Synco merecen un reconocimiento por el valioso aporte al país y su contribución a la computación e informática.

Juan Álvarez
Académico Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas
Universidad de Chile

El contenido vertido en esta Columna de opinión es de exclusiva responsabilidad de su autor, y no refleja necesariamente la línea editorial ni postura de Diario y Radio Universidad de Chile.