Diario y Radio Universidad Chile

Año XIV, 4 de diciembre de 2022

Escritorio
Educación

Estudiantado pandémico: ¿Cuánto saben? ¿Cuánto sabrán?

Columna de opinión por Claudia Vargas Díaz, USACH
Viernes 15 de julio 2022 20:00 hrs.


Compartir en


No es un misterio para el profesorado universitario que las notas han ido mostrando un botón de lo que el estudiantado sabe.

Los métodos de enseñanza siguieron siendo los mismos. Pizarra blanca con cámara o pizarra digital, algunos cambios metodológicos, más o menos dando a conocer los mismos contenidos de otrora.

En las escuelas, harto video y juego interactivo. En muchos casos, muy difícil de saber si realmente seguían o si estaban distraídos como lo estaban la mayoría de universitarios con las denominadas pantallas negras.

¿Qué ha pasado con aquellos que nos atrevimos a hacer cambios en post de una buena educación, a la vanguardia de los tiempos que vivimos?

Más allá de todo lo que hagamos, seremos víctimas de crítica destructiva porque no seguimos la norma. La norma es hacer lo mismo, pero con Zoom.

Pero la pregunta es: ¿cuántos de los que critican estudiaron cómo dar la educación a distancia?

Al final, muchos estarán dándose cuenta de que la educación a distancia no era tan mala. Y de eso nos habla el cansancio presencial ya que había ciertas ventajas en la educación a distancia. Como no tomar la micro, el metro, estudiar o dar clase cómodamente desde casa.

Es fácil observar que el SWOT (Strengh, Weaknesses, Opportunities, Threats) [en castellano FODA (fortalezas, oportunidades, debilidades y amenazas] es una herramienta útil para analizar el fenómeno que vivimos en la educación a distancia durante 2020 y 2021.

En el contexto canadiense este tipo de análisis nació de identificar las fortalezas y debilidades de una organización, así como la capacidad de usar oportunidades y de enfrentar amenazas emergentes.

Bueno, como lo adelantaba: lo primero, el ahorro de plata y tiempo en micro o auto porque se podía conectar si las condiciones lo permitían desde cualquier sitio. Además, esto abre paso a que los estudiantes puedan ampliar e internacionalizar sus conocimientos. Estudiar en una universidad a distancia. Un curso para empezar.

Los sistemas en línea, con profesores capacitados, cápsulas de máximo 5 minutos de duración están disponibles las 24 horas. De ese modo, el estudiantado puede acceder asincrónicamente.

El problema del chilean way es que se quiso hacer en todas las universidades que los estudiantes se conectaran a unos horarios impracticables para varios de ellos. Ya hemos estudiado que la mayoría trabaja mejor en sus deberes universitarios por la noche. Naturalmente, ya todos duermen, hay menos tránsito, entre otros distractores diurnos.

Los foros, son otro elemento de apoyo para la interacción entre el instructor y el alumnado y entre los propios alumnos. Cosas que ya en el viejo continente lo tienen más que claro hace años. Ya lo habíamos experimentado aquellos que somos curiosos una década atrás al menos.

Los fotos son útiles ya que se comparten recursos e ideas. Dentro de una estructura de discusión asincrónica en línea que guarde unos márgenes de respeto, el alumnado puede reflexionar acerca de lo que otros han dicho. De modo que el tiempo para articular respuestas de mayor profundidad supera la inmediatez que pide el profesorado de la clase sincrónica con todo el mundo apurado sonando la radio de la casa, los enfermos, niños al cuidado, etc.

Lastimosamente, todavía en pandemia con mascarilla en aula, hay muchas clases que se basan en la memorización de materiales, en entrega de resúmenes. Y en la producción de tareas que han dado paso al plagio como uno de los más graves delitos consentidos inocentemente por académicos que no pueden verlo.

Entonces, al final del día, miramos las notas de las pruebas de cálculo, y observamos que hay porcentajes importantes de coincidencias con obras de otros centros educativos y resulta que la responsabilidad es del profesorado. ¿Seremos los que no seguimos el grupo de Ovis orientalis aries o hay un problema que no estamos cuidando? Merced de las exigencias múltiples a las que nos vimos enfrentados dos años los académicos de todas las universidades chilenas.

¿Cuál es la calidad del egresado y titulado de los años venideros? Mal llamada postpandemia, porque aún estamos en pandemia solo que salimos de la casa a trabajar como muestra de nuestra resiliencia y deseo de supervivencia.

Tait, A.; Mills, R. (Ed) (1999) The convergence of distance and conventional education. London: Routdlege

https://www.uis.edu/ion/resources/tutorials/online-education-overview/strengths-and-weaknesses/#strengths

El contenido vertido en esta columna de opinión es de exclusiva responsabilidad de su autor y no refleja necesariamente la posición de Diario y Radio Universidad de Chile.