Diario y Radio Universidad Chile

Año XIV, 8 de diciembre de 2022

Escritorio

Copa del Mundo 2022 en Qatar: los aficionados en busca de alcohol

En Qatar, el alcohol no está permitido en las calles y su consumo está muy limitado. Entonces, ¿cómo se las arreglan los aficionados de todo el mundo para beberlo en el acto?

Diario UChile

  Viernes 25 de noviembre 2022 8:45 hrs. 
alcohol qatar

Compartir en

Son casi las siete de la tarde en Doha y un grupo de aficionados ecuatorianos espera desesperadamente que se abran los puestos del Fan Festival. Es lógico, allí se vende alcohol y algunos están desesperados por una cerveza. Para ello, esperaron en la cola durante una hora y media. “Es como un orgasmo”, dice uno de ellos. “¡Fantástico! Casi como un gol ecuatoriano… ¡Una victoria ecuatoriana!”, compara.

La pinta se bajó en cuestión de segundos y Jorge, aún sediento, pensaba volver a hacer cola para conseguir el Grial: “Esto es pura emoción. ¡Por fin tenemos nuestras cervezas! Son 200 riyales cataríes por cuatro pintas, pero bien vale la pena la espera y el dinero que cuesta.”

“¡No existe un Mundial sin cerveza!”

Doscientos riales, que corresponden a casi 60 euros, por dos litros de cerveza. Esto puede parecer prohibitivo para algunas personas, pero como Walter, un aficionado mexicano que vino con su familia, no importa el precio: “Es mágico. La verdad es que se llega a querer a Catar. Disfrutar de esta cerveza es maravilloso… Porque para mí, ¡un Mundial sin cerveza no existe!”.

Los mexicanos, que se cruzaron con un grupo de sauditas, futuros contrincantes de su grupo, y que, tras intentar disimular que estaban bebiendo, acabaron explicando por qué habían sido tentados. “Sí, estamos en un lugar donde está permitido, así que para mí está bien”, dijo uno de ellos. “Y demuestra que se puede salir de fiesta en Catar. De hecho, los que quieran, lo harán sin problemas, y los otros, no y afortunadamente. Básicamente, es dar a cada uno lo que quiere”, dice.

Pero ojo con tomar una copa de más. Estar borracho en la calle en Catar es un delito grave que puede llevar a la cárcel.

Síguenos en