Diario y Radio Universidad Chile

Año XVI, 14 de abril de 2024


Escritorio

Elecciones en Argentina, política e instituciones

Columna de opinión por Patricio López
Lunes 23 de octubre 2023 14:22 hrs.


Compartir en

Las encuestas y los medios de comunicación nos habían preparado para un holgado triunfo de Javier Milei en las elecciones argentinas, incluso en primera vuelta. Luego de que sorprendiera su triunfo en las PASO, los analistas daban cuenta de un hastío con lo que el candidato de extrema derecha denominó “la casta política”, así como un rechazo a lo que representaba el Kirchnerismo y el actual gobierno.

Este escenario, que más allá del resultado de ayer sigue siendo cierto, vuelve a reponer el valor sustantivo de la política y de la democracia, pues en los últimos lustros cuando éstos han fallado se ha abierto a la puerta a opciones extremistas y populistas de derecha, que prometen algo que con dos dedos de fuente se debería consentir que no es posible: las soluciones mágicas y rápidas para problemas que son complejos. No debe por ese motivo quedar fuera del análisis que, así como personeros de la laya de Trump y Bolsonaro han tenido ascensos vertiginosos al poder, al cabo de su primer periodo no han podido relegirse, porque bueno, la promesa es imposible de cumplir.

Medios como el prestigioso británico The Economist, que no es necesariamente de derecha, han señalado que en su análisis ni Massa ni especialmente Milei podrán resolver los problemas que angustian al pueblo argentino de un día para otro. Lo que importa es de qué modo se traza un itinerario hacia esas soluciones. Y en eso tanto Massa como Milei coinciden en que debe iniciarse un nuevo ciclo en la política argentina, pero disienten sustantivamente en el modo. Porque si bien es cierto la economía argentina tiene muchas dificultades por varios motivos, entre ellos los enormes recursos destinados a la provisión estatal, también es cierto que eso sostiene a sectores importantes de la población. Para un país como el nuestro, donde todo ha sido privatizado y en donde los medios de comunicación que reciben mayores recursos adhieren editorialmente a la defensa del modelo, cuesta entrever lo que supone la existencia de subsidios para el transporte, así como la gratuidad en la educación, la salud y los recursos destinados a mantener los hermosos espacios públicos del país vecino. Una interpretación que se ha repetido en las últimas horas es que, a la hora de la suma y la resta, los argentinos no quisieron poner en riesgo todo eso, ante las amenazas de Milei.

Como sea, se debe figurar el drama que supone para el pueblo argentino vivir, o sobrevivir, en un país con una inestabilidad macroeconómica permanente y con una inflación galopante, que como se ha comprendido más transversalmente en el último tiempo en Chile, es un grave flagelo que golpea con más fuerza a los sectores desposeídos. Como dice el cliché, la segunda vuelta es una elección nueva y distinta donde ambos candidatos intentarán interpretar el anhelo mayoritario del pueblo argentino. Seguiremos ese proceso con la importancia que supone para nosotros un país hermano, socio estratégico y con quienes compartimos miles de kilómetros de frontera, a través de la imponente Cordillera de los Andes.

Envíanos tu carta al director a: patriciolopez@u.uchile.cl

El contenido vertido en esta columna de opinión es de exclusiva responsabilidad de su autor y no refleja necesariamente la posición de Diario y Radio Universidad de Chile.