Diario y Radio Universidad Chile

Año XVI, 28 de mayo de 2024


Escritorio

México con Xóchitl Gálvez: ¿terapia de choque o continuismo?

Columna de opinión por Pablo Jofré Leal
Lunes 13 de mayo 2024 17:25 hrs.


Compartir en

La candidata de la coalición opositora al gobierno de Andrés Manuel López Obrador (AMLO) Fuerza y Corazón por México, la empresaria Xóchilt Gálvez representa a los poderes políticos, económicos y mediáticos de la derecha mexicana, con fuertes y estrechos vínculos con Estados Unidos y en particular con el mundo republicano lo que visualiza su derrotero político, tanto en lo interno como en lo externo.

Durante las elecciones generales del próximo 2 de junio en México se elegirá, no sólo a quien presidirá el país, sino también un total de 629 cargos a nivel federal.  Además de 19.634 cargos locales en los estados del país, entre diputaciones locales, presidencias municipales, sindicaturas y regidores. En los estados de Chiapas, Ciudad de México, Guanajuato, Jalisco, Morelos, Puebla, Tabasco, Veracruz y Yucatán además se elegirán las gobernaciones.

Tras medio año de campaña electoral en México las cartas ya están echadas – señalan la mayoría de los analistas – y no hay duda de que se ha vivido una dura batalla electoral. Principalmente entre dos mujeres: la oficialista Claudia Sheinbaum, hoy clara favorita y la opositora Xóchitl Gálvez, de la coalición derechista. Se considera como tercer candidato a Jorge Álvarez Máynez, de Movimiento Ciudadano, que en las últimas semanas ha tenido un importante repunte pero que no parece ser suficiente para estar peleando la presidencia. México está en un proceso inédito: tanto la derecha como el denominado progresismo son los principales polos favoritos y llegan a las elecciones postulando a mujeres lo que implica, con toda probabilidad que, a partir del mes de octubre próximo 120 millones de mexicanos serán gobernados por un representante del mundo de la mujer, que además poseen un discurso centrado en el feminismo en un país catalogado como machista.

Claudia Sheinbaum, Xóchitl Gálvez y Jorge Álvarez (de izquierda a derecha).

Claudia Sheinbaum, Xóchitl Gálvez y Jorge Álvarez (de izquierda a derecha).

La candidata derechista Xóchitl Gálvez

En este artículo me centro, principalmente, en la figura de la candidata de la derecha mexicana, Xóchitl Gálvez. Esta candidata se encuentra con un porcentaje de las preferencias debajo de la ex alcaldesa capitalina mexicana Claudia Sheinbaum, quien se ha mantenido durante esta etapa con una sólida ventaja sobre Xóchitl Gálvez, quien a pesar de las simpatías que despertó en los meses previos al proceso y que llevaron a la prensa hegemónica a identificarla como un “fenómeno político”, no ha logrado levantar en las encuestas y acercarse a la candidata del gobernante partido Morena. En información entregada en los últimos días por medios de comunicación en base a encuestas realizadas, por ejemplo, por la agencia Oraculus se consigna que Claudia Sheinbaum tiene una intención del voto entre el 50 y el 64%, con una media de 57%. Con amplitud supera a Xóchitl Gálvez de la alianza Fuerza y Corazón por México, que tiene un rango de votos que va entre el 28 y 41%, con una media de 35 puntos. En último lugar y muy alejado de estas cifras se encuentra Jorge Álvarez Máynez, con márgenes del 5 al 12%. con una media del 9 por ciento.

Volviendo a Xóchitl Gálvez, el análisis de su biografía extraído de diversos medios (1) reseñan que nació en Tepatepec en el Estado de Hidalgo el año 1963. Casada en vínculo como sociedad de convivencia con el Ingeniero químico Rubén Sánchez. Tienen dos hijos. Gálvez es ingeniera en computación egresada de la Facultad de Ingeniería de la Universidad Nacional Autónoma de México. El año 19922, fundó la empresa High Tech Services, dedicada al desarrollo de proyectos de alta tecnología dirigidos al diseño de edificios y áreas inteligentes, ahorro de energía, automatización de procesos, seguridad y telecomunicaciones. También es fundadora y ex directora general de la empresa OMEI, dedicada a la operación y mantenimiento de infraestructuras inteligentes. A través de la Fundación Porvenir, de la cual es presidenta Honoraria, Gálvez afirma permanentemente que ha destinado parte de las utilidades de sus empresas, para realizar acciones en apoyo de comunidades marginadas, pero ha sido acusada también de desviar parte de esos fondos para su campaña política (2)

Ingresó al servicio público durante la administración del ex presidente Vicente Fox (2000–2006) como integrante del gabinete ampliado a cargo de la Oficina para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas y, posteriormente, fue la primera directora general de la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas (CDI). Al concluir su encargo, regresó a sus actividades empresariales.  En 2010, fue candidata a la gubernatura de Hidalgo por la coalición denominada “Hidalgo nos Une” conformado por el Partido de Acción Nacional y el Partido de la Revolución Democrática (PAN–PRD), elección que perdió ante el candidato del partido Revolucionario Institucional (PRI) Francisco Olvera Ruiz. En 2012, fue candidata al Senado de la República por el estado de Hidalgo por el PAN. En 2015, fue electa como jefa delegacional de Hidalgo, cargo que ejerció hasta marzo de 2018.  En las elecciones de julio de 2018 fue postulada al Senado por la vía de la representación proporcional y desde el 1 de septiembre de 2018, ocupó un escaño en el Senado de la República en la LXIV Legislatura.

Previo a su definición como candidata de la derecha mexicana, Gálvez pertenecía al Grupo Parlamentario del PAN) lo que la hace heredera de Vicente Fox con todo el historial de corrupción y polémicas de este ex presidente considerado uno de los mandatarios menos brillantes de la historia moderna de México.  Gálvez se acercó a la política, precisamente de la mano de Fox, quien la invitó desde el inicio de su gobierno para atraer en forma oportunista a una mujer que se denomina como de extracción humilde de origen indígena y que gracias a apoyo gubernamental – el mismo que critica en materia de justicia social – le permitió estudiar y llegar hacer fortuna. En su momento, el presidente Andrés Manuel López Obrador – AMLO – cuando Gálvez sonaba como aspirante de la oposición a ser candidata presidencial, sostuvo: “Gálvez será la candidata presidencial del bloque opositor Frente Amplio por México (FAM) así fue y más aún la ha denominado “pelele” de la oligarquía en el sentido de ocupar su origen indígena y pasado aparentemente de pobreza, para servir a aquellos que impiden el desarrollo integral de la sociedad mexicana.

Xóchilt la daltónica

En 2012, la familia de Xóchitl Gálvez se vio envuelta en querellas tras la detención hermana Jaqueline Malinali Gálvez Ruiz fuese detenida e internada en el penal femenil de Cienaguillas, Zacatecas, por pertenecer a la banda de secuestradores “Los Tolmex”. Malinali Gálvez Ruiz lleva 10 años en prisión. A lo señalado, el presidente AMLO acusa a Xóchilt Gálvez de adjudicarse contratos estatales para sus empresas aprovechando sus vínculos con el PAN ya sea bajo gobiernos panistas o en Estados donde gobiernan dichos políticos. En sus clásicas conferencias mañaneras, en este caso del mes de julio del año 2023, el presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador aseguró que Gálvez acumuló en 9 años contratos por 1,400 millones de pesos mexicanos mostrando documentos que demostraban sus dichos (3).

En un documento de nueve páginas, AMLO expuso de los ingresos y gastos comerciales de las dos empresas de la panista, así como los ingresos declarados y facturados entre 2017 y 2022: High Tech Services y Operación y Mantenimiento a Edificios Inteligentes. De acuerdo con el documento, High Tech Services es la que mayores ingresos percibió, mientras que Operación y Mantenimiento a Edificios Inteligentes fue con cifras menores, pero igualmente cuestionables. La acusación principal contra Xóchilt Gálvez y sus empresas es que ellas han servido para financiar su campaña política como precandidata panista y ya presidenciable. La acusación principal del presidente AMLO es “que se haga una investigación sobre las empresas de Xóchilt Gálvez y los contratos que ha recibido del gobierno cuando fue funcionaria del gobierno de Vicente Fox”

En el plano de sus estudios, la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) anunció que iniciará un análisis a la tesis de la candidata opositora a la presidencia de México, Xóchitl Gálvez, por presuntamente haber plagiado su trabajo con el que se tituló como ingeniera en Computación. La UNAM señaló en un comunicado que, ante la “presunta” falta de integridad y honestidad académica en la tesis de titulación de Gálvez, el rector Enrique Graue pidió al director de la Facultad de Ingeniería, José Antonio Hernández Espriú, turne el asunto al Comité de Ética y al Consejo Técnico “a fin de que se realice el análisis que corresponda”. Esto, enfatizó, en apego al artículo 36 del Reglamento General de Exámenes de la UNAM (4). Decisión que concluyó que ni Gálvez ni Scheinbaum tenían problemas con sus trabajos de titulación pues la candidata oficialista también salió al ruedo.

En México ha salido a relucir criticas muy profundas respecto a los peligros que representa Xóchitl Gálvez. Esto, en orden a verse reflejada en las ideas, medidas y anhelos del presidente argentino Javier Milei. Y en ello se recuerda la alegría demostrada por la candidata presidencial mexicana cuando el “libertario” Milei ganó las elecciones en el país sudamericano “El pueblo argentino le puso un alto al mal gobierno en un hecho histórico En Latinoamérica soplan vientos para mejorar nuestros países” sostuvo la candidata derechista que pon el énfasis ten puntos muy similares al verborrreico mandatario argentino: seguridad, relaciones estrechas con Estados Unidos y sus socios europeos, alejarse del polo Colombia, Brasil por el signo político que representan.

Una felicitación que se observó extraña en una mujer que suele argumentar que está muy lejana de la ultraderecha, pero la esencia de su política y programa hace un guiño monumental a ese sector como una manera de atraer sus votos y apoyo económico fundamental. Una línea que hace temer un panorama político que a poco andar de un hipotético gobierno si acaso Xóchilt Gálvez fuese elegida, mostraría disturbios sociales y se afectaría en forma negativa el curso político y económico del país. Puntos de vista neoliberales que pueden sumir a México en una terapia de choque estilo argentino. Esto a pesar de que Gálvez suele argumentar que tratándose de política, el tema de divisiones entre izquierdas y derechas, entre colores de banderas partidarias y otras ella es mas bien “daltónica” en el sentido que tiene sólo un color “el color de México” (5). Una respuesta demagógica pero pragmática. La candidata de la derecha mexicana suele estar en el centro de las críticas por su escasísima capacidad de discusión y problema spara hilvanar ideas sistémicas que permitan dar seguridad que sería capaz de enfrentar las complejidades de un cargo de enormes retos internos en materia de avanzar en la superación de la pobreza y en el plano externo a la hora de lidiar con las presiones de su poderoso vecino del norte.

Retorica banal

Las palabras de felicitación a Milei, pero al mismo tiempo ese apelar a su aparente pasado de izquierda trotskista genera mucha incertidumbre respeto a peso político de la candidata Gálvez. Esto demuestra – según se desprende un amplio reportaje efectuado por el medio Sputnik (6), que la derecha mexicana carece de un proyecto político y está en una crisis tan profunda que Xóchitl Gálvez, ha intentado reivindicar su presunto pasado de izquierda como una estrategia de marketing para atraer votantes, de acuerdo con expertos consultados por Sputnik sobre la ambigüedad ideológica de Xóchitl Gálvez, el historiador Édgar Sánchez, de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y fundador del Partido Revolucionario de los Trabajadores (PRT) —al que se incorporó una sección de la Liga Obrera Marxista (LOM)—, compartió en entrevista con Sputnik que no es seguro que la candidata de derecha haya formado parte de la agrupación trotskista. Para Sánchez “todo este maquillaje político ideológico electoral que desde la oposición han implementado con Xóchitl Gálvez no es otra cosa que mercadotecnia electoral para ganar votos debido a la crisis de legitimidad del neoliberalismo…con una falta de legitimidad cada vez mayor, provocada por una crisis multidimensional que abarca las dimensiones económicas, ecológica, de sanidad, entre muchas más.

En la misma línea, el historiador y maestro en urbanismo por la UNAM Gerardo Santos Rayo dijo a Sputnik que el discurso de Xóchitl Gálvez da cuenta de la profunda crisis que atraviesan las derechas en el país latinoamericano. “Por ese descrédito que han tenido durante los 30 últimos años, debido al neoliberalismo y porque todas las políticas que han implementado en el país han colapsado profundamente, me parece que, de alguna forma, la candidata busca empatizar con ese sector que está profundamente desilusionado de esa derecha que llegó en el año 2000 con Vicente Fox, que parecía que podía cambiar las cosas y que resultó ser igual o más nefasta que el mismo priismo”, señaló el también militante del PRT. El historiador también consideró que, cuando Gálvez asegura que rescatará a la verdadera izquierda gracias a su origen trotskista, en realidad es un intento de lavarse las manos por el daño que el proyecto al que representa ocasionó a México. Así, el que Gálvez hable de un rescate de la verdadera izquierda es, según expone Santos Rayo, un absurdo total. “Su discurso es meramente retórico, si alguien tiene que rescatar a la izquierda, bueno, es la izquierda misma, los que han estado en las calles, los que han militado, los que de alguna forma se organizan frente a los atropellos de la sociedad actual”.

Por último, ambos expertos coincidieron en que el guiño de la panista al presidente electo argentino Javier Milei es una muestra más de, en palabras de Édgar Sánchez, “toda esta ensalada oportunista” que la caracteriza. Para Santos Rayo, la abanderada del PRI-PAN-PRD carece de un proyecto político claro y bien pensado. En ese sentido, su felicitación al mandatario electo sudamericano – sin ideas de un proyecto político racional – no es más que una cuestión de publicidad y oportunismo. Una amalgama de ideas sin un proyecto político claro es una cuestión de marketing y retórica”. Es por lo anterior que para la candidata da lo mismo declarase trotskista un día y decir que va a rescatar a la vieja izquierda militante y, al instante siguiente, celebrar y conmoverse por el ascenso de un personaje como Javier Milei, cuestionado incluso al interior de la derecha del país latinoamericano. Y, esto es posible porque esta derecha no está apostando a una discusión de ideas, a un proyecto político bien definido (…) Y, en ausencia de ello el oportunismo puede resolver esas carencias ideológicas”

Desde el oficialismo, el presidente del Consejo Nacional de Morena, Alfonso Durazo, se lanzó contra Xóchitl Gálvez Ruiz, a quien calificó como una contendiente no preparada para los comicios sobre todo al representar al “conservadurismo”. El morenista aseguró que Gálvez no cuenta con las cualidades necesarias para enfrentar las elecciones y con ello una eventual presidencia, ante la falta de experiencia en la escena política y administrativa, quien además no conoce del todo el funcionamiento del “aparato del Estado” ni la responsabilidad del cargo presidencial al que aspira. Durazo aprovechó las polémicas declaraciones de la aspirante sobre la existencia de “culturas de trabajo diferentes” en el norte y el sur de México para criticar sus comentarios: Misma crítica repetida por AMLO quien señaló “En todo México se trabaja, en todo el país, pero esta idea de que hay una región que vive de otra, no es cierta. Se trabaja muchísimo” (7).

Desde las propias filas opositoras al gobierno de AMLO se critica abiertamente, que el equipo de campaña de Xóchitl Gálvez está dominado por operadores políticos del PRI y del PAN. La falta de perfiles ciudadanos, de jóvenes menores de treinta años y de la poca presencia de académicos o expertos en política pública se ha convertido en críticas recurrentes a Gálvez. También se ha cuestionado la incorporación de los dos hijos de Gálvez como asesores de la candidatura. A pesar de que la mayoría de los nombramientos presentados son cuadros partidistas, prácticamente ningún perfil tiene experiencia ganando elecciones. Los temores del oficialismo y de aquellos que han apoyado el gobierno de AMLO va por el lado de las propuestas de Gálvez en materia de seguridad, donde a las críticas permanentes al desempeño de la actual administración en este ámbito implicaría sacar a las Fuerzas Armadas de tareas de apoyo civil en obras, principalmente, para sólo dedicarse a la lucha contra lo que llama el crimen organizado, ello junto a la idea de construir, al estilo Bukele en El Salvador una prisión de máxima seguridad.

Se critica la serie de ofertones por parte de Gálvez en materia educativa y sanitaria que sea imposible de cumplir. Una de las propuestas de Gálvez es la creación de un sistema de salud integral en el que participen servicios públicos, sociales y privados, con cargo al estado cualquiera sea la institución en que se atiendan, incluso en materia de tratamiento y entrega de fármacos. Se propone en un plan de salud mental l atención sicológica y psiquiátrica gratuita para todo aquel que lo requiera – cuestión que trae aparejado la crónica falencia de especialistas en esta área.

En su plan de gobierno Xóchitl Gálvez reafirma su alianza con los empresarios que son parte consubstancial de sus apoyos lo que hace temer la influencia que estos puedan tener en la marcha de los programas prometidos y que implican un aumento considerable del presupuesto de un estado considerado demasiado grande. En general las experiencias de los gobiernos de derecha establecen que una de sus prioridades es disminuir el tamaño del estado y generar proyectos donde los privados suelen ocupar aquellas áreas dejadas de lado por quien debe ser responsable de los servicios básicos, infraestructura pública, salud, educación y otros donde debe primar el bien común y no el lucro. ¿Cómo hará Xóchilt Gálvez para cumplir cada una de las promesas efectuadas en caso de llegar a la presidencia? Es una incógnita, pero lo más probable es que escasamente se avance en aquello que requiere un papel activo del estado.

Consideraciones sobre Xóchilt Gálvez

¿Qué opinan diarios estadounidenses y europeos de Xóchilt Gálvez? Nos refiere el medio capital 21 (8) que, en general, los medios occidentales de Estados Unidos y Europa son fieles apoyos de candidaturas del estilo de Xóchilt Gálvez y de otros que establecen alianzas con ese occidente hegemónico. Esto, pues representan sus intereses. Una narrativa que muestra el poder de presentar de determinada forma a alguien que no lo es y que requiere ser desestructurado. Wall Street Journal… “Xóchitl Gálvez, que de niña fue vendedora ambulante en las calles, se convirtió primero en exitosa empresaria, y ahora, a pesar de sus orígenes humildes, ascendió a ser la candidata presidencial de oposición, cuya misión es vencer al partido político creado por el nacionalista presidente actual de México”.

Deutsche Welle, la agencia de prensa alemana, se refirió al ascenso de Xóchitl Gálvez como candidata de oposición diciendo: “En México una senadora indígena se enfrentará al partido gobernante prometiendo unidad y respeto para todos los mexicanos, en contraste, con lo que ella denominó, mentiras del actual presidente”. Süddeutsche Zeitung, que es el nombre de uno de los más importantes diarios del sur de Alemania, dice simplemente… “La senadora Xóchitl Gálvez fue nominada oficialmente el domingo como candidata presidencial de 2024 por la alianza opositora, desafiando a Morena, el partido gobernante de México”. El diario dice también, que eso “confirma que los problemas no se solucionan con ideologías, sino con soluciones”.

El diario británico The Guardian, se refiere a Gálvez como… “alguien que contrasta con los candidatos presidenciales del pasado”. El diario afirma que su campaña no es sobre ideología, sino sobre cómo solucionar los mayores problemas de México. Estos son: la violencia la inseguridad, la falta de un sistema de salud contemporáneo y una economía conducida por el poder sucio. El Financial Times publicó un artículo titulado “Una outsider amenaza con estremecer la contienda presidencial en México”, donde expuso como una mujer nacida en la pobreza del estado de Hidalgo, que vendía dulces caseros, llegó a graduarse de ingeniera informática por la UNAM, convertirse en empresaria, legisladora y ahora aspirante presidencial. Para este medio, tal situación, aminoró la narrativa de AMLO de seguir tachando a la oposición como “burgueses mimados”, como ha hecho hasta ahora.

En general se considera a la aspirante de la derecha mexicana como una política sin los atributos necesarios para presidir un país de las características demográficas, políticas, económicas y teniendo un vecino tan poderoso como es Estados Unidos en su frontera norte y países con serios problemas de migración por el sur, que suelen utilizar a México como lugar de tránsito. En general suele aparecer en las últimas preferencias en materias de encuestas, opiniones por sectores sociales como ocurrió con el mundo de la educación superior. La candidata presidencial derechista, desestimó el simulacro electoral universitario, que se realizó el martes 7 de mayo pasado en 480 planteles educativos del país y que la dejó en el tercer lugar, justamente dentro del trio con mayores posibilidades como lo señalan incluso medios derechistas (9)  Primero, la candidata oficialista Claudia Sheinbaum, que representa a Morena-PT-PVEM y en segundo lugar el candidato presidencial del Movimiento Ciudadano, Jorge Álvarez Máynez. “No pasa nada, nos vemos el 2 de junio. Ahí voy a ganar’’, respondió la candidata derechista que expresó confianza, aunque las encuestas la sitúan con freno en sus aspiraciones para ocupar el sillón presidencial.

 

Difícil tarea tendrá un eventual gobierno de la candidata derechista Xóchitl Gálvez en orden a los deseos de sus fuerzas políticas de apoyo que quieren cambios profundos que distingan de lo que ha sido el sexenio de AMLO y aquellos, como es el caso del priista Enrique de la Madrid – hijo del ex presidente Miguel de la Madrid – quien con realismo alerta que (10) “Los programas sociales – de AMLO – se volvieron lamentablemente un instrumento que no puedes tocar. Se debe evitar la narrativa del México en llamas para enfocarse en el relato de lograr un país de clases medias” Idea que encierra el fondo de toda esta candidatura de la derecha mexicana: no dar a conocer aquello que verdaderamente queremos hacer en función de no amenazar las posibilidades de Xóchitl Gálvez. Gálvez a diferencia de Milei en Argentina no expresa el terminar con todos los bonos de ayuda a la población más carenciada pero su lamento de no poder hacerlo, por ahora, es la constatación de ese afán destructor del estrado que anima a las fuerzas más conservadoras de los países, que se valen del estado para enriquecerse, pero desprecian su papel creador y promotor de riqueza y sobre todo protector de los sectores más vulnerables.

Para Xóchitl y los suyos “Estado sí, pero mientras sirva a los fines de los grandes conglomerados privados” La dificultad mayor en un eventual gobierno de la empresaria Xóchitl Gálvez radica en que sólo tiene dos alternativas: o una administración continuista frente a un sexenio de AMLO que puede ser calificado de un gobierno que cumplió gran parte de la parte gruesa de su programa y con un presidente de gran impronta y que posee a menos de tres semanas de las elecciones generales del 2 de junio un 60% de aprobación o la otra alternativa para Gálvez y los suyos es  generar una terapia de choque a lo Javier Milei que seguramente arrastrará al país a una hecatombe social. Lo más probable es que los mexicanos, ante tal disyuntiva prefieran quedarse con el original del continuismo que una copia tan polémica como escasa de luces.

 

Pablo Jofré Leal

Periodista. Analista Internacional.

Articulo Para Segundopaso ConoSur

El contenido vertido en esta columna de opinión es de exclusiva responsabilidad de su autor y no refleja necesariamente la posición de Diario y Radio Universidad de Chile.