Diario y Radio Uchile

Escritorio
JusticiaNacionalPolítica

Sirex Noctilio: la plaga que podría estar detrás de los incendios forestales

Mariano Rivera |Martes 21 de febrero 2017 19:33 hrs.

CONTROL-PINOS

El Sirex noctilio, conocida también como la avispa taladora de madera de pino podría ser uno de los factores desencadenantes de los incendios forestales que en enero afectaron la zona centro sur del país. Vecinos de la zona exigen que se investigue cómo esta plaga acelera la propagación del fuego, también a los grandes empresarios madereros que con la quema evitan perder la producción infectada por el insecto.

Claves: , , ,

Las y los pobladores en la región del Maule piden una “investigación seria y competente” por parte del Estado, en relación a la plaga que ha devastado la zona y que amenaza a plantaciones forestales y comunidades enteras.SIREX1

Se trata de “Sirex Noctilio”, conocido también como la “avispa taladora de madera de pino”, insecto que llegó a Sudamérica en los 80’ y a norteamérica a partir del 2000. En el territorio que nos acoge -y favorecido por factores propios del actual modelo de desarrollo en Chile-, Sirex Noctilio penetró con fuerza el centro y sur de Chile, con el objetivo de fagocitar la tierra.  De este modo, actualmente existen decenas de predios forestales infestados, en cuarentena y hasta con orden de tala, presentes en La Araucanía, Bío-Bío, Maule y Valparaíso.

Según confirma oficialmente el Servicio Agrícola y Ganadero, “la región del Maule mantiene en actividad un insectario especialmente habilitado para la producción masiva de insectos controladores biológicos como las avispas Megarhyssa nortoni e Ibalia leucospoides que ayudan en el control de Sirex Noctilio, por ser enemigos naturales que parasitan al insecto en su estado de larva o huevo”.

Lo anterior es parte del plan de acción de control y mitigación de esta plaga que, como publica Conaf en su Informe Técnico[1], se debe someter a métodos de “raleos” y hasta la “corta o explotación final” del predio si el 50% está contaminado. Siendo ese el caso, se debe aplicar la tala rasa de los cultivos, y los productos resultantes de la corta debieran ser sometidos a un tratamiento cuarentenario autorizado por SAG, y eliminados bajo un procedimiento de sanitización, mediante incineración, picado, secado artificial, triturado, etc., que además resguarde la condición hídrica del suelo y mitigue la contaminación de las napas subterráneas de los predios contaminados luego de ser quemados.

Estos datos despiertan la sospecha de las y los pobladores, sobre todo cuando esta arista no se ha incluido en el debate nacional, incluso advierten que los incendios podrían coincidir con cultivos contaminados por Sirex Noctilio, solucionando el problema de la plaga adicionalmente, de manera rápida, eficaz y “barata”.

Los afectados dicen que la escasa fiscalización de los predios arrendados, la inexistente política de cortafuegos y factores de riesgo en los predios, ameritan una investigación acabada. Incluso, juntas de vecinos afectadas por la misma catástrofe en la región del Biobío interpelaron judicialmente a las empresas forestales por forzarlos a vivir bajo “alta amenaza” de incendio debido a que sus hogares colindan con predios forestales.

Hace días, Manuel Aravena, ex trabajador forestal que se desempeñó por más de 30 años en la industria “de mar a cordillera” para forestales Celco, Arauco y Mininco, sostuvo en entrevista con Cerro a la Izquierda, que la poca fiscalización de los organismos estatales en materia agrícola y forestal, sobre las empresas mandantes que tienen a su haber miles de predios arrendados, es la real causa de los incendios que han azotado al centro y sur de Chile. En su acusación asegura que “a veces plantan en los patios de las casas y sin corta fuegos, sin nadie que fiscalice”.

En esas condiciones, tanto Biobío, la región de O’higgins, Maule y La Araucanía se encuentran doblemente amenazadas, debido a la cuarentena y áreas de peligro extendidas producto de la masiva plaga Sirex Noctilio en la zona. Esto, además de motivaciones puramente capitalistas como minimizar costos, han llevado a pobladores y pobladoras a relacionar la “conveniencia” para las empresas con incendios intencionales. La quema representaría un proceso de sanitización del suelo prácticamente gratis para las grandes corporaciones forestales, y en cierto modo, reembolsable para los campesinos y pequeños agricultores que actualmente arriendan sus predios a corporaciones como Forestal Arauco S.A. y CMPC.

Así, un poblador de la zona y fuente de este reportaje, comentó que el sentido común de los vecinos cada vez apunta más a la idea de una eventual vinculación de estos fenómenos (incendio y plaga), por cuanto incluso ahorrarían -con gran impacto en el ecosistema- miles de dólares asociados al proceso de sanitizacón artificial, vigente en la normativa oficial y pública del SAG, y recomendadas internacionalmente por la FAO para el control del Sirex.

Cabe señalar que como publica el Consorcio Protección Fitosanitaria Forestal S.A. (CPF), “el 01 de noviembre se inicia el periodo de vuelo para el movimiento de madera en las zonas cuarentenadas de Sirex noctilio, la cual finaliza el 30 de abril (fecha a confirmar por el SAG anualmente)” por lo que recomienda y recuerda a los actores del mundo forestal evitar raleos y podas en periodo de vuelo de la plaga, pues Sirex Noctilio se encuentra lista para volar y su potencial expansión es tan voraz como el impacto que deja en los cultivos.

Según la Situación y Marco Regulatorio en Chile (2012) sobre Sirex Noctilio, publicada por el Ministerio de Agricultura “en la zona precordillerana de Alto Biobío, donde se detectó inicialmente la plaga, se presentaron niveles de ataque de hasta el 80%, y algunos rodales en esta zona con ataques de alrededor del 50% de los árboles”. Según el relato de pobladores, la situación a la fecha estaría en aumento.  Tanto así que “el presente año, CPF S.A. enfrenta el desafío de producir 12.090 dosis del biocontrolador de Sirex noctilio”, para combatir la plaga, ratifica el organismo.

La comunidad entiende que según la normativa vigente, el SAG estaría imposibilitado de acabar con la plaga, por lo que dedica sus esfuerzos y recursos a combatir a Sirex con controladores biológicos como avispas Megarhyssa nortoni e Ibalia leucospoides, cuyos operativos se encuentran en desarrollo. Esto pues la masificación de Sirex Noctilio podría estar aumentando luego de los incendios intencionales  registrados durante las últimas semanas y que ha consumido más de 600 mil hectáreas, además de parte del bosque nativo en peligro de extinción. sirex2

 A esto se suma la información acerca de las dificultades que tendrían las corporaciones forestales en Chile en el mercado internacional y el constante peligro que afecta a las plantaciones. Sólo en la región de Biobío el 68% de la superficie cultivada con Pino Radiata se encuentra bajo control oficial de Sirex Noctilio, y según los pobladores, la situación sería similar en las otras localidades inmersas en el negocio forestal.

Además, pese a los dichos de los voceros de Arauco S.A. y CMPC, Charles Kimber y Hernán Rodríguez respectivamente, en relación a las pérdidas y la escasa rentabilidad que directa o indirectamente le puede reportar a las empresas del sector, según información publicada oficialmente por Conaf, en materia de reembolsos sobre casos de incendios forestales, el órgano ratificó la vigencia de los subsidios, y se señaló oficialmente que “este instrumento fue formalizado mediante la Ley N° 20.326 de fecha 29 de enero de 2009, modificó el Decreto de Ley 701 y el Decreto Supremo Nº 192”. Esto, con el objetivo de cubrir “las pérdidas de la forestación frente a un siniestro climático de sequía; lluvia excesiva o extemporánea, inundación, helada, granizo, nevada, viento o de un incendio”.

En el caso específicamente de incendio, Conaf precisa que se entenderá por incendio “el daño experimentado por la plantación forestal por la acción directa del fuego”, afectos a “pérdidas, mermas o daños a la plantación forestal que sean consecuencia de actos intencionales y/o maliciosos de terceros, cualquiera sea su origen o motivación”. Conforme expresa el organismo en su página oficial, “la aseguradora pagará los costos de replante solo si el daño causado por los riesgos cubiertos sea mayor al deducible, es decir el daño constatado es mayor al 25 % de la plantación”; situación que estaría ocurriendo en gran parte de los predios incendiados hasta la fecha.

Todo lo anterior refuerza la hipótesis de las y los pobladores, en relación a motivaciones de terceros para quemar los predios y la eventual conveniencia de las corporaciones de la industria forestal en Chile, que con escasa mantención de predios y otros factores de riesgos otorgados por la industria.

La conversación clave entre Forestal Arauco y comunidades afectadas

sirex3En conversación con un poblador amenazado por la catástrofe, el jefe área Linares de Forestal Arauco, Jorge Alvear Orellana habló sobre diversas materias abordadas en este reportaje.

Frente a la preocupación del poblador, el representante de Forestal Arauco respondió que trabajaban en un operativo: “Estamos viendo el tema, pero mañana no vamos a ir a cortar nada, el bosque se va a cortar cuando se tenga que cortar, el cortafuegos si hay que hacerlo, pero en todos lados hay cortafuegos que hacer y árboles que cortar, pero no va ser de ahora pa’ mañana, no es tan rápida la cosa”.

Con insistencia, el poblador manifestó su preocupación por cuanto el bosque arrendado a la forestal estaría infestado en más del 40% con Sirex Noctilio, por lo que está declarado con orden de tala.  Así, el comunero le dijo que -en el actual contexto- esto sería mucho más peligroso y un potencial polvorín, puesto que la voracidad de Sirex Noctilio es desmedida: se contagia a través de las avispas hembras, quienes colocan sus larvas al interior del tronco vivo de pinos exógenos, junto a una tóxica sustancia secretada por el insecto que deja el árbol seco por completo, lo que lo transforma en doblemente combustible.

Otro problema acrecentaba el temor del comunero, quien le recordó al representante de Arauco S.A. que el sector donde vive y se desempeña carece de cortafuegos, por eso preguntó sobre el plan de acción y las zonas prioritarias decretadas por parte de la forestal del grupo Angelini, y le sugirió al funcionario comenzar con áreas contaminadas por la plaga, a partir de un “criterio preventivo”.

Alvaear Orellana interrumpió vehementemente y rezongó: “Olvídate de la corta, el bosque se va a cortar cuando se tenga que cortar, el tema es el corta fuego y eso lo tenemos que hacer en el sector” , agregando que “todos los bosques hoy en día tienen prioridades, las cosechas hoy día están enfocadas en los bosques quemados, el tema de cortar el bosque con Sirex no va a ser rápido, el cortafuegos sí, porque hay varios casos como el tuyo donde hay que hacer cortafuegos rápidos y estamos coordinando los equipos, pero no es llegar y mover una máquina”.  La inexistencia de cortafuegos va en la misma línea de lo declarado por un guardabosque de la misma forestal, que en una visita al sector reflexionó sobre la precaridad de cortafuegos en los predios arrendados.

Sin embargo, según el jefe de área Linares de Forestal Arauco, actualmente el foco estaría puesto en cosechar lo quemado y, por tanto, la empresa seguiría percibiendo utilidades con lo bosques quemados, eliminando de paso al Sirex Noctilio. Y es que Alvear no atendió a la advertencia realizada por el poblador, en relación al peligro de propagación y peligrosidad, producto de la diferencia combustible entre un bosque infestado con la plaga y uno “sano” y se limitó a agregar: “No, mira, si hay un incendio, el incendio va a pasar si estás con Sirex o si no estás con Sirex, es cierto que tenemos una deuda con el cortafuegos en ese sector, pero el árbol con Sirex no te hace un incendio, el árbol con Sirex y el sano no pelean y hacen un incendio, no se va a quemar más rápido o menos rápido si está o no con Sirex” (…) “el tema lo estamos revisando y lo vamos gestionar, pero no lo sé, no te puedo dar plazos, yo voy a tratar de ir absolutamente dependiendo de la disponibilidad, si tengo que ir, así como tengo que ir a varios sectores más”.

Así y transcurrida la conversación, el tono -a ratos desafiante- del representante del grupo Angelini y Forestal Arauco fue bajando de intensidad y reconoció que efectivamente existen predios infestados con la plaga taladora de madera de pino, que son altamente preocupantes porque representan mayor riesgo por lo que finalizó comprometiendo una visita a la brevedad, agregando que “hoy día recién estamos consolidando toda la información y número uno mío es el caso tuyo, ¿me cahchai’?, del área mía y de lo que yo reviso, el primer punto principal es el tuyo, y más por el tema del Sirex y el tema que no tiene cortafuegos (…) Si no fuera importante no te llamaría”.

Esto, pues la “taladora de madera de pino” ha sido declarado como una plaga cuyo control es “obligatorio y permanente”, lo que en los últimos meses ha obligado al SAG a extender considerablemente el área de cuarentena y área de peligro por predios contaminados, presentes en diversas localidades de las regiones de O’Higgins, Maule, Biobío, Aysén y Valparaíso.

 Ahora el llamado desde la comunidad al SAG y a organismos competentes es tan directo como lógico: “Transparentar y difundir los estándares de fiscalización nacional, el estado del arte en las zonas afectadas y, por cierto, entregar datos actualizados de cuántas de las hectáreas incendiadas coincidirían con predios que estarían bajo cuarentena o peligro,  infestados por la avispa taladora de la madera de pino y con todos los factores de riesgo señalados por el servicio (escasez hídrica, altas temperaturas, bosques con árboles estresados, etc).

Sin ir más lejos, el poblador que vive y trabaja en la zona, reconociéndose como un “autodidacta y con vocación científica”, ha demandado a diversos medios de comunicación y autoridades relacionadas que se realice una investigación acabada por los organismos competentes.  “Es necesario que se haga una investigación seria y profesional”, dice la fuente. “No queremos desinformación y creemos que los organismos pertinentes deben encabezar la indagatoria con todos los antecedentes en la mesa, pues “la evidencia habla por si sola”, manifestó.

Asimismo y en materia comunicacional, la comunidad se encuentra esperando que las autoridades como la Presidenta de la República, o en su defecto ministros de Agricultura y Economía se refieran al respecto, y de paso expliciten la realidad en torno a los seguros forestales para mitigar la incertidumbre “sembrada” por actores de la industria forestal en las últimas semanas, y se sancione como a Arancibia y Swett -si así corresponde- la desinformación en que incurrirían los representantes de Arauco y CMCP al señalar que actualmente no habría seguros comprometidos.