Diario y Radio U Chile

Año XI, 20 de febrero de 2019

Escritorio

Gremios disidentes de la CUT piden la renuncia de la dirigencia

Se mantienen las tensiones al interior de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT) por su fallido proceso electoral. La semana pasada el Tribunal Electoral ordenó llevar a cabo un nuevo proceso de votaciones internas. Sin embargo, el sector disidente de la CUT cuestionó que se llame a elecciones con la dirigencia transitoria a cargo y algunos gremios han pedido que renuncie Bárbara Figueroa y Nolberto Díaz.

Natalia Figueroa

  Martes 16 de mayo 2017 21:14 hrs. 
Directiva CUT

El viernes pasado el Tribunal Electoral informó sobre la nulidad de las elecciones de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), realizadas el 26 de agosto de 2016, y ordenó iniciar un nuevo proceso.

Esto, luego que la presidenta de la multigremial, Bárbara Figueroa, aceptara las acusaciones sobre las irregularidades que se cometieron en este fallido proceso.

La investigación judicial está a cargo de la Fiscalía Centro Norte de la Región Metropolitana y busca determinar si hubo falsificación de certificados de vigencia de los sindicatos que participaron, lo que habría generado el abultamiento del padrón.

Pese a que la decisión del Tribunal Electoral también fue suspender las elecciones programadas para el 20 de abril pasado, la directiva transitoria de la CUT, liderada por Bárbara Figueroa y Nolberto Díaz, de todas maneras ratificó que se van a reprogramar para los próximos meses.

El Colegio Nacional Electoral (CNE) de la CUT señaló que no se ha dictado sentencia definitiva y, por lo mismo, la responsabilidad de quienes están dirigiendo la organización es no detener estos procesos.

Ante esto, la disidencia de la multisindical se mostró contraria a que los representantes transitorios sigan tomando decisiones.

El presidente de la Confederación de la Salud Municipalizada (Confusam), Esteban Maturana, dijo que al anular las elecciones se dejarían sin efecto los cargos asumidos por estos dirigentes que no contarían con legitimidad.

A su juicio, la solución a la crisis interna de la CUT es convocar a un Congreso Refundacional y, por lo mismo, pidió la salida de los actuales dirigentes. “Los llamamos a renunciar y a no repostularse a los cargos. Lo mínimo que debiera hacerse es llamar a un Congreso pero que refunde la central para terminar con los problemas que dieron origen a esta crisis y las elecciones tienen que ser con voto universal”.

Sin embargo, la postura no es unánime. El presidente de la Agrupación Nacional de Empleados Fiscales (Anef), Carlos Insunza, dijo que ese Congreso al que se refirió el presidente de la Confusam fue realizado en enero y hasta ahora se ha dado curso a lo determinado en esa instancia.

Insunza dijo que cuando se habló de extender un proceso para rectificar las irregularidades electorales se entendía que la directiva transitoria tomaría decisiones. Entonces, a su juicio, sería contradictorio que a estas alturas se les pida su renuncia a los integrantes. “En el proceso que estamos llevando actualmente hemos visto como las medidas de transparencia han tenido un impacto positivo en los estatutos que van a regir los nuevos comicios”, señaló el dirigente.

Mientras que el vicepresidente transitorio de la CUT, Nolberto Díaz, dijo esperar que se realicen las elecciones lo antes posible.

Respecto de las críticas de otros sindicatos disidentes, afirmó que cada uno puede presentar sus quejas a las instancias correspondientes, pero su mandato es lo que por unanimidad determinó el Congreso.

Para este miércoles por la tarde está convocado a un Consejo Directivo Nacional donde se tomarán definiciones respecto de la situación interna de la multisindical. En particular, se espera conocer el nuevo cronograma electoral y también recibir una propuesta del Colegio Nacional Electoral para la manera más pertinente de ejecutarlas, ya sea por voto indirecto o por delegación o universal, es decir, un trabajador un voto.

Cabe destacar que los propios dirigentes han reconocido que este es el momento más complejo que ha vivido la central durante los últimos años y que los ha llevado a una fracción interna muy profunda.