Diario y Radio Uchile

Año IX, 14 de diciembre de 2017

Escritorio
Deportes

Luis Bonini más allá del “Te quiero ver…”

Claudio Medrano |Jueves 23 de noviembre 2017 15:06 hrs.

1462482399-bonini

El ex preparador físico de Marcelo Bielsa será recordado por ser el protagonista de aquel recordado video donde alienta apasionadamente a Humberto Suazo previo a un partido con Uruguay. Pero su figura trascenderá, principalmente, por el aporte que realizó en cuanto a su trabajo en nuestro país y también en Argentina.

Claves: , , ,

A los 67 años murió Luis María Bonini. El recordado preparador físico de la selección nacional durante el periodo de Marcelo Bielsa, será recordado por su aporte a dicho cuerpo técnico y por su metodología de trabajo que logró cambiarle la cara a una selección que marchaba en el último lugar de Sudamérica y que se transformó en uno de los equipos más respetados y admirados del mundo.

El recorrido de Bonini en el deporte comenzó en Bahía Blanca, en la Universidad Nacional del Sur. Fue en ese lugar donde abandona la carrera de Ciencias Económicas para dedicarse a lo que sería su profesión definitiva: profesor de Educación Física.

Fue durante el desarrollo de esa carrera cuando uno de sus profesores, Alberto Finger, se lo llevó a trabajar en el club Ateneo de la Juventud, donde dio clases de natación y entrenaba a los equipos juveniles y cadetes.

Sus inicios como vemos no estuvieron en el fútbol. Luego de la natación pasó por el básquetbol. Junto a León Najnudel formó parte del cuerpo técnico del equipo de Ferro Carril Oeste, siendo parte de la fundación de la Liga Nacional de Básquet argentino en el año 1985.

Fue precisamente en ese punto donde se produce el cruce con el balompié, dado que debido al buen trabajo que realizó con la rama de básquetbol, el entrenador Carlos Griguol se fijó en él y lo invitó a formar parte de la rama de fútbol, iniciando así un romance con este deporte que lo acompañó hasta el día de su muerte.

Su encuentro con Bielsa.

Pero sin duda alguna que la época profesional más exitosa que vivió Luis María Bonini fue al lado del técnico argentino Marcelo Bielsa. El rosarino había abandonado Newell’s en 1992 para dirigirse a México a entrenar al Atlas de Guadalajara. Fue en ese equipo donde comenzó a trabajar esta dupla que años más tarde arribaría a la selección nacional.

Bonini y Bielsa formaron una dupla fundamental para entender el fútbol del Siglo XXI.

Bonini y Bielsa formaron una dupla fundamental para entender el fútbol del Siglo XXI.

Luego vendrían pasos por el América de México, Vélez Sarsfield, Español, hasta llegar a la selección argentina de fútbol, donde la dupla Bielsa – Bonini alcanzaría una de sus puntos más altos.

Fue en la albiceleste donde el “método Bielsa” se hizo mundialmente famoso. El vértigo y el despliegue físico táctico que mostró ese equipo, provocó un cambio radical en la cual se estaba concibiendo al fútbol en esos años y gran parte de eso fue gracias al trabajo que realizó en la parte física del plantel Luis Bonini.

Paradójicamente, fue el lugar donde se vivió la que quizá fue su más grande decepción, luego que la selección de Argentina resultara eliminada en la primera ronda del Mundial de Corea Japón, en lo que fue uno de los fracasos más grandes en la historia del fútbol trasandino.

Con Argentina Bonini vivió algunos de sus mejores momentos y también su peor fracaso.

Con Argentina Bonini vivió algunos de sus mejores momentos y también su peor fracaso.

Ni siquiera la obtención de la medalla de oro en Atenas sirvió para apaciguar los ánimos de un sector de la hinchada que, hasta el día de hoy, no perdona a dicho cuerpo técnico por la eliminación que vivió Argentina en esa Copa del Mundo.

Su romance con Chile

Tuvieron que pasar tres años para que Bonini y Bielsa se volvieran a reunir para encabezar un proyecto futbolístico. Pese a las ofertas que provinieron de otros países, el mundo futbolístico se sorprendió con la decisión de Bielsa de dirigir a la selección chilena de fútbol, equipo que había terminado hace poco en el último lugar de Sudamérica en las clasificatorias mundialistas y con un equipo de mucho talento joven, pero a la vez muy indisciplinado.

“Yo le dije a Bielsa, ‘¿Qué vamos a hacer ahí si esos chicos vienen de salir últimos?’, yo quería ir a Australia o Estados Unidos, pero él prefirió venir a Chile y ya ven lo que logró”, señaló Bonini en una ocasión respecto de lo que fue el arribo a nuestro país.

Son varias las anécdotas que grafican la relación que tuvo Bonini con los jugadores de la selección chilena. Una en particular con el joven Arturo Vidal, muestra cómo se fue dando esta cercanía, pese a lo riguroso de los entrenamientos.

El preparador físico tenía reunido a todos los seleccionados en una de las canchas del complejo, cuando un balón llegó hasta el grupo. El volante, en ese entonces perteneciente a Colo Colo, tomó la pelota y comenzó a dominarla. Bonini no tardó en llamarle la atención: “Y vos, ¡qué te has creído! Cuando yo hablo me ponés atención, ¡andáte de acá!”.

Los jugadores de la Roja descubrieron en Bonini a un gran tipo. “Se ganó al grupo de entrada. Muy simpático, preocupado de todo, ¡de todo! Trabajábamos a full , no había respiro. Tenía gran humor”, cuenta Eduardo Rubio, actor permanente en las primeras nóminas de Marcelo Bielsa.

Bonini no se cansaba de transmitir el siguiente mensaje: “Lo que más quiero es que ustedes quieran estar en su selección. Miren a los argentinos: son titulares en Italia o España, llegan a su país y a veces no juegan un minuto. Y en los entrenamientos se rompen el alma. ¡Eso quiero! Que sientan orgullo por su selección, que se mueran por su selección”.

Su dedicación a la Roja fue total. “En los aeropuertos se preocupaba de que todos estuviésemos ordenados, de que en las escalas no pasara nada extraño”, precisó en entrevista con El Mercurio, Roberto Cereceda.

En concentraciones y hoteles también hacía lo suyo, porque más de una vez -y de madrugada- recorría los pasillos comprobando que sus muchachos estuvieran descansando. “En Israel, después de perder 1 a 0, ‘Chupalla’ Fuentes le pidió permiso para salir a comer y tomar algo. Bonini lo frenó: ‘No. ¡Cómo se te ocurre!”‘.

bonini2

Fue el mismo Bonini quien recibió a Mauricio Pinilla en el equipo de Bielsa, en agosto de 2010. Si bien la Roja disputó un amistoso en Kiev, ante Ucrania, la selección se reunión en Alemania. Y ahí, el preparador físico elogió la capacidad física del delantero, le pidió que se cuidara, que no desaprovechara su carrera “y dejáte de hueviar , dale al fútbol, que así el ‘Loco’ siempre te va a llamar”.

La aventura del “profe” terminó con la renuncia de Bielsa. Por esos días, el DT habló con Bonini. “¿Usted se quedaría trabajando en la selección, en estas circunstancias?”, le preguntó, a propósito de la derrota de Harold Mayne-Nicholls y la asunción de Sergio Jadue en la testera de la ANFP. “Sí, me quedaría, Marcelo”, fue la respuesta. “Y yo también, pero hay cosas que a mí me incomodan… Me incomodan los dirigentes. No confío en ellos. Me quiero quedar, pero no confío en los dirigentes… Me voy”, remató el rosarino.

Luego vino la estadía en Bilbao, un paso como comentarista de televisión y su último trabajo como parte del cuerpo técnico de Sebastián Becaccece. Hitos de un trabajo que se podría resumir en aquél video con “Chupete” Suazo, pero que va más allá de una simple arenga arrojada al viento.