Diario y Radio Uchile

Año IX, 12 de diciembre de 2017

Escritorio

Análisis primera vuelta electoral

René Solís de Segovia |Cartas al Director |Lunes 27 de noviembre 2017 6:11 hrs.

Señor Director:

¿Debe Piñera solamente esperar a que sus adversarios se rompan la cara entre ellos?

El análisis de los resultados de la primera vuelta de las elecciones presidenciales, al margen de opiniones interesadas, arroja tres conclusiones básicas, a las que habría que agregar un par de reflexiones sobre lo que, al menos en estos momentos, se puede afirmar con cierta garantía de no equivocarnos.

Primera, no cabe duda de que los grandes triunfadores fueron los candidatos del Frente Amplio y particularmente Beatriz Sánchez. Esto, puso en evidencia que las encuestas fallaron muchísimo (o que estaban groseramente manipuladas), y que se movilizó una parte sustancial del electorado más para que no saliera Piñera que por un programa concreto. Dicho de otra manera, creo que una parte importante del voto (puede estar en el 10% más de participación de la que se auguraba), se dirigió a oponerse a la política tradicional, más que a apoyar un proyecto, lo que también explicaría, al menos en parte, los resultados poco alentadores de Guillier.

Segunda, tampoco es discutible que hubo tres grandes perdedores:

  • Piñera, que no solo no obtiene siquiera el 40% que le daban los peores vaticinios, sino que su imagen queda devaluada, añeja y con un discurso nada creíble y hasta patético. Creo que en la 2ª vuelta no debería ni siquiera obtener, como propios, los votos que obtuvo en primera vuelta, ya que ese pobre 36,6% está afectado por un efecto de halo, generado por las encuestas y que daban unos resultados mucho mejores para el ex-presidente. Solo cuenta con la ayuda de Kast quien, ciertamente, recibe el apoyo incondicional de la derecha más reconocible.
  • Goic, que obtiene unos resultados prácticamente residuales, lo que es dramático si se considera que se trata de un partido tradicionalmente hegemónico para una parte sustancial del electorado chileno ¡desde hace más de 50 años! El resultado de Goic es lo suficientemente malo como para que renunciara a la presidencia de la DC y para que su línea, dentro de su partido, resulte también perdedora, lo que plantea preguntas de fondo como ¿quién manda ahora? ¿qué corriente/personas deberán recomponer este partido?
  • Marco Enriquez-Ominami, que con sus malos resultados termina por demostrar una evidencia para la cual él es ciego: no se puede entusiasmar al electorado con un discurso autorreferente, de un victimismo cansino, faltón y antipático (véase el debate de los 8 candidatos en TV). MEO no cuenta con estructura que lo acompañe y, probablemente, seguirá ensimismado sin saber por qué no tiene apoyo social; a mí me recuerda un viejo refrán español que reza: “Si el vino no emborracha y no hay viento ¿por qué coño me he caído?”

Tercera, parece claro que las conversaciones para enfrentar la candidatura de Piñera de cara a la 2ª vuelta, van a ser sustanciales y habrán de responder a preguntas cruciales. Por ejemplo ¿puede la NM acoger –incorporar- medidas de cambios profundos que propone el FA y que fueron importantes en su campaña? Dicho desde el otro punto de vista ¿accederá el FA a apoyar claramente a la NM sin que se admita sus propuestas más potentes? Y pienso que estas dos preguntas (que es la misma, en realidad) son fundamentales, porque es evidente que Guillier no tiene nada que hacer sin el apoyo del Frente Amplio.

Por otra parte, no hay que perder de vista que la candidatura de Guillier no entusiasma masivamente, ni persuade a la mayoría de sus votantes de que él personifica la continuidad real de la presidenta Bachelet. También hay que recordar que la NM representa, para gran parte de los votantes del FA, “más de los mismo”, un estilo caduco y condescendiente con la corrupción que Beatriz Sánchez puso, reiteradamente, en el punto de mira de los ataques más contundentes -y seguramente más convincentes- de su campaña. Esto quiere decir que el acuerdo entre la NM y FA es tan imprescindible como complicado, que requerirá de finos negociadores, de generosidad ante lo accesorio y firmeza en lo fundamental, de abandonar la soberbia y no sucumbir a prácticas mezquinas o revanchistas.

Queda claro que a Guillier, para obtener más del 50% de los votos en 2ª vuelta, le resulta imprescindible contar con el apoyo explícito y convencido del Frente Amplio. La segunda vuelta solo es importante para la candidatura de Guillier y, lo acertado o no de su estrategia, determinará quién será el próximo presidente de la república de Chile. Lo que haga o no Piñera da lo mismo; él ya perdió la carrera que debía correr como ganador y ahora su única opción es esperar a que sus adversarios se rompan la cara entre ellos.

*El autor es Licenciado en Psicología. Máster en Gerencia de Servicios Sociales. 

Psicólogo de la Dirección Gral. de Servicios para la Familia y la Infancia (Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad de España)

Experto en Metodología de la Intervención Social, Autor del “Nuevo Diccionario para el Análisis e intervención social con Infancia y Adolescencia”, Madrid 2016. Autor de publicaciones sobre Metodología de la Intervención Social, el modelo de Competencia Social y los Servicios Sociales, Política Social, Sistema Público y Privado de Servicios Sociales, Educación Social, etc. Profesor en múltiples cursos sobre política social y servicios sociales en universidades, comunidades autónomas, Administración Central y otros organismos públicos.

Ha asesorado y participado en congresos y planes de capacitación de instituciones chilenas como la Dirección de Presupuestos (Ministerio de Hacienda), MIDEPLAN, Servicio Nacional de Menores (SENAME), Universidad ARSIS, Universidad Católica de Chile y Universidad Alberto Hurtado. Ha participado en múltiples seminarios y foros internacionales.

 

Envíanos tu carta al director a: cardenas@u.uchile.cl