Diario y Radio U Chile

Escritorio

Taira: El arte de los deseos de la cultura andina

A partir de este viernes y hasta el 27 de mayo de 2018 podrá visitarse en el Museo Chileno de Arte Precolombino la exposición Taira, el amanecer del arte en Atacama. La muestra contempla distintos grabados rupestres que son presentados a partir de la utilización de dispositivos multimedia. La exhibición también presenta una perspectiva religiosa de la cultura andina.

Abril Becerra

  Jueves 30 de noviembre 2017 18:59 hrs. 
taira taira

La idea venía rondando hace años: ¿cómo exponer el arte rupestre de Taira en el Museo Chileno de Arte Precolombino? ¿Cómo llevar a la institución un patrimonio inamovible? Pero el tiempo, dio la respuesta, ya que luego de una extensa investigación, el equipo de la entidad decidió utilizar la tecnología disponible para poder llevar a sus salas distintas representaciones del estilo Taira presentes en las cercanías del río Loa.

Así surgió la exposición Taira, el amanecer del arte en Atacama, muestra que a partir de este viernes y hasta el 27 de mayo de 2018 exhibirá el Museo Chileno de Arte Precolombino.  

“En general, este arte rupestre se ha presentado a través de fotografías y eso nos ha producido siempre una enorme frustración, porque se pierde toda la experiencia que implica el contemplar estos grabados en su contexto paisajístico y la solemnidad del desierto. Entonces, para esta oportunidad decidimos hacer una exposición totalmente inédita que consiste en reproducir, por medio de alta tecnología, el paisaje del arte rupestre”, comenta el director de la espacio, Carlos Aldunate.

FIGURA 40b-B-Bustrofedon R.Bennett-ALTA

FIGURA 15c -Taira gral-EPerez-ALTA

F

El proyecto también fue pensado de manera tal que el público lograra vivir una experiencia. Por ello, se incluyeron imágenes en 360° e incluso se reprodujo un viaje fílmico telescópico que imita el vuelo de un cóndor.

Además, la propuesta recupera la visión de Comunidad Atacameña Taira, ya que el equipo del Museo trabajó directamente con ellos.“En la muestra esta el lenguaje estético que permite recrear a través de la tecnología todas estas maravillas, el lenguaje científico de los arqueólogos que han interpretado este arte rupestre y el lenguaje de la comunidad de Taira que da su explicación sobre qué significa para ellos este arte”, dice Carlos Aldunate.

Taira, de grabado y religiosidad 

Los pictograbados de Taira son unos de los  más importantes de la región andina. Datan de aproximadamente 800 a 400 años a.C. y se encuentran en un alero rocoso del curso superior del río Loa en la región de Antofagasta.

Según José Berenguer, investigador de la exposición y curador jefe del Museo, estos registros dan cuenta de un estilo naturalista donde es fácil identificar imágenes asociadas a animales y humanos.“En Taira las representaciones son bastante realistas o, por lo menos, existe una pretensión de alcanzar cierto realismo”, señala.

El investigador también afirma que estas representaciones se asocian a un rito de las comunidades indígenas de la zona. “Comprendiendo a las comunidades y lo que es el mundo andino, entendemos que grababan, en gran parte, para expresar deseos”.

 “De hecho, otra manera de hablar sobre el arte de Taira es referirse al arte de los deseos, es decir, ellos plasmaban lo que querían: animales, rebaños, que nacieran nuevas llamas para que se multiplicaran los rebaños, porque esa era la riqueza del pastor. En ese sentido, hacían ofrendas”, explica.

En arqueólogo indica que para plasmar estas imágenes se empleaban diversas técnicas. Una de ellas consistía en romper la roca donde se quería imprimir la representación (técnica sustractiva). Otro de los mecanismos utilizados era el “pintar” las rocas con pigmentos de colores, los que podían ser  de tierra, sangre, grasa o de algún mineral (técnica aditiva). Una tercera fórmula radicaba en mezclar las dos técnicas anteriores, lo que es conocido como el pictograbado. Según Berenguer esta fórmula es la que marca el estilo de Taira.

Coordenadas

Taira, el amanecer del arte en Atacama estará abierta al público de martes a domingo de 10:00 a 18:00 horas. La entrada tiene un valor de $4.500 (general) y $2.000 (para estudiantes). Los niños menores de diez años no pagan. Además, este domingo tres de diciembre, en el marco del aniversario número 36 del Museo, la entrada gratuita se extenderá a todas las edades.

La idea venía rondando hace años: ¿cómo exponer el arte rupestre de Taira en el Museo Chileno de Arte Precolombino? ¿Cómo llevar a la institución un patrimonio inamovible? Pero el tiempo, dio la respuesta, ya que luego de una extensa investigación, el equipo de la entidad decidió utilizar la tecnología disponible para poder llevar a sus salas distintas representaciones del estilo Taira presentes en las cercanías del río Loa.

Así surgió la exposición Taira, el amanecer del arte en Atacama, muestra que a partir de este viernes y hasta el 27 de mayo de 2018 exhibirá el Museo Chileno de Arte Precolombino.  

“En general, este arte rupestre se ha presentado a través de fotografías y eso nos ha producido siempre una enorme frustración, porque se pierde toda la experiencia que implica el contemplar estos grabados en su contexto paisajístico y la solemnidad del desierto. Entonces, para esta oportunidad decidimos hacer una exposición totalmente inédita que consiste en reproducir, por medio de alta tecnología, el paisaje del arte rupestre”, comenta el director de la espacio, Carlos Aldunate.

FIGURA 40b-B-Bustrofedon R.Bennett-ALTA

FIGURA 15c -Taira gral-EPerez-ALTA

F

El proyecto también fue pensado de manera tal que el público lograra vivir una experiencia. Por ello, se incluyeron imágenes en 360° e incluso se reprodujo un viaje fílmico telescópico que imita el vuelo de un cóndor.

Además, la propuesta recupera la visión de Comunidad Atacameña Taira, ya que el equipo del Museo trabajó directamente con ellos.“En la muestra esta el lenguaje estético que permite recrear a través de la tecnología todas estas maravillas, el lenguaje científico de los arqueólogos que han interpretado este arte rupestre y el lenguaje de la comunidad de Taira que da su explicación sobre qué significa para ellos este arte”, dice Carlos Aldunate.

Taira, de grabado y religiosidad 

Los pictograbados de Taira son unos de los  más importantes de la región andina. Datan de aproximadamente 800 a 400 años a.C. y se encuentran en un alero rocoso del curso superior del río Loa en la región de Antofagasta.

Según José Berenguer, investigador de la exposición y curador jefe del Museo, estos registros dan cuenta de un estilo naturalista donde es fácil identificar imágenes asociadas a animales y humanos.“En Taira las representaciones son bastante realistas o, por lo menos, existe una pretensión de alcanzar cierto realismo”, señala.

El investigador también afirma que estas representaciones se asocian a un rito de las comunidades indígenas de la zona. “Comprendiendo a las comunidades y lo que es el mundo andino, entendemos que grababan, en gran parte, para expresar deseos”.

 “De hecho, otra manera de hablar sobre el arte de Taira es referirse al arte de los deseos, es decir, ellos plasmaban lo que querían: animales, rebaños, que nacieran nuevas llamas para que se multiplicaran los rebaños, porque esa era la riqueza del pastor. En ese sentido, hacían ofrendas”, explica.

En arqueólogo indica que para plasmar estas imágenes se empleaban diversas técnicas. Una de ellas consistía en romper la roca donde se quería imprimir la representación (técnica sustractiva). Otro de los mecanismos utilizados era el “pintar” las rocas con pigmentos de colores, los que podían ser  de tierra, sangre, grasa o de algún mineral (técnica aditiva). Una tercera fórmula radicaba en mezclar las dos técnicas anteriores, lo que es conocido como el pictograbado. Según Berenguer esta fórmula es la que marca el estilo de Taira.

Coordenadas

Taira, el amanecer del arte en Atacama estará abierta al público de martes a domingo de 10:00 a 18:00 horas. La entrada tiene un valor de $4.500 (general) y $2.000 (para estudiantes). Los niños menores de diez años no pagan. Además, este domingo tres de diciembre, en el marco del aniversario número 36 del Museo, la entrada gratuita se extenderá a todas las edades.