Diario y Radio U Chile

Escritorio

Academia Sueca revela por qué Borges no recibió Premio Nobel de Literatura

Según la información, en 1967 la Academia Sueca contempló otorgarle la mayor distinción literaria al escritor argentino, pero lo descartó, considerando que era “demasiado exclusivo o artificial”.

RFI

  Miércoles 10 de enero 2018 14:28 hrs. 
borges

Borges jamás ocultó que quería el premio Nobel de Literatura, sin embargo, y aunque sus cualidades literarias eran más notorias que las de otros galardonados que pasaron al olvido, murió sin haberlo conseguido.

Desde entonces, las razones por las que el galardón escapó al autor del El Aleph son motivos de conjeturas. El primer argumento que surge es el político: el escritor, conservador, se burlaba de la literatura “comprometida” de su época. Además, había visitado a Pinochet para recibir un doctorado honoris causa en 1976 y celebrado los golpes contra Domingo Perón primero e Isabel Perón después. La hipótesis de una exclusión por motivos políticos fue sostenida por el académico sueco Arthur Lundkvist e incluso fue apoyada en 2016 por María Kodama, viuda del escritor.

Ahora, la Academia Sueca hecha un poco de sol al asunto con la desclasificación del informe del premio en 1967. En un documento, mecanografiado y disponible el sitio del galardón, puede observarse la lista de 70 escritores seleccionados para el debate del jurado.

La lista de aquel año, encabezada por el brasileño Jorge Amado, tiene en noveno lugar a Jorge Luis Borges. Y de acuerdo con el diario sueco Svenska Dagbladet, que ha consultado los documentos desclasificados, el presidente del Comité del premio, Anders Osterling, descartó a Borges.

Para el académico, el cuentista y ensayista porteño era “demasiado exclusivo o artificial en su ingenioso arte en miniatura”. El estigma del elitismo y el haber evitado el género novelesco acompañó siempre la obra de Borges, pero ahora asoma como el obstáculo que separó al escritor de la máxima distinción.

De los documentos de la discusión del Nobel en 1967 también se desprende el debate sobre otro autor latinoamericano: el guatemalteco Miguel Ángel Asturias.

Osterling, que apoyaba la candidatura del británico Graham Greene, deploró que el trabajo de Asturias estuviera “limitado a la temática revolucionaria”. Sin embargo, este reparo no impidió que, finalmente, el autor de El señor presidente se alzara con el codiciado galardón.