Diario y Radio U Chile

Escritorio

Tres razones que enlutan al periodismo

El presidente de Ecuador, Lenín Moreno, confirmó este viernes el asesinato de los tres trabajadores del periódico El Comercio que fueron secuestrados mientras cubrían enfrentamientos armados en la frontera con Colombia.

Camilo Villa J.

  Viernes 13 de abril 2018 20:10 hrs. 
periodistas

Era una posibilidad, es cierto, pero muy pocos pensaron que el Frente Oliver Sinisterra FARC-EP (FOS), facción disidente de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, dejaría pasar tan poco tiempo antes de concretar su amenaza.

El asesinato del periodista Javier Ortega, del fotógrafo Paul Rivas y del conductor de vehículo Efraín Segarra, todos trabajadores del periódico ecuatoriano El Comercio, ha estremecido al continente, en especial al mundo de las comunicaciones.

Los tres trabajadores cubrían los enfrentamientos entre autoridades y grupos armados en la provincia ecuatoriana de Esmeraldas, en la frontera con Colombia, cuando el 26 de marzo fueron secuestrados.

La lamentable noticia fue confirmada este viernes por el presidente de Ecuador, Lenín Moreno, luego de que el grupo armado publicara el jueves fotografías con los cuerpos sin vida del equipo de El Comercio.

Aquel día el mandatario ecuatoriano dio un plazo de 12 horas para que los secuestradores dieran señales de sus víctimas, 12 horas que se hicieron interminables, 12 horas, que nunca acabaron.

El 3 de abril fue la última vez en que se supo del equipo en cautiverio. En la ocasión se publicó un video en el que uno de los secuestrados se dirige al dignatario ecuatoriano: “Señor presidente Lenín Moreno, en sus manos están nuestras vidas. Ellos lo único que quieren es el intercambio de sus tres detenidos en Ecuador por nuestras vidas”, se escuchaba.

Sin embargo, el gobierno aludido y el de la vecina Colombia respondieron con operaciones militares en la zona, y según el FOS, este fue el motivo de las muertes de los secuestrados. En un comunicado firmado el 11 de abril el grupo armado afirmó que el equipo los trabajadores de El Comercio perdieron la vida por dichos ataques.

Desde Reporteros Sin Fronteras acusaron constantemente el mal manejo que tuvieron los gobiernos de Ecuador y Colombia respecto al caso. Hoy, cuando ya se conoce el desenlace, la organización condenó “este acto deplorable” y pidió a los gobiernos de Ecuador y de Colombia que investiguen con transparencia las circunstancias que rodean este asesinato”.

Poco antes que se confirmara el asesinato, la Fundación para la Libertad de Prensa (FLIP) emitió un comunicado en el que se leía “La FLIP condena la actuación de los gobiernos de Ecuador y Colombia por su falta de diligencia en proteger la vida de los reporteros. Los gobiernos de Lenin Moreno y Juan Manuel Santos no han trabajado conjuntamente para conseguir la liberación oportuna de los tres trabajadores”.

Desde Chile, el Colegio de Periodistas expresó a través de su cuenta twitter que “Con profundo pesar recibimos la dura noticia sobre el asesinato del equipo periodístico del diario @elcomerciocom de Ecuador. Nuestras condolencias a sus familiares y a nuestros/as colegas ecuatorianos”.

Por su parte, el presidente Lenín Moreno declaró que “no podemos dejar que ellos impongan las reglas. Vamos a darle la lucha, en el campo que ellos han escogido y los vamos a derrotar”. El mandatario ecuatoriano abandonó La Cumbre de Las Américas en la cual participaba para regresar a su país.

Mientras, este viernes el sitio web del periódico El Comercio se muestra en blanco y negro en señal de luto, porque dentro de sus filas se encuentran las nuevas víctimas de una guerrilla inconclusa, de un problema no resuelto. De una herida abierta.