Diario y Radio U Chile

Escritorio

Lamentan que García Meza muriera llevándose información valiosa

El ex dictador boliviano Luis García Meza, que cumplía una sentencia a 30 años de cárcel por delitos cometidos tras el golpe militar que lo llevó al poder en 1980, falleció este domingo. Organizaciones de Derechos Humanos deploran que se llevara a la tumba datos sobre desapariciones.

RFI

  Lunes 30 de abril 2018 8:53 hrs. 
dictadors

Luis García Meza, que cumplía una sentencia a 30 años de cárcel por delitos cometidos tras el golpe militar que lo llevó al poder en 1980, falleció el domingo a los 88 años.

“Lamentamos que todo el pueblo boliviano se quede sin saber la verdad. Eso es lo que se ha llevado a la tumba García Meza. No sabemos dónde están los desaparecidos, cuántos han muerto por su causa”, dijo a RFI Ruth Llanos, secretaria ejecutiva de la Asociación de Familiares de Detenidos Desaparecidos y Mártires (Asofamd).

“Nos da mucha rabia e indignación. Pero también nos indigna de que haya muerto protegido por el Ejército, con todos los médicos a su disposición, mientras que sus víctimas no tuvieron derecho a ningún tipo de cuidado. Además, los familiares no saben dónde llevar las flores”, deploró Ruth Llanos, secretaria ejecutiva de la Asociación de Familiares de Detenidos Desaparecidos y Mártires (Asofamd).

En trece  meses de régimen sanguinario se produjeron una treintena de asesinatos confirmados y un centenar de desapariciones que siguen sin esclarecerse.

Los 13 meses de gobierno de García Meza no sólo se caracterizaron por la violenta represión contra la oposición de izquierda, sino también por la corrupción y el narcotráfico.

El abogado de García Meza reveló que su cliente dejó en 2009 escritas dos cartas, una dirigida a su familia y otra al país, y que incluso su contenido fue grabado por los periodistas Carlos Mesa (ex presidente boliviano) y Mario Espinoza.

“El general (García Meza) el 2009 hizo un documental para Carlos Mesa y Mario Espinoza, ellos firmaron un contrato de embargo, se comprometieron a no dar a conocer ese video hasta que muera”, acotó Campero.

“En conclusión y en un resumen de toda la nota que ha dejado a la opinión pública, se establece que él no mató, no robó a su país”, dijo, adelantando parte del contenido.

Militar sanguinario

García Meza dirigió un golpe militar en 1980, casi en las postrimerías de regímenes militares de derecha que habían comenzado dos décadas antes en la región y estuvo en el poder entre el 17 de julio de 1980 y el 4 de agosto de 1981.

El día de la asonada fallecieron dirigentes políticos como el periodista, historiador y líder socialista Marcelo Quiroga Santa Cruz, cuyo cuerpo nunca fue hallado.

En abril de 1993 fue condenado a 30 años de prisión, junto con el exministro del Interior, Luis Arce Gómez, pero escapó y fue capturado en Brasil en marzo de 1995 y extraditado a Bolivia, donde fue ingresado a un penal de alta seguridad.

Junto al dictador (1971-1978) y también presidente de derecho (1997-2001), Hugo Banzer, García Meza fue considerado el dictador militar más sanguinario del siglo XX boliviano.