Diario y Radio U Chile

Año X, 19 de diciembre de 2018

Escritorio

Juan Carlos Claret: El Papa no sacó al obispo, fue el impulso de la comunidad

Así se refirió el vocero de la Organización de Laicos de Osorno, Juan Carlos Claret, a la determinación que provocó la salida del prelado.

Rodrigo Fuentes

  Domingo 10 de junio 2018 19:12 hrs. 
a_uno_889292

Ante la inminente salida de Juan Barros de la diócesis de Osorno y de otros obispos principalmente de la región del Maule, variadas son las opiniones respecto a las acciones que forman parte de las medidas de corto plazo anunciadas por el Papa Francisco.

El padre Eugenio de la Fuente, quien fue vicario de la Parroquia de El Bosque cuando estaba Karadima en esa iglesia, indicó que ya es hora de que se apliquen medidas concretas en la cúpula clerical.

Consultado sobre otras denuncias de abusos de poder y sexual que se han ido conociendo, el  sacerdote indicó que irregularidades aparecen y van a seguir surgiendo con estas paulatinas modificaciones a la estructura de la Iglesia en Chile.

“Hay muchos más casos que van a ir surgiendo, Rancagua es un ejemplo, y otros que van a ir saliendo con el tiempo. Lo que percibo con la llegada de Monseñor Scicluna y Bertomeu es que ya se están implementando medidas, esto no daba para más, el hecho de que ellos viajen a Chile, es que resulta inminente concretar las medidas de corto plazo anunciadas por el Papa”, afirmó.

Para Juan Carlos Claret, vocero de los laicos de Osorno, no se trata de sacar a Juan Barros para que ahora llegue, precisó, un obispo irreprochable que ahora se pueda obedecer ciegamente.

Más allá de candidatos para suplir al renunciado, el representante de la organización, indicó que antes de eso deben existir ciertos criterios como que el nuevo obispo sea dialogante y que no sea impuesto, por eso recalca la importancia de reunirse con Charles Scicluna durante su estadía en la ciudad de Osorno.

“No es el Papa el que saca a Barros, no es Barros quien renuncia, es la comunidad, la iglesia sencilla que no tiene ningún poder, sin recursos, la que persistió y apostó a esto. El Papa ofendió, el Papa insultó, y ante eso es que finalmente se ve en la obligación, y le hizo ver que lo que decían en Osorno era verdad”, aseveró.

Para el teólogo y doctor en Filosofía Álvaro Ramis, lo que primero hará Scicluna y Bertumeu será nombrar interino, un administrador apostólico en la diócesis de Osorno, lo que podría repetirse en todas aquellas zonas donde se ha cuestionado el rol de su obispo ante denuncias por abusos de poder o sexual.

“Instalar al menos interinamente un administrador apostólico, esa será la tarea de corto plazo hasta el nombramiento oficial de los nuevos prelados. Probablemente eso demorará un poco más debido a que los nombres definitivos se analizarán con mucha detención, y es probable que el administrador apostólico pueda ser un sacerdote de la diócesis y no necesariamente un obispo”, argumentó.

Consultado sobre la posibilidad de que el sacerdote Jordi Bertomeu venga a asumir la Nunciatura Apostólica, Álvaro Ramis, precisó que el vicario español “no pertenece a la academia diplomática, sería una excepción, pero es posible”.

El teólogo y doctor en Filosofía se refirió, además, al cambio de precepto surgido en dictadura, donde nace la relación de la cúpula clerical, cuestionada por encubrimiento, y su estrecha relación con familias de alto poder económico.

“La predilección por la élite comienza con Ángelo Sodano en el año 85 aproximadamente y se concreta este giro del episcopado en el 90. Grandes empresarios donantes que condicionaron la acción pastoral de la iglesia, eso es lo grave. Estas donaciones reorientaron las prioridades de la congregación, a través de una agenda totalmente alejada de la comunidad y la sociedad civil”, subrayó.

Según Álvaro Ramis, vivimos la primera decisión vaticana de corto plazo: la salida del obispo Juan Barros Madrid. También para él, correrán la misma suerte los prelados de Talca, Horacio Valenzuela, y Linares, Tomislav Koljatic, ambos apuntados como cercanos al ex párroco de El Bosque, Fernando Karadima, y el obispo auxiliar de Santiago, Andrés Arteaga.