Diario y Radio U Chile

Año XIII, 2 de agosto de 2021

Escritorio MENÚ
Luis Osorio

Hasta cuándo soportamos la nueva forma de gobernar

Luis Osorio | Viernes 26 de agosto 2011 13:09 hrs.


El arte de gobernar no es algo fácil y en ocasiones los gobiernos se instalan bajo condiciones de país en que no tienen posibilidades de practicar ese arte o simplemente no les interesa.

El fondo del concepto del “arte de gobernar”, lo veo principalmente bajo la perspectiva de la habilidad para saber interpretar el sentimiento de mayoría ciudadana y la lealtad con los habitantes de un país que permita enfrentarse a ellos y decirles la disposición de sí realmente se concibe el mando como la voluntad de adecuarse a lo que indica la mayoría o la alternativa de optar por hacer caso a poderes que conforman una elite y que tienen como medio de control el dinero. En suma aquí planteo la cuestión de tener o no democracia, y la ausencia de democracia puede ser convivir bajo una dictadura soterrada.

Por otra parte la historia del país requiere en ocasiones, cuando por diferencias ideológicas la minoría en el gobierno no puede ser intérprete de la mayoría, barajar una alternativa para racionalmente ofrecer la posibilidad de crear mecanismos de consultas y porque no pensar en la posibilidad de manera elegante buscar un mecanismo para dejar el poder, bajo circunstancias de producir un bien para el país. No se puede vivir una situación de extender una obsesión por llegar al gobierno y luego de conservarlo en circunstancias adversas.

Las condiciones bajo las cuales llega Sebastián Piñera al poder son bastantes particulares, una clase política que gobernaba que entra en una fase de decadencia y a resquebrajarse de manera progresiva, una coalición que cuando era oposición era muy tomada en cuenta y más aún desde el punto de vista de sus doctrinas que propagan por años se ven favorecidos por la política de acuerdos de las cuales salían muy contentos, a tal punto que ellos en ningún momento vieron afectado su poder económico e intereses. Además, a vista y paciencia de todos la desigualdad se acentuaba y ellos se ubicaban en la cúspide. Pero aparte estos sectores, ambos minoritarios, se encontraba latente un movimiento social que por donde se le mire supera ampliamente el control que pudiese provenir de algún partido político. Por cierto estas condiciones no son culpa del Presidente actual, pero este es el clima del país que tiene a su cargo, es algo real que no puede dejar de tenerse en cuenta.

Pero como he aseverado en diferentes contextos de análisis, esto no surge de un día para otro sino que representa la evolución que cualquier analista de manera objetiva pudiera haber adelantado, con el agravante que los autores intelectuales y materiales de la estructura social del país tienen el gobierno y el movimiento social de mayoría se une por descontento con esa estructura social. Algunos derechistas se preguntan por qué no se generó un clima de reacción en períodos concertacionistas, la respuesta es que la permanencia de ese sector en el poder fue multivariada, parten de un período en que habían materias que eran más prioritarias y estaba latente la presencia militar, luego hubo la presencia de gobernantes provenientes de líneas políticas diferentes y cada uno “despertaba” expectativas diferentes con el resultado final que en lo sustancial no modificaron la sociedad y más aún se asemejaron al nuevo modelo. Con esta mirada lo que pasó en Chile producto del duopolio político, es que esta vez no ganó la derecha sino que perdió la Concertación.

Con la certeza que la Concertación tiene una gran responsabilidad en lo que estamos viviendo, lo que pasa ahora es que van a surgir arrepentidos y harán esfuerzos grandes para ser tomados en cuenta y otros finalmente tarde o temprano se reacomodarán en tiendas nuevas. Claramente para la derecha su salvación pudiera ser las actitudes de la Democracia Cristiana en un futuro próximo o cualquier rearme político que tienda a su favor y se aleje del movimiento social.

Alcances sobre el momento actual

Luego de analizada la respuesta dada a los estudiantes el día 1º de agosto y a la luz de acontecimientos posteriores se concluye que el gobierno para ser consecuente con su ideología no tiene ninguna intención de resolver los problemas reales, sólo optan por voladores de luces y privilegian el resguardo de sus intereses.

Lejana queda la idea de aplicar el arte de gobernar, sino que lo que interesa a las autoridades es gobernar de cualquier forma y cosechando para sí lo máximo, no quieren ellos transformarse en administradores de lo que la mayoría mandate. Respecto a esto hay algo importante, un elemento del sistema electoral que es bueno, es la existencia de segunda vuelta y que sea el elector el que decida por mayoría quien será el Presidente, sin embargo, eso tiene validez cuando en el país existe un grado de participación de la ciudadanía en la política relevante y no una situación de pérdida de credibilidad en los partidos políticos que hace al ciudadano renuente a acudir a las urnas o inscribirse en los registros electorales. Cuando estos últimos alzan sus voces y salen a la calle, es el clamor del pueblo el que se tiene que imponer, ya que la representatividad de las instituciones va en depreciación acelerada.

A modo de análisis críticos que complementan reflexiones anteriores plasmadas en otro documento, se tiene:

1.- Hay una tendencia más bien a estructurar formas de mitigar hechos de violencia, que ahondar en aspectos educacionales que tengan mayor incidencia en la solución a las deficiencias que la respuesta reconoce que existe. Esto lleva a acentuar el amparo en un gobierno protegido en métodos represivos.

2.- El Presidente Piñera en la celebración de los 80 años del diario La Segunda, hace ver su preocupación por la desigualdad existente en el país; en la misma intervención y también en el documento de respuesta, hay una referencia a la falta de igualdad de oportunidades de las personas; en otra oportunidad dice que la educación es un bien de consumo; en relación a la petición de gratuidad de la educación, dice que en la vida nada es gratis; en marzo de 2011 la Revista Forbes ubica a Piñera dentro de las 4 familias más ricas del país. Todos estos antecedentes no dan consistencia a la actitud del gobierno para resolver los problemas del país, si estos temas son de preocupación real a lo menos uno de ellos no debería ser parte de los antecedentes.

3.- Si es una preocupación real contar con un sistema educacional promotor de la igualdad de oportunidades, es necesario aclarar y comprometerse con una calidad clara  y precisa, no como la palabra sin sentido. En este tema hay que ser drástico en la exigencia. El gobierno no da ninguna señal en la materia a parte de repetir la palabra calidad en cada oportunidad ya sea por el Ministro Bulnes o el propio Presidente.

La calidad y esto hablando sólo a nivel de la Educación Básica y Media, tiene diferentes componentes: métodos de enseñanza, baja cantidad de alumnos por curso, infraestructura, áreas verdes y espacios dentro de los establecimientos, laboratorios y equipamientos de última generación, nivel de ingreso adecuado para todo el personal, desarrollo de actividades extra programáticas incluyendo giras de estudios. Es decir, a groso modo se está tomando como modelo de calidad al de cualquiera de los mejores establecimientos de Santiago o de algunas regiones. En esto algo crucial es que siempre a reglón seguido la autoridad habla de igualdad de oportunidades, la única forma que la concibo es con una homologación de calidad. Claro está que a lo mejor esto puede ser una excepción y se cataloga dentro las aspiraciones mencionadas como fuera de lo real y dentro de lo imposible como señala el documento.

Otro postulado es al hacer un paralelo con la atención hospitalaria comparando el sector público y privado, perfectamente bien en lo público se puede prescindir de lo que se llama “hotelería” e igual entregar una buena atención, en el caso de la Educación veo que este fenómeno no se puede dar, ya que todo elemento que se pone en juego en la enseñanza es una contribución al proceso de enseñanza aprendizaje. Los buenos modelos incluso trabajan dentro de la actividad escolar la formación de líderes.

Creo más oportuno poner énfasis en como adquirir un compromiso de Estado con la calidad, pero en los términos ya señalados, que entrar en campaña de salvar el año escolar. En el primer caso es un factor importante de solución duradera de los problemas, en el segundo caso es apresurarse en una medida efectista pero no resuelve los problemas de fondo. La duda es sí el gobierno acepta orientar la calidad en estos términos con toda la transformación social que se puede conseguir a futuro.

4.- En un país de tanta desigualdad y reconocida por el propio Presidente, se debe distinguir que estamos insertos en una pirámide donde los más ricos se ubican arriba y la base de la pirámide es considerablemente más grande. Es un país que tiene recursos, en ahorros e inversiones en armamentos más las suma de todos los recursos individuales de las personas supuestamente de monto finito. En este contexto, se indica que la educación debe promover la movilidad social, lo que falta aquí es tener en mente que la movilidad también debe darse por la parte superior, de lo contrario la pirámide cede por abajo y por arriba permanece intacta. Por lo general las mismas autoridades que se muestran al hablar de estos temas después le rinden tributo al Padre Hurtado dando claramente una muestra de hipocresía ya que más se acercan a los designios del Padre Gatica.