Diario y Radio Universidad Chile

Año XIV, 24 de mayo de 2022

Escritorio

Alcalde de La Cisterna afirma que antenas celulares van a seguir dañando la salud de los chilenos

El jefe comunas Santiago Rebolledo es presidente de la comisión de Transportes y Telecomunicaciones de la Asociación Chilena de Municipalidades dijo que "el tipo de antenas celulares que tenemos en Chile son tercer mundista. No existen en Europa, Asia, Estados Unidos, ni en Rusia. La tecnología que allá de utiliza es una tecnología de punta donde la radiación electromagnética es el mínimo exigida por la OMS".

Paula Correa

  Miércoles 14 de diciembre 2011 11:26 hrs. 
ANTENA CELULAR

Una protesta por la masiva instalación de antenas realizaron diversos dirigentes vecinales de la capital, junto al alcalde de La Cisterna, Santiago Rebolledo, quien además es presidente de la comisión de Transportes y Telecomunicaciones de la Asociación Chilena de Municipalidades.

Esto luego de que el lunes se aprobó en la comisión mixta un proyecto de ley que busca regular el tema y que dejó sumamente descontentos a los ciudadanos. “Los parlamentarios parecen no estar muy informados sobre los daños a la salud que generan las antenas celulares”, afirmó el jefe comunal.

“El tipo de antenas celulares que tenemos en Chile son tercer mundista. No existen en Europa, Asia, Estados Unidos, ni en Rusia. La tecnología que allá de utiliza es una tecnología de punta donde la radiación electromagnética es el mínimo exigida por la OMS. Este tipo de antenas invasivas tal como están hoy van a seguir dañando la salud de los chilenos”, enfatizó el alcalde Rebolledo.

El edil añadió que bajo esta nueva ley las antenas van a seguir siendo invasivas, dañando las villas y devaluando las propiedades, ya que la ley establece que se consultará a los vecinos, pero que su decisión no será  vinculante, y sólo establece las compensaciones que tendrá que hacer la empresa.

El alcalde hizo un llamado al Gobierno, al ministro de Transportes y Telecomunicaciones y a los parlamentarios a impedir que finalmente  se apruebe una ley cosmética que no soluciona el problema de fondo y que sigue poniendo en peligro a las comunidades.