Diario y Radio Universidad Chile

Año XVI, 15 de junio de 2024


Escritorio

Secundarios vuelven a clases con el “despertar social” de Aysén en la mira

Dirigentes de liceos de Santiago consideran que los estudiantes se deben unir a otros sectores sociales en las movilizaciones de 2012 y que las protestas en el sur del país se pueden replicar. Aunque discrepan sobre eventuales tomas de colegios, creen que el año pasado "se remecieron las conciencias y hay que seguir impulsando ese cambio".

Rodrigo Alarcón López

  Martes 28 de febrero 2012 14:28 hrs. 
secundarios

Compartir en

Este lunes 46 colegios volvieron a funcionar y para el viernes ya serán más de dos mil. El próximo lunes 5, con el inicio oficial del año escolar, será el retorno masivo a clases, ya que el 80% de los establecimientos iniciará sus actividades.

Para muchos liceos, será además el regreso a las aulas luego de un 2011 marcado por las movilizaciones estudiantiles. El Instituto Nacional, por ejemplo, que permaneció tomado por más de seis meses, vuelve a clases este jueves 1. Un día después lo hará el Liceo José Victorino Lastarria , donde decenas de alumnos todavía se encuentran con “matrículas postergadas”, luego de la ocupación que se extendió hasta el 13 de enero y las públicas controversias con el alcalde de Providencia, Cristián Labbé.

El 5 de marzo se inician también las clases en el Liceo Confederación Suiza, mientras que el Internado Nacional Barros Arana (INBA) vuelve el 19 de marzo y el Liceo de Aplicación lo hará recién el 9 de abril. Estos dos últimos alargaron las vacaciones mientras se trabaja en la reconstrucción de sus edificios.

Paralelamente, los centros de alumnos y organizaciones secundarias comienzan a rearmarse y para algunos de sus dirigentes hay noticias que no pasan inadvertidas: las que ocurren en Aysén.

“Nos estamos enfocando en que no vamos a ser otra vez protagonistas de las movilizaciones, porque los compañeros no van a estar dispuestos a perder otro año. Pero eso no quiere decir que nos vamos a quedar sin tribuna política”, dice Diego Mellado, vocero del INBA. “Buscamos organizarnos desde las bases y apuntar a demandas estructurales. Sabemos que el contexto actual es el mejor momento para la unificación con otros sectores sociales, trabajadores y pobladores y para comenzar a ser parte de la efervescencia espontánea que se está viviendo, como en Aysén o el paro de los portuarios”, explica.

De acuerdo al dirigente, “en Aysén los protagonistas están siendo los pobladores y esto se va a comenzar a replicar en otros sectores del país. Este año va a ser muy efervescente, con mucha catarsis social. Si el contexto impera una organización más radical como la toma, no lo vamos a dudar y nos vamos a volver a tomar los colegios, pero todo depende de la situación”.

En la misma línea, el presidente del centro de alumnos del Liceo Lastarria, Matías Leal, señala que “lo que está pasando en Aysén es nuevamente un despertar social”.

“Las agrupaciones secundarias no están funcionando de pleno, pero existe la iniciativa y el ánimo de trabajar conjuntamente con los universitarios. Vamos a empezar a dejar instalados los centros de alumnos y ellos serán los gestores de lo que va a pasar este año, que creo que se viene bastante potente”, asegura.

No obstante, el dirigente del liceo de Providencia cree que en 2012 las tomas no tendrán la fuerza del año anterior: “Pueden haber, pero no van a durar tanto, el movimiento de universidades, secundarios y sindicatos se va a focalizar en marchas que van a tener más planificación. No va a ser como el año pasado, en que había marchas todas las semanas y eso provocó un desgaste. Pudimos sacar 200 mil personas a la calle, pero no se saca nada sin trabajo de concientización. Hasta el ministro Chadwick dijo en su momento que no le importaba que marcharan hasta un millón de personas en la calle, la decisión no iba a cambiar”, indica.

Diego Mellado, del Barros Arana, asegura en cambio que “es imposible que un dirigente diga que no va a haber toma. Los representantes secundarios somos todos voceros, trasladamos la voz de la asamblea a la dirigencia, a la TV y a los espacios mediáticos. Nosotros no controlamos el movimiento y si llega el momento en que éste se quiere radicalizar, vamos a tener que ir a las tomas y trasladar esa voz. No podemos planificar el movimiento, depende del contexto”.

El presidente del centro de alumnos del Instituto Nacional durante 2011, José Soto, no descarta las ocupaciones como forma de manifestación, aun cuando considera que no son “la mejor opción”. En cambio, luego de la experiencia de 2011, el ex dirigente pone énfasis “más que en la forma, en el fondo. El año pasado nos dejó una experiencia decepcionante y fuerte, cómo en el Gobierno, más allá del apoyo ciudadano y la justicia de lo que se pide, terminó primando el criterio ideológico. Veamos ahora si el actual ministro tiene el mando para poner el bien del país antes que los objetivos ideológicos que el año pasado primaron en el Mineduc”.

En ese sentido, José Soto subraya que el movimiento estudiantil debe proyectar los cambios que ya produjo, por ejemplo, en la forma en que se pensaba sobre educación: “Y muchas otras cosas, incluso la relación con las autoridades. La forma en que nos miramos como chilenos. Se remecieron las conciencias y la idea es seguir impulsando ese cambio, que es mucho más profundo que las exigencias que hacemos”.

Síguenos en