Diario y Radio Universidad Chile

Año XVI, 13 de abril de 2024


Escritorio

Reticencias de la Alianza comprometen futuro de Reforma Tributaria

Si bien el Presidente Sebastián Piñera convocó a una reunión para plantear el tema, sectores del oficialismo ya han planteado su rechazo a una eventual modificación impositiva. Economistas advierten que las modificaciones irían en la línea correcta, pero llamaron a poner atención en la letra chica.

Loreto Soto

  Jueves 15 de marzo 2012 21:31 hrs. 
billetes_erario_nacional-298x223

Compartir en

Con suspicacia miran en la Alianza la reforma tributaria anunciada por el Presidente Sebastián Piñera que, entre otras cosas, plantea el aumento de un 20 por ciento a la carga impositiva de las empresas para financiar los gastos que se requieren en Educación.

Por lo mismo, el Mandatario citó a representantes del oficialismo a una reunión para dar a conocer los alcances de esta propuesta e intentar buscar apoyo en este cometido. Sin embargo, la tarea no se viene fácil.

Y es que, tan pronto se planteó la idea, personajes emblemáticos ligados a la derecha manifestaron su disconformidad. De hecho, el senador UDI, Jovino Novoa, calentó los motores de cara a la cita indicando que los parlamentarios gremialistas “no tienen ningún compromiso para apoyar aumentos de impuestos porque no estaban contemplados en el programa de Gobierno”.

El legislador agregó que los recursos para Educación ya fueron aprobados en la partida presupuestaria de este año, por lo que no se justificaría que se aplicaran otro tipo de medidas en esa línea.

Otro de los que arremetió en contra de la idea fue el ex ministro de Hacienda de la dictadura, Hernán Büchi, quien dijo sentirse “decepcionado” de la propuesta, agregando que  “ya aprendimos el siglo pasado que en países como India se aumentaron los impuestos hasta en un 90 por ciento y siguieron más pobres que nunca”.

Pese a ello, el economista de la Facultad de Economía y Negocios de la Universidad de Chile, Alejandro Micco, afirmó que el incremento al impuesto de primera categoría a las rentas del capital apunta en la línea correcta, pero precisó que esto debe complementarse con la reducción de las exenciones tributarias, ya que según datos de la misma Dirección de Presupuesto, el Estado deja de percibir 2,5 puntos del PIB, es decir, 5 mil millones de dólares por este concepto.

“Una reforma que aumente la carga en el orden de dos a tres puntos del PIB tiene las ventajas de financiar las necesidades que tiene el país de aquí al 2020 en Educación, Salud y Trabajo y, por otro lado, ayudaría fuertemente a mejorar la distribución del ingreso porque las rentas del capital precisamente están concentradas en los deciles de ingresos más altos de la población”, dijo el experto.

Micco agregó que si una empresa minera, por ejemplo, no tuviera las exenciones y los beneficios a la reinversión, los impuestos de la compañía debiesen ser del orden del 42 a 44 por ciento, y con los actuales niveles del precio del cobre se debería tener, además, un royalty en régimen de 10 o 12 por ciento.
De todas formas, el economista indicó que es necesario conocer los detalles de la propuesta del Ejecutivo para evitar que se produzca lo que sucedió con las modificaciones que se realizaron para inyectar recursos a la reconstrucción después del terremoto.

“Este Gobierno ha sido muy hábil. En la primera reforma tributaria que se hizo para el terremoto se dijo que se iban a subir los impuestos, pero si uno la ve en su conjunto, los tributos no se subían, sino que se bajaban porque las alzas eran transitorias y las rebajas permanentes. Hay que ver bien el enunciado y la letra chica. Los lineamientos generales sí parecen correctos, pero habría que ver cuánto más está pensando recaudar con las alzas y cuánto menos con las rebajas que ya se han mencionado como la de las tasas del impuesto global complementario a las personas de mayores ingresos”, concluyó.

Síguenos en