Diario y Radio Universidad Chile

Año XVI, 23 de abril de 2024


Escritorio

Llueven críticas a propuesta de reforma tributaria del Gobierno

Economistas y expertos criticaron la propuesta de reforma tributaria anunciada por el Gobierno, calificándola de insuficiente, sesgada y con nula injerencia sobre la desigualdad social que existe en el país. Además, pusieron en duda que sirva para financiar una verdadera reforma a la educación.

Narayan Vila

  Viernes 27 de abril 2012 13:12 hrs. 
piñera

Compartir en

Pese a que a primera hora el ministro de Hacienda, Felipe Larraín, explicó los alcances de la reforma tributaria anunciada por el Presidente Sebastián Piñera, las dudas y críticas de diversos economistas continuaron.

Uno de los puntos más significativos de la reforma es el aumento del impuesto a las utilidades de las empresas a un 20 por ciento, algo que el presidente de la Asociación Gremial de Exportadores de Manufacturas (Asexma), Roberto Fantuzzi, calificó como “más de lo mismo”.

A juicio de Fantuzzi, “no es la empresa quien asume el gravamen, sino los accionistas quienes finalmente pagan el tributo. Además, los dueños de las empresas pueden descontar el impuesto cuando las utilidades son repartidas en empresas con rol complementario”, afirmó.

El líder de Asexma indicó a Radio Universidad de Chile que con esta reforma del Gobierno no existe justicia tributaria, ya que los trabajadores, cuando son accionistas, no pueden descontar el 20 por ciento que sí puede hacer el dueño de la empresa.

Además, agregó que se trata de una modificación al sistema tributario, que calificó como “coja”, ya que no está orientada a solucionar otro de los sectores más desiguales de la sociedad chilena, como la Salud.

“Cuando todas las personas paguen el mismo impuesto y, por ende, quienes tengan más, paguen más, se logrará una reforma con justicia tributaria”, concluyó Fantuzzi.

El economista Patricio Rojas desestimó que la reforma anunciada por el Gobierno permita financiar una gran reforma a la educación y sostuvo que “estos recursos sólo vienen a llenar una parte, lo otro se debe compensar con crecimiento y otros factores”.

Por su parte, el sociólogo de Educación 2020, Manuel Sepúlveda, criticó las medidas del Gobierno en materia de educación, ya que “lo único que hace es profundizar la segregación social de nuestro sistema escolar. Hoy en día Chile tiene el sistema escolar más segregado del mundo, los ricos estudian con ricos, los pobres estudian con pobres y esta medida lo único que hace es reafirmar esta situación”, dijo.

Además, el sociólogo aseveró que los recursos son insuficientes, ya que una verdadera reforma educativa en el nivel escolar requiere entre tres  a cuatro mil millones de dólares adicionales y de forma permanente al presupuesto de Educación.

“Aquí debe haber una reforma estructural, donde cambie la estructura de subvenciones que se les entregan a los establecimientos, se solventen los gastos, la educación escolar debiera ser gratuita, por lo tanto, debiese ir eliminándose parcialmente el financiamiento compartido, a medida que sube la subvención. En términos de costo, este ajuste tributario, porque nosotros creemos que no es una reforma, no cumple con nuestras expectativas”, agregó el experto de Educación 2020.

Sepúlveda, afirmó también que esta reforma educativa no es nada nuevo, e incluso, hay puntos que ya están financiados.“Lo que aquí es un ajuste tributario para solventar los gastos que ya han estado definidos en las nuevas propuestas, que muchas son muy buenas, pero no son novedad, por ejemplo, este aumento a la cobertura a los tres quintiles más pobres en pre kínder y kínder es algo que ya había quedado establecido y está en la Ley de Presupuesto aprobada para este año. No se están planteando nuevas políticas, sino mecanismos de financiamiento para financiar estas políticas”, aseguró el sociólogo.

Finalmente, Marco Kremerman, economista de la Fundación Sol, calificó la propuesta como “decepcionante”, y agregó que “va a incorporar 700 o mil millones de dólares más a la recaudación que existe actualmente, eso es apenas un 0,3 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) nacional”. “No se cambia ni un ápice del sistema tributario chileno”, enfatizó Kremerman.

Síguenos en