Diario y Radio Universidad Chile

Año XV, 7 de febrero de 2023

Escritorio

Refutan advertencia de mineras al Gobierno por caída de inversiones: “Son ellos los responsables de los problemas”

Organizaciones ambientales y sindicales cuestionaron las inquietudes que el Consejo Minero le expresó al Presidente Piñera durante un encuentro en La Moneda. El grupo empresarial advirtió al Mandatario que las inversiones del sector se retrasarán debido a las "trabas" que han enfrentado los proyectos mineros y energéticos en el norte del país.

Claudio Medrano

  Martes 25 de septiembre 2012 14:00 hrs. 
mineria

Compartir en

Hasta el Palacio de La Moneda acudieron el pasado lunes, el presidente del Consejo Minero, Jean Paul Luksic, en compañía del vicepresidente ejecutivo de la entidad, Joaquín Villarino, para sostener una reunión con el Presidente Sebastián Piñera.

En la ocasión, los representantes de mineras como Antofagasta Minerals, BHP Billiton, Xstrata, Barrick y Anglo American le expresaron al mandatario su preocupación por los problemas que ha enfrentado el sector en el último tiempo, además de advertir que las inversiones que la gran minería tenía contempladas para los próximos ocho años en el país se retrasarán debido a estos contratiempos.

Déficit de energía, altos costos laborales, escasez de agua y problemas con la obtención de permisos, fueron las razones esgrimidas por los ejecutivos para aplazar proyectos por cerca de cien mil millones de dólares que estaban previstos.

Sin embargo, esta preocupación, que forma parte de la “avanzada minera” al Ejecutivo luego de la suspensión del proyecto termoeléctrico Castilla, no tendría fundamentos según organizaciones ambientalistas del norte del país.

Para el vocero de S.O.S. Huasco, Juan Carlos Labrín, las propias mineras son las responsables de la escasez de recursos y contaminación en el norte del país: “Atacama está saturado de relaves. En Tierra Amarilla, las fundiciones de Paipote, por ejemplo,  los niveles de contaminación, el exceso de contaminación es bastante alto. Tenemos evidencia de que hay lugares que ya están demasiado contaminados y que, incluso, en el caso de Copiapó ya no hay ríos, ni siquiera podemos disfrutar de tomar agua de la llave”, denunció.

Labrín agregó que no le parece raro que el Ejecutivo esté “tan preocupado” de las inversiones de las mineras extranjeras, pero si advierte de “la falta de ética, de prudencia, por ejemplo, que después del fallo de Castilla nadie le pide disculpas al país por cómo actuaron las autoridades para dar esos permisos ilegales. Ni el Presidente, ni la ministra, que hace totalmente lo contrario, nadie pide disculpas por el nivel de corrupción y abuso de las autoridades”.

Por su parte, el presidente de la Confederación de Trabajadores del Cobre, Cristián Cuevas, señaló que con las ganancias que obtiene el sector minero, debería ser evidente el aumento de las remuneraciones de los trabajadores.

“Eso habla de la poca transparencia con que se hacen estos negocios, sobre todo, sin pensar en el bien de la comunidad y de los trabajadores que, finalmente, le cargan el tema también -por los aumentos de costos de mano de obra-, cuestión que en una industria que genera tanta ganancia el poder mantener un trabajo decente empleo que permita protección social y remuneraciones justas no genera menores utilidades, sino que las empresas mantendrían los mismos beneficios”, explicó Cuevas.

En relación a la escasez de agua que aducen las mineras, las organizaciones ambientalistas acusas que son estos grupos los responsables del problema, causando trastornos en la población.

De hecho, el cauce del río Copiapo es casi inexistente, misma suerte que podría correr el río Huasco, debido a que en sus cercanías se encuentra emplazados ocho proyectos mineros, entre ellos, el emblemático Pascua Lama.

Síguenos en